Bill Gates y Estée Lauder aportan US$ 30 millones para estudios de detección del Alzheimer

La decisión, dijo el cofundador de Microsoft, fue impulsada en parte por su experiencia personal, dado que varios miembros de su familia lidian con el Alzheimer.

FOTO 3 | Bill Gates fue el que menos ganó, ya que su riqueza solo aumentó en US$ 4,000 millones el año pasado. (Foto: AFP)

Por: Agencia Reuters

El multimillonario Bill Gates y el presidente emérito de Estée Lauder, Leonard Lauder, dijeron que aportarán US$ 30 millones en un período de tres años para apoyar el desarrollo de nuevos exámenes para la detección temprana del Alzheimer .

El lanzamiento del programa Diagnostics Accelerator se produce tras un anuncio en noviembre de una inversión personal de Gates de US$ 50 millones en el Dementia Discovery Fund, fondo privado que apunta a unir a la industria y los gobiernos para buscar tratamientos para la enfermedad.

La decisión, dijo el cofundador de Microsoft , fue impulsada en parte por su experiencia personal, dado que varios miembros de su familia lidian con el Alzheimer.

El Alzheimer, la forma más común de la demencia, afecta mundialmente a cerca de 50 millones de personas y se prevé que para el 2050 la sufran más de 131 millones, según Alzheimer's Disease International (ADI).

Gates y Lauder aportaron capital semilla para la colaboración en el desarrollo de diagnósticos a través de la Fundación para el Descubrimiento de Medicamentos contra el Alzheimer (ADDF), creada por Lauder. También colaborarán otros filántropos como la familia Dolby y la Charles and Helen Schwab Foundation.

Los fondos que se recauden a través de la iniciativa estarán abiertos a científicos y médicos de todo el mundo que trabajen en centros de estudio, empresas de biotecnología y organizaciones benéficas.

El Diagnostics Accelerator del ADDF invertirá en proyectos más riesgosos que podrían no tener retornos comerciales inmediatos, indicó el grupo en un comunicado.

Las farmacéuticas han invertido miles de millones de dólares en intentos fallidos para desarrollar un tratamiento que frene el avance del Alzheimer, que despoja a las personas que la sufren de sus recuerdos y de su capacidad de cuidar de sí mismas