La falta de trabajo no sería una razón para el en el Perú. De acuerdo con una encuesta realizada por Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) casi el 88.7% de los presos contaba con trabajo un mes antes de ser detenidos.

El sondeo realizado durante el 2013, también mostró que el 26.2% de los presos en el Perú afirmaron que tenían otros ingresos, además del salario mensual por su trabajo.

"Es posible argumentar que la y los bajos salarios los empujaron a complementar su ingreso a través de medios no legales, como el robo", afirma el estudio del PNUD.

Asimismo, la encuesta muestra que la edad promedio en que empezaron a trabajar los presos en el Perú es 14 años. El 13% asegura que trabajaba desde antes de los 9 años y un 57% antes de los 15 años.

"Persisten en la región problemas de calidad del empleo. Una tasa positiva de empleo no significa necesariamente que se haya superado la pobreza o la condición de vulnerabilidad", afirma el estudio.