Rusia 2018: ¿Favoritos? Los de siempre y alguno más

Poco que objetar a las credenciales de la selección germana, cuatro veces campeona del mundo y ciertamente candidata al título en el Mundial de Rusia 2018.

¿Cuáles fueron los hechos más memorables en la historia de los Mundiales?

Por: Agencia AFP

Una de las frases más repetidas en el mundo del fútbol es la que soltó en su día el locuaz Gary Lineker: " El fútbol es un deporte donde juegan once contra once y siempre gana Alemania ", afirmó, a modo de ocurrente sentencia, el exgoleador de la selección inglesa, el Tottenham y Barcelona.

Poco que objetar a las credenciales de la selección germana, cuatro veces campeona del mundo y ciertamente candidata al título en el Mundial de Rusia 2018 .

Pero no es menos cierto que los chicos de Joachim Low tendrán más que complicada la misión de repetir el éxito de Brasil 2014 ante la creciente competencia de potencias establecidas como Brasil, Argentina, Francia o España, y candidatos emergentes como Bélgica o Uruguay.

La no participación de históricos como Italia y Holanda abre el abanico de posibilidades en un Mundial que se presenta de lo más incierto.

¿Llegan las estrellas en plenitud de condiciones, en especial Neymar? ¿Arropará finalmente Argentina a Leo Messi, indiscutible número uno de su era? ¿Logrará Cristiano Ronaldo, tras conquistar Europa, dar el salto con Portugal?

Y sí... ¿podrá repetir Alemania como campeón, algo que no ocurre desde que Brasil cantara doblete (1958 y 1962) hace más de medio siglo?

Alemania por el Bi
El equipo de Low presenta sin duda sobrados argumentos para levantar la Copa del Mundo en Rusia 2018 , e incluso el técnico se permitió el lujo de prescindir en esta ocasión de Mario Gotze, el hombre que decidió a su favor la final del 2014 contra Argentina.

Encuadrados en el Grupo F con México, Suecia y Corea del Sur, los germanos se presentan a la cita con buena parte del núcleo que infligió la tunda por 7-1 a Brasil que, cuatro años después, aún retumba en el Mineirao; pero también incorpora sensibles variantes como Joshua Kimmich, Julian Draxler o Timo Werner.

Más que cualquier matiz, empero, sus esperanzas muy probablemente recaigan en el estado de forma del arquero Manuel Neuer, fuera de combate durante buena parte de la temporada.

Brasil sueña con el hexa
Neymar, Neymar y más Neymar. Como en el PSG, el crack brasileño acapara la atención en una Seleçao que busca, sobretodo, sanar la herida del 'Mineirazo' alemán.

Pero la fórmula del superhéroe ya fracasó en su propio Mundial, donde la imagen más recordada de 'Ney' fue su salida en camilla tras caer lesionado ante Colombia en cuartos de final.

El juego que históricamente le dio rédito al pentacampeón siempre fue más coral que individual, y Brasil desde luego cuenta con un arsenal privilegiado: Marcelo, Coutinho, Wilian, Douglas Costa y Gabriel Jesús, candidato a proclamarse también máximo cañonero.

Las dudas, como siempre, están en el arco con Alison y la banca con Tite.

Argentina se encomienda a Messi
Una clasificación agónica con cambio de seleccionador incluido, incontables tensiones con la federación, y hasta cierto cuestionamiento público sobre la capacidad de Leo Messi, llamado una vez más a tirar de Argentina como lo hiciera Diego Maradona en México 1986, su último triunfo mundialista.

Probablemente Messi sea el mejor jugador de la historia, pero su personalidad y cualidades distan mucho de las de su predecesor, lo que obliga al entrenador, Jorge Sampaoli, a crear un ecosistema que acompañe a 'Leo'. Complicado teniendo en cuenta las pobres prestaciones del mediocampo, el descarte de Mauro Icardi, y el rol aparentemente secundario reservado a Paulo Dybala.

España quiere volver a ser
Cuando le mencionaban posibles bajas por lesión, José Antonio Camacho apenas se inmutaba. "Estate tranquilo que saldremos con once", solía zanjar el exseleccionador que mejor encarnaba la añeja 'furia española'.

Pero la España de hoy dista mucho de la que abanderó en su día Camacho. Liderada por un elenco criado al hipnotizador son del 'tiki taka', la Roja espera repetir su éxito de Sudáfrica 2010, pero ya sin Iker Casillas, Xavi Hernández o Fernando Torres.

Sí estarán Sergio Ramos y Gerard Piqué, además de un Andrés Iniesta en versión despedida. Queda por ver si el novato Julen Lopetegui logra finalmente armonizar el juego de posesión con el ímpetu ofensivo de Diego Costa, experimento fallido en Brasil 2014.

Francia a sorprender
Subcampeona en la pasada Eurocopa 2016 que organizó, Francia llega a Rusia con bazas notables pero aparentemente sumida en un nuevo estado de desasosiego, tras el revuelo que supuso su huelga de jugadores en pleno Sudáfrica 2010 y la accidentada fase de clasificación a la cita actual, con el sonado escándalo del chantaje sexual en que se vio implicado Karim Benzema, y la renuncia de última hora de Fabien Rabiot a entrenar con el equipo reserva.

El técnico, Didier Deschamps, se ha mostrado firme en defensa de la concentración del colectivo, siguiendo el patrón que le permitió levantar la copa como jugador en Francia 1998.

La esperanza es que jóvenes como Paul Pogba, Osumane Dembélé, Kylian Mbappé y Antoine Griezmann den el paso definitivo en la gran cita.

Aunque, una vez más, la mayor enemiga de Francia podría ser ella misma.

Pese al potencial de Brasil y Argentina, siguen predominando las candidaturas europeas entre los favoritos, aunque no se descarta que alguna selección africana logre al fin colarse entre las últimas cuatro, o que la anfitriona Rusia evoque la Corea del Sur del 2002, alcanzando la semifinal.

No hay Mundial sin favorito, como tampoco suele haberlo sin sorpresas.

Alemania, al fin y al cabo, también ha saboreado el amargo sabor de la derrota, pues ninguna selección cuenta tantas finales perdidas como la 'Mannschaft': cuatro en total y dos de ellas de forma consecutiva, en 1982 y 1986.

¿Favoritos? Puede ser. Lo que es seguro es que los demás también saldrán con once. Y si no, pregúntenle a Camacho.