Módulos Temas Día

Arturo Goga Arturo Goga Arturo Goga

2017: El Año de Smartphones sin Bordes y el Formato 2:1

2017: El Año de los teléfonos sin bordes

Cada año, los fabricantes de smartphones suelen seguir tendencias en la fabricación de sus smartphones. Cual modas, varios fabricantes implementan cambios en sus teléfonos para hacerlos más apetecibles al público consumidor, para incentivar la compra de los teléfonos. Este año? Hemos visto dos claras tendencias: Smartphones con pantallas alargadas con un formato 18:9 y la considerable reducción de bordes alrededor del display.  En esta oportunidad, quería explicar en detalle qué es cada uno, y qué implicancias tienen estos en el futuro de los smartphones.

 Nuevo formato de imagen: 18:9 (o 2:1)

El más importante, y uno que notaremos en el uso diario, es el cambio de formato del teléfono. Verán, desde hace muchísimos años, desde que Apple lanzó el iPhone y lanzó la era de smartphones como la conocemos ahora, las pantallas de los teléfonos se han guiado por dimensiones similares a las que encontramos en un televisor widescreen que tenemos en el hogar; es decir, un formato 16:9 o, 16 medidas de largo, por 9 de ancho. En televisores, este formato vino a reemplazar el formato 4:3 (al que conocíamos como el formato “cuadrado” de las teles de antaño aunque, como pueden ver, aún así era ligeramente más largo: 4 medidas de ancho, por 3 de largo).

Desde el 2017, con teléfonos como el iPhone X, Galaxy S8 / Note 8, LG G6, los fabricantes han optado por “alargar” más las pantallas de nuestros teléfonos, usando un formato 18:9. Esto implica que la pantalla tiene ahora 18 medidas de largo por 9 de ancho. 18:9 puede simplificarse a 2:1, lo que nos da algo sencillo: la altura de la pantalla, es el doble del ancho de la misma.

Esto pueden apreciarlo, por ejemplo, en teléfonos como el Mate 10 Pro, que reseñé aquí:

Y que también queda en clara evidencia en mi reseña del Note 8 de Samsung.

Por qué alargar la pantalla?

Ahora que sabemos qué significa este formato 18:9 / Full View Display, Infinity Display, o como el fabricante desee llamarlo, es hora de entender para qué lo ha hecho. Cojan sus teléfonos, y abran su aplicación favorita. Lo más probable, es que cuando estén sosteniendo sus teléfonos – en mi caso, un iPhone 8, que reseñé aquí – utilicen al teléfono de manera vertical, “scrolleando la pantalla para ver más contenido de arriba hacia abajo. Son poquísimas las apps (Youtube siendo un claro ejemplo), que nos exigen usar el teléfono en modo horizontal, y casi siempre todas están relacionadas a videos o juegos. Para el resto de Apps, como Facebook, Twitter, Instagram, e incluso para navegar por la web en sitios como Gestión, utilizamos la pantalla de manera vertical. Alargar la pantalla nos da más espacio para hacer caber más contenido en la pantalla cuando estemos usándolo verticalmente.

Durante años, los fabricantes han estado siguiendo la tendencia de agrandar, año tras año, la pantalla de los teléfonos como una respuesta al creciente uso que le damos a nuestros teléfonos para casi todo; se han convertido en nuestras computadoras personales de bolsillo. Sin embargo, existe un límite en donde un teléfono demasiado grande es complicado de utilizar, el nivel de usabilidad baja considerablemente. El tamaño “máximo”, como podríamos llamarlo, es de 6 pulgadas, antes de que el teléfono se vuelva demasiado incómodo para utilizarlo con una sola mano. Los diseñadores de teléfonos, sin embargo, han encontrado una manera de seguir ampliando el tamaño de la pantalla sin hacerlo más incómodo, y la respuesta es bastante sencilla: bastó ampliar las dimensiones en el área vertical, manteniendo la horizontal del mismo tamaño; en efecto implementando el formato 18:9 en los teléfonos.

