Más allá de las figuras coleccionables, otra mirada a los álbumes de Panini

Roberto Silva revela que la Agremiación de Futbolistas Profesionales, que preside, se benefició económicamente debido a la cesión de los derechos de imagen colectiva de los deportistas. Acuerdo económico se definió por montos anuales.

Roberto Silva (Foto: USI)

Por: Carolina Moreno

El derecho de imagen es un aspecto que en el Perú está empezando a demarcarse cada vez más, explica Roberto Silva, presidente de la Agremiación de Futbolistas Profesionales del Perú (Safap).

Explica que esto se divide en dos tipos: la colectiva y la individual. La primera es la que financia a la mayoría de agremiaciones del mundo, entre ellas a la del Perú. ¿Pero de qué forma se distribuye el dinero? Pues mediante la Federación Internacional de Futbolistas Profesionales (FIFPro), que tiene afiliados a más de 63 gremios del globo.

“Cada uno de los miembros del organismo recibe un fondo en la medida en que demuestre poseer la imagen colectiva de los jugadores de su país. Para esto, los deportistas ceden a su gremio –a través de un documento– la imagen colectiva que ellos tienen”, explica el experto.

Otro mecanismo
Sin embargo, también se tiene el derecho de imagen individual. Es decir, el permiso que un jugador puede darle a una firma en especial.
Esta corresponde precisamente a otra figura paralela en la que Panini, como marca, no tiene injerencia, ya que solo se limita a negociar los derechos de imagen colectiva a través de FIFPro.

En este caso, en palabras de Silva, cada futbolista maneja de manera independiente, junto a sus representantes, los beneficios de cada acuerdo.

Remarca así que el gremio no interfiere en este aspecto.

Caso Panini
Bajo este contexto, sería casi inimaginable que Panini pudiera lanzarse a negociar con los centenares de deportistas que aparecen en las diferentes páginas de sus ediciones.

De hecho, si así fuera, se trataría prácticamente de una misión imposible.

Por eso, el modus operandi de la editorial italiana para obtener los permisos pertinentes –y así producir el material que ha sido un furor entre los hinchas– es diferente.

Las imágenes siempre han sido manejadas por entidades que tienen el derecho de la imagen colectiva.

Según Silva, la agremiación de cada país, por la adquisición, recibe una compensación monetaria. Estos fondos sirven para el funcionamiento de los gremios. “No es dinero que se reparta entre jugadores”, aclara.

Compensación
El consultado relata que los contratos con Panini pueden definirse en montos anuales o en función de resultados.

“En el caso (de la agremiación peruana), es un monto anual, produzcan o no el álbum en un tiempo determinado”.

En esa línea, resaltó que, además de estos ingresos por los derechos, la agremiación obtuvo una bonificación extra por la clasificación del Perú al Mundial Rusia 2018.

“Mirándolo desde un punto más general, lo mismo pasa con cualquier tipo de licencias que se puedan generar. Claro, mientras que esta sea colectiva y hay que llamar de esta manera a los coleccionables de cualquier tipo”, prosiguió.

Nueva visión
En tanto, el portavoz es optimista y considera que lo que se está haciendo en materia de derechos de imagen en el Perú a raíz de la Copa del Mundo es un buen ejercicio.

“En buena hora llegó todo ello, porque la gente va a empezar a entender que se tiene que respetar este ámbito”.

Asimismo, hace hincapié en que “antes había mucha informalidad en el uso de estos elementos. Por eso es una oportunidad para que el tema se formalice”.

Por otro lado, también resalta que dada la participación de la bicolor en el megaevento deportivo de Rusia se generarán nuevos ingresos económicos para el fútbol peruano.

“Durante el 2018 se hará evidente este avance. Pero no todo queda allí, pues considero que debería generar un rezago para los siguientes años”, menciona.

Así también, Silva opina que debería existir prioridad en el Estado con el fin de dar mayor presupuesto al fútbol nacional.

“El deporte tiene un motor y poder de acción que sería tonto desperdiciar. Ya tenemos una federación que está empezando a profesionalizar ciertos ámbitos, y eso es un buen comienzo”, puntualiza.