“Nos queda pendiente insertar aún más al MALI dentro de la ciudad”

Flavio Calda, saliente gerente general del museo capitalino, hace un balance sobre su gestión y evalúa los retos que quedan pendientes. Lo sucederá Beatriz Salazar, ex directora ejecutiva del Programa Nacional Cuna Más.

MALI

Por: Karen Rojas Andia

Después de cinco años al mando de la Gerencia General del Museo de Arte de Lima (MALI), Flavio Calda le cederá la posta a la economista Beatriz Salazar, quien hasta hace poco se desempeñó como directora ejecutiva del Programa Nacional Cuna Más. 

Calda, que se mantiene hasta hoy en el cargo, rescata los avances efectuados hasta hoy, e indica que el desafío permanente es el de fortalecer la posición financiera del museo. 

Bajo su gestión se renovó la segunda planta e incluso se inició el proceso para la ampliación del museo, ¿qué aspectos quedarían pendientes de desarrollo?
Los avances en infraestructura son los más visibles pero también se ha hecho un gran trabajo en adquisiciones de obra, tanto históricas como contemporáneas. Hemos hecho un trabajo más fino para la captación de nuevos públicos, redefiniendo el lenguaje de nuestra comunicación, generando por ejemplo eventos como "La noche MALI", que atrae a los más jóvenes.

¿El balance es positivo?
El MALI se ha consolidado como uno de los principales museos de América Latina y me atrevo a decir que para el momento de la apertura de la nueva ala de arte contemporáneo seremos una atracción turística de nivel mundial. Es algo que creo que nos falta comunicar a nivel local: nos queda pendiente insertar aún más al MALI dentro de la ciudad.

¿Qué planes a mediano o largo plazo se han establecido?
Hacemos un gran esfuerzo en investigación y desarrollo, queremos aprovechar mejor esas colecciones y las narrativas que las acompañan, ya sea exportando muestras internacionalmente o desarrollando productos que puedan tener un alcance masivo. En el largo plazo, está la ampliación pero eso requiere que sigamos fortaleciendo la posición financiera.

¿Cuáles son los desafíos aún pendientes sobre todo en los que se refiere para generar más recursos que permitan nutrir la oferta cultural?
Hemos sabido diversificar nuestros ingresos: si bien el área de educación contribuye casi con la mitad de los ingresos, tenemos programas como el PAM (Programa de Amigos del MALI) o las subastas que nos permiten alcanzar un resultado mayor. No es suficiente.

¿Son sus únicas fuentes de ingresos?
Son muy pocos los museos de la dimensión del MALI en el mundo que se sostienen sin el subsidio de un "endowment" o sin apoyos estatales para el mantenimiento del museo. Me gustaría poder decir que la parte financiera la tenemos solucionada pero la verdad es que es una lucha constante.

Beatriz Salazar, con experiencia en educación, asumirá pronto las riendas, ¿es fundamental un contacto previo con el mundo del arte?
No, no lo creo. Es finalmente la identificación con la misión de la institución la que hace que uno se levante y asuma los grandes retos. Sin embargo, creo que definitivamente ayuda tener un contacto previo con el mundo de las organizaciones sin fines de lucro, porque en una institución como el MALI tienes que lidiar con muchos stakeholders y necesitas tener una tolerancia mayor a la incertidumbre.