Ahora, esto también trajo algunos puntos en contra. Los videos para la web están todos en formato 16:9, así que en teléfonos con el nuevo formato 18:9, estos clips se pueden ver de dos maneras: con bordes negros a los extremos, o con un “zoom”, que corta parte del video en la parte inferior y superior. Este problema es parte de la transición, pero uno que sin duda se mantendrá por buen tiempo. O quizás para siempre, pues quién sabe si este formato, el 18:9, vaya a ser adoptado por otros productos como televisores, laptops, o tablets.

Sin embargo, el beneficio de poder hacer caber más contenido vertical – que es la manera en la que usamos más nuestro teléfono – hace que adquirir un teléfono con este formato valga la pena. Quizás en un primer instante no nos demos cuenta del beneficio, pero después de usar este formato en una variedad de teléfonos (LG G6, el Galaxy S8 y Note 8, el Mate 10 Pro de Huawei), resulta difícil volver al formato anterior

 La desaparición de los bordes

Otro aspecto recurrente del 2017, fue la desaparición de los bordes. Esto, por cierto, es algo que ha ido ocurriendo gradualmente con el paso de los años. Sin embargo, fue el 2017 el año en el que se dio un salto radical, con teléfonos como el iPhone X que sólo dejan un pequeño espacio en la parte superior para el sensor de profundidad, o el Galaxy Note 8 / S8 que, gracias a la ligera curvatura en sus pantallas, realmente pareciera que la pantalla continuara de manera infinita.

 

Por qué este afán de reducir los bordes? Esto se debe a algo bastante sencillo: el smartphone ideal, es aquel que “desaparece” por completo; nuestro teléfono es, después de todo, un portal hacia el contenido de nuestro teléfono. Mientras menos sepamos que existe, mientras menos se meta en el camino de nosotros y el contenido, mejor será el teléfono. Esto se refiere a muchas cosas. Se refiere, por ejemplo, a tener un procesador y memoria suficientes para que abrir una app sea un proceso instantáneo, en lugar de esperar a que cargue (y que el smartphone se meta en el camino). Se refiere a que los pocos botones que existan tengan una repuesta del 100% y estén colocados óptimamente para que podamos alcanzarlos de manera intuitiva. Y se refiere, también, a tener una pantalla tal, que parezca que sólo estamos viendo el contenido, de manera directa.

 

Por esto es que los fabricantes se preocupan en hacer “desaparecer” la parte frontal del teléfono; es un paso más hacia el diseño ideal de un smartphone: uno que simplemente “desaparezca” en nuestras manos. Ocurrió lo mismo con los navegadores web, con los que están accediendo a este artículo; retrocedan cinco, diez años atrás, y recuerden cómo eran los navegadores: estos tenían botones grandes, con texto debajo de ellos para explicarnos que la flecha hacia la izquierda es “atrás”, y la flecha hacia la derecha “adelante”. Con el paso del tiempo, y como nos hemos ido educando más en el uso de estas herramientas digitales, ponerles nombres e íconos grandes se ha vuelto innecesario, sobre todo porque, como el smartphone, un buen navegador tiene que ser invisible, un portal hacia las webs que visitamos.

Estas dos fueron las grandes tendencias en los smartphones en el 2017, y todo parece indicar que el 2018 no traerá grandes cambios en este sentido: veremos teléfonos con diseños ligeramente perfeccionados, mejorando ligeramente, quizás, algunos de los cambios presentados este año. Pero no cabe duda que el 2017 fue un importante año respecto al diseño de los smartphones: todos los fabricantes pusieron su grano de arena para introducir en el mercado un nuevo standard de pantalla, el 18:9. Después de una década de pantallas 16:9, este ha sido un cambio bastante significativo.

 

 

Leer comentarios ( )