Autos voladores y su camino a convertirse en realidad

Los desarrolladores y proveedores se están sentando con los reguladores. Las preocupaciones de seguridad deben dirigirse a la etapa en que la inteligencia artificial y la tecnología de sensores puedan hacernos navegar por los cielos.

(Foto: Modelo de diseño Hyperloop en Dubái. Reuters/Christopher Pike)

Por: Redacción Gestión

Por David Alexander, director Aerospace Standards, SAE International

En 2011, Peter Thiel confrontó a sus colegas de Silicon Valley con esta observación: "Nos prometieron autos voladores, pero en cambio obtuvimos tuits de 140 caracteres". Thiel quería saber cuándo iban a ver la luz las tan esperadas innovaciones del futuro.

Tal parece que el año pasado el futuro finalmente ha hecho su reaparición.

De repente, todo comenzó a cambiar con rapidez. Los taxis voladores están ahora en boca de todos. Al igual que los vuelos supersónicos e hipersónicos. Las secciones tecnológicas de los medios empresariales están repletas de prototipos, proyectos e ideas sobre el futuro de la movilidad.

Estas innovaciones se consideran de interés periodístico porque tienen un impacto en la experiencia del usuario, a diferencia de los desarrollos "que yacen bajo la superficie". Pero al analizar los hechos, es difícil negar que el ritmo de la innovación en todo el transporte en general se haya acelerado.

Tomemos las aeronaves, por ejemplo. No es que no haya habido innovaciones en esta industria. Las aeronaves de hoy son más seguras, limpias y silenciosas, y vuelan distancias más largas que 50 años atrás. Pero no son más rápidas –de hecho, la mayoría son más lentas que en los años sesenta.

Lo que vemos hoy es diferente. Analicemos qué está impulsando el auge de la innovación en los tres rangos: viajes de corta, media y larga distancia.

'Última' milla (en realidad: 100 millas)
Gran parte de la presión sobre la movilidad está en las ciudades, debido a la tendencia mundial hacia la urbanización. En consecuencia, gran parte de la innovación más visible y avanzada se puede ver en los centros urbanos.

Las ciudades han permitido la aparición de nuevos jugadores. El proveedor de scooters eléctricos, Bird, lanzado hace solo un año, ya está valorado en más de 2 mil millones de dólares.Jump, una empresa proveedora de bicicletas eléctricas para compartir, fue adquirida por Uber el pasado mes de abril en 200 millones de dólares. Después de los taxis, otros medios de transporte también se han visto afectados por los nuevos modelos comerciales.

Menos visibles en las calles (por ahora) son proyectos que buscan agregar una tercera dimensión al tránsito urbano –después de todo, el cielo de las ciudades está "subutilizado" (como sostiene Airbus). Uber Elevate apunta a tener flotas de taxis voladores (incluidos los vehículos "eléctricos de despegue y aterrizaje verticales" o eVTOLs) en ciudades como Los Ángeles y Dallas en 2023. La compañía nos asegura (al igual que Peter Thiel) que lanzamientos adicionales están "más cerca de lo que pensamos".

Hay dos factores principales detrás de estas próximas soluciones de "última milla". Del lado de la demanda, vemos una mayor urbanización y el crecimiento de megaciudades. Del lado de la solución, tenemos avances en tecnología como la electrificación. Ambas fuerzas son muy poderosas hoy en día, y no muestran signos de debilitarse. Todas estas emocionantes evoluciones mantienen a los talentos de investigación y desarrollo, e ingeniería de la industria muy ocupados. Ya vemos acciones para definir los estándares en movilidad compartida.

Pero también, como escribimos el año pasado sobre la electrificación de los vuelos, la industria está trabajando duro para mejorar las baterías (y con ello, la red). Los desarrolladores y proveedores se están sentando con los reguladores. Porque hay algo que no se puede negar: los objetos voladores con rotores son ruidosos, y las preocupaciones de seguridad deben dirigirse a la etapa en que la inteligencia artificial y la tecnología de sensores puedan hacernos navegar por los cielos.

