‘Opción nuclear’ en Senado de EE.UU. podría transformar Washington

Se llama la opción nuclear por una razón: destruiría una de las escasas restricciones que todavía distinguen al Senado de la norma más estridente de la mayoría en la Cámara.

‘Opción nuclear’ en Senado de EE.UU. podría transformar Washington

Por: Redacción Gestión

(Bloomberg).- El Senado de Estados Unidos se encamina hacia una confrontación por el primer candidato designado por el Presidente Donald Trump para la Corte Suprema en una semana que podría cambiar el funcionamiento de Washington.

Los demócratas se están alineando para bloquear una votación por el juez Neil Gorsuch, y el líder de la mayoría Mitch McConnell ha dejado en claro que será confirmado de una u otra forma, aunque eso signifique erosionar aún más décadas de tradiciones del Senado que han obligado a la mayoría a hacer concesiones.

Para cumplir su promesa, McConnell podría tener que invocar lo que se conoce como la "opción nuclear", lo que significaría cambiar las reglas del Senado para eliminar el umbral de 60 votos y poner término a las tácticas obstruccionistas con los candidatos al alto tribunal.

Se llama la opción nuclear por una razón: destruiría una de las escasas restricciones que todavía distinguen al Senado de la norma más estridente de la mayoría en la Cámara. Se suele hacer referencia al Senado como el cuerpo deliberativo más grande del mundo, y lo que impone esa deliberación es el poder que dan las tácticas obstruccionistas a la minoría. Eliminarlas crearía un efecto de onda expansiva en todo Washington, profundizando el partidismo.

La opción nuclear envenenaría inmediatamente una cámara que requiere consenso para funcionar en forma eficiente. Enfurecería a los demócratas, que probablemente utilizarían las normas del Senado para meter palos en la rueda a los republicanos a cada paso --demorando a los candidatos del presidente de menor rango, frenando los asuntos de rutina del Senado y llevando las cosas a la larga en un momento en que Trump se esfuerza por completar su administración y avanzar con una agenda ambiciosa.

Amenaza de escalada Los senadores advierten que si los demócratas toman represalias de esta manera, la disputa entre los partidos puede escalar aún más. Los republicanos podrían optar por eliminar el umbral de 60 votos no solo en el caso de los candidatos presidenciales sino para la legislación, de modo que los proyectos de ley podrían sancionarse por mayoría simple.

Semejante cambio eliminaría el último vestigio de la larga tradición de debate y compromiso del Senado, convirtiéndolo en una versión más pequeña de la Cámara y transformando fundamentalmente la forma en que se hacen las leyes.

"Sería muy fácil la próxima vez que haya un gran problema legislativo, solo avanzar y hacerlo", dijo el republicano Bob Corker de Tennessee.

Como mínimo, el desenlace marcará el tono para los futuros candidatos al supremo tribunal de una manera que con el tiempo podría transformar a la corte en una institución más puramente partidista.

Los senadores en ambos partidos emplean términos casi apocalípticos para describir lo que está en juego, tanto el demócrata Jeff Merkley de Oregón como Corker han dicho que ese desenlace podría "destruir" al Senado.

"Si el Senado decide destruir aún más al Senado, también comenzará el proceso de destrucción de la Corte Suprema", dijo Corker, en tanto los presidentes ya no enfrentarían un control bipartito respecto de elecciones extremas.

Todavía hay una posibilidad de que Gorsuch obtenga los 60 votos necesarios para avanzar conforme las normas existentes, si bien esa posibilidad se está acortando significativamente dado que al menos 37 demócratas han dicho públicamente que votarían por usar tácticas obstruccionistas. Según las normas actuales, hacen falta 41 demócratas para bloquear a Gorsuch.