Banca reduce hasta 100% de intereses para que deudores se pongan al día

Entidades financieras también ofrecen plazos de gracia, fraccionamiento para pago del capital de la deuda, y, en ciertos casos, hasta reducir ese capital. Seis de cada 10 deudores morosos son ubicables.

bancos

Por: Marco Alva

La imagen de los cobradores de deuda como personas de trato tosco e insistente viene cambiando en los últimos años. Ahora, estos profesionales se están transformando en asesores de la gestión crediticia de los clientes endeudados, dijeron gerentes del sector de cobranzas.

“Esa cobranza dura, de amenazas, ya pasó a la historia. Los cobradores ahora parecen más vendedores, pues tienen que llamar al cliente y convencerlo de que le están ofreciendo una ventaja para que salga de la morosidad en el sistema financiero”, afirmó Humberto Ugarte, gerente del Grupo Ucatel.

En el mismo sentido, Brady Menéndez, presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Cobranzas ( Anecop ), indicó que hoy los ejecutivos de cobranza asesoran de con transparencia sobre las mejores alternativas de solución para los deudores morosos. “Muchas veces, la gente no paga por desconocimiento de las alternativas de pago que tiene”, sostuvo.

A los bancos les interesa recuperar esas carteras de préstamos impagos, pues les generan exigencias de provisiones adicionales, que afectan sus márgenes y, por tanto, sus utilidades.

Facilidades
En ello juegan un papel las empresas de cobranzas, contratadas por los bancos para transmitir las políticas de cobro de los créditos atrasados
a los clientes de esas instituciones financieras, dijo Menéndez, quien también es gerente general del Grupo Recupera.

Si los bancos quieren recuperar sus préstamos tienen que conceder descuentos, explicó Ugarte. Así, ahora se están otorgando facilidades a los deudores morosos, como rebajas de hasta el 100% de los intereses moratorios y compensatorios, fraccionamiento de pago del capital de la deuda, periodos de gracia, cronogramas de pago flexibles según las posibilidades de cada cliente, detalló. 

Por su parte, Menéndez refirió que si bien cada entidad financiera tiene sus propias políticas para recuperar créditos atrasados, todas dan ahora concesiones a los deudores de acuerdo con la antigüedad de la deuda, tipo de crédito, región y la coyuntura particular que cada deudor afronta.

“Y se evalúan casos especiales con singulares exoneraciones, no solo de intereses sino también hasta cierto monto del capital (de la deuda), que busca salvar la situación de un deudor que tiene voluntad de pago pero que por algún motivo no pudo cumplir”, refirió.

Tendencia
Ambos expertos, que participaron en el 14º Congreso Latinoamericano y 4º Congreso Nacional de Créditos y Cobranzas, coincidieron en señalar que la tendencia es a que los bancos cada vez más tercericen la cobranza de toda su cartera de créditos, incluidos los que no tienen atrasos.

“Ya hay bancos que trabajan sin un solo asesor de cobranzas”, dijo Menéndez. Ugarte complementó que para carteras de crédito al día se hace una cobranza preventiva, recordando a los clientes sus fechas de pagos.

En general, de las carteras de préstamos del sistema financiero que reciben las empresas de cobranzas, solo es posible contactar al 60% de clientes, y el 40% es no habido, reveló Ugarte. “Un cliente contactado significa un prospecto de cliente que puede pagar”, añadió. 

Menéndez refirió que a las  pequeñas empresas morosas es más difícil de ubicarlas, pues trabajan en locales alquilados, de los que se mudan o desaparecen. En estos casos, ayudan las redes sociales y los familiares.

Algunas empresas de cobranza están desarrollando aplicaciones para smartphone, que permitan un acceso más rápido al deudor sin que ello signifique ser invasivo, reveló Menéndez.


180 mil jóvenes tienen deudas con atrasos de más de 90 días

La morosidad en la banca sigue al alza y en julio llegó a 3.18%. “Esta mora se podría duplicar si se consideran los préstamos refinanciados y castigados”, dijo Humberto Ugarte, del Grupo Ucatel. Brady Menéndez, de Recupera, advirtió que, según datos de la SBS, actualmente 180,000 jóvenes de entre 18 y 25 años tienen problemas de atrasos mayores a 90 días en sus deudas, principalmente con tarjetas de crédito,​ y ya estarían reportados en centrales de riesgo.

Reveló que la mora subió en el norte del país ante un fuerte incremento en la colocación de plásticos hace dos años. “Hay personas que tienen hasta 10 tarjetas”, refirió.

En el norte, los deudores necesitan que se les avise sobre su fecha de pago, y en el sur este tipo de aviso les molesta; mientras que en el oriente la gestión de cobranza da mejor resultado con personal de voz masculina, dijo Menéndez.