En el radio de 1000 millas, las aeronaves híbridas y eléctricas de corto alcance, sobre las que escribimos el año pasado, probablemente agregarán una cantidad considerable de capacidad en el futuro cercano, además son más silenciosas, eficientes con el combustible y más cómodas para los viajeros.

Pero algo más está haciendo olas en este segmento. Si bien las aeronaves están bastante optimizadas para viajes de 1000 millas, también se puede optimizar el traslado de pasajeros desde sus hogares (o lugares de trabajo) a los aeropuertos y desde los aeropuertos a los hoteles.

La demanda de soluciones de transporte reales puerta a puerta está en aumento, que es donde las soluciones tales Hyperloop surgen, para completar la combinación de transporte multimodal del futuro. Su promesa no es solo vincular los centros de las ciudades, sino también proporcionar un transporte ultrarrápido a los aeropuertos.

Y luego hay personas que quieren ir realmente muy, muy lejos, muy, muy rápido.

La start-up Boom ya tiene un pedido de 20 de sus aviones supersónicos de 55 asientos de Japan Airlines. Al menos otras dos start-ups supersónicas esperan ingresar pronto al mercado. Lockheed Martin y NASA también están trabajando en prototipos de "aeronaves experimentales supersónicas silenciosas (Low Boom)".

Para no quedarse atrás, Boeing presentó un concepto de avión para pasajeros hipersónico el mes pasado, una aeronave que puede alcanzar Mach 5.

Mientras tanto, la visión de SpaceX es usar misiles balísticos para transportar a las personas que viajan por todo el mundo, que podrían llamarse "cohetes interurbanos", si le parece. El tiempo de viaje desde Nueva York a París sería de solo 30 minutos, a una velocidad de 27.000 kilómetros por hora. Todo esto por el precio de un boleto económico regular, según Elon Musk.

Entonces, ¿qué está impulsando la reaparición de los vuelos supersónicos (e hipersónicos)? Obviamente, las tecnologías convergentes como los materiales y la fabricación aditiva están contribuyendo al renovado interés, ya que apuntan a la viabilidad de piezas de aviones livianos impresas en 3D que pueden soportar condiciones extremas de vuelo hipersónico o de cohete.

Algunas otras innovaciones tecnológicas también permiten la fabricación y el mantenimiento de estas aeronaves.

Los datos masivos y la IA permitirán a los fabricantes y operadores avanzar hacia el mantenimiento predictivo y la gestión del estado, que son importantes para las aeronaves sin piloto y los viajes espaciales, así como para los aviones militares y comerciales.

Los participantes en la industria ya usan cadena de bloques como medio para compartir información sobre piezas de aviones entre todos los que participan en la cadena de valor aeroespacial. Y este es solo un ejemplo de la revolución digital que facilitan el hilo digital y el gemelo digital.

Entonces, ¿viajaremos de Nueva York a París en media hora próximamente?
Esto está muy lejos de la realidad. Ciertamente, sin embargo, la disponibilidad de inversión es importante para alcanzar estos objetivos elevados.

La disponibilidad financiera amplía el ecosistema. Los viajes espaciales y aéreos son un campo donde los actores aeroespaciales establecidos se unen ahora con Elon Musk (SpaceX, Hyperloop), Jeff Bezos (Blue Origin), Richard Branson (Virgin Galactic y Virgin Orbit) y el cofundador de Microsoft, Paul Allen (sistemas Stratolaunch). Tanto los participantes ya existentes como las nuevas empresas se están beneficiando de los fondos disponibles.

En su búsqueda por lograr la adopción masiva de las soluciones de mañana, los nuevos participantes se están uniendo en la industria aeroespacial. Los participantes grandes y pequeños han logrado formar equipos y acordar algunos estándares para los próximos 100 años. Continúan haciéndolo hoy, mientras adoptan nuevas tecnologías como los datos masivos, la automatización, la cadena de bloques y la impresión 3D dentro de este consenso.

A la luz de importantes desafíos tecnológicos, normativos y de seguridad, el consenso es el camino a seguir para toda la industria.

David Alexander es director de Estándares aeroespaciales, Sociedad de Ingenieros de Automoción Internacional.

Fuente: World Economic Forum