The Economist: China se muda a América Latina

El gigante asiático aprovecha la falta de interés en la región de otras potencias.

China y America Latina

Por: Redacción Gestión

Mientras Donald Trump estaba en Davos la semana pasada tratando de persuadir a la plutocracia global de que "EE.UU. es primero" no significa "EE.UU. por sí sola", el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, estaba promoviendo la globalización, el libre comercio y la cooperación en América Latina. Para sus anfitriones, el contraste fue sorprendente.

Trump ha insultado a México, El Salvador y Haití, desalienta la inversión en el vecino del sur de los Estados Unidos y habla sobre el proteccionismo comercial. China, según las palabras reconfortantes de Wang, ofrece a América Latina una "estrategia de beneficio mutuo y ganancia compartida".

Wang habló en una reunión entre China y la Confederación de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que comprende todos los 33 países de la región. Contrariamente a algunos informes, China no invitó formalmente a América Latina a unirse a la Iniciativa Belt and Road, que es la piedra angular de la política exterior del presidente Xi Jinping y presenta grandes inversiones en infraestructura en Eurasia y África. Pero estuvo cerca de hacerlo, al catalogar a América Latina como una "ampliación natural" y un "participante indispensable" en el esquema. Dejando las etiquetas de lado, China ya está invirtiendo en infraestructura en América Latina.

La reunión significó la madurez de una relación que se desarrolló de forma prematura en este siglo. El comercio anual total entre China y América Latina se disparó de casi nada a más de US$ 200,000 millones en el 2014. Luego de estancarse durante los próximos dos años, las exportaciones de América Latina a China aumentaron alrededor del 30% el año pasado, según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), principalmente debido a un aumento en el precio del petróleo, minerales y otros productos básicos de América del Sur. China es el mayor socio comercial de Chile y Perú, y casi de Brasil.

Los mayores cambios se registran en las inversiones y préstamos chinos. Hasta hace poco, estos se centraban en petróleo, minería y Venezuela. Ahora están centrados en Brasil y Argentina, y están en más sectores. Las empresas chinas derrocharon al menos US$ 21,000 millones en acuerdos con Brasil el año pasado, incluida la compra de plantas de energía, un distribuidor de electricidad y puertos.

China está financiando una autopista a Buenaventura, un puerto en la costa pacífica de Colombia, y está mejorando un ferrocarril hacia el noroeste de Argentina. Según Margaret Myers de Diálogo Interamericano, un grupo de expertos en Washington, los préstamos chinos a América Latina totalizaron US$ 9,000 millones el año pasado. Eso es apenas la mitad de lo que China prestó en el 2015 y 2016. La principal explicación del declive es que no había dinero nuevo para Venezuela, y solo un préstamo respaldado por petróleo.

Desde el punto de vista de América Latina, la relación es "realmente sobre el dinero", dice Oliver Stuenkel, que enseña relaciones internacionales en la Fundación Getulio Vargas, una universidad en São Paulo. Eso es especialmente cierto en Brasil, que se está recuperando de una profunda recesión. Algunos latinoamericanos temen que las importaciones chinas estén desindustrializando la región y temen la dependencia económica. Pero hay poco razonamiento sobre las implicaciones geopolíticas de la relación, dice Stuenkel.

Estas son considerables, y los chinos están más atentos a ellas. Si Panamá es el único país de la región que ha firmado un acuerdo de ‘Belt and Road’, eso puede deberse a que China sabe que unirse a más países "crearía una fuerte reacción" en Estados Unidos, opina Myers.

El interés de China en América Latina no es igualado por el de otras grandes potencias. La administración Trump no tiene una estrategia clara, aunque Rex Tillerson, el secretario de Estado, está en una gira por cinco países de la región desde el 1 de febrero. La Unión Europea (UE) sigue siendo la principal fuente de inversión extranjera. Pero la conclusión de un acuerdo comercial largamente esperado con Mercosur, que incluye a Brasil y Argentina, hasta ahora ha sido frustrado por el deseo de Francia y otros países de proteger a sus agricultores no competitivos. "La UE no ha determinado claramente lo que quiere de América Latina", concluye un nuevo informe del Instituto Elcano, un grupo de expertos en Madrid.

Lo mismo se aplica a América Latina en su recibimiento a China. Esto trae beneficios indudables. Además del dinero, los gobiernos latinoamericanos gustan -y toman por su valor real- la postura de China sobre la gobernanza global y el cambio climático. Pero la región está entrando en un enredo político con un poder externo que no tiene interés en la democracia.

En unos pocos años, si China tiene una confrontación militar en el Mar Meridional de China, por ejemplo, algunos países latinoamericanos podrían sentirse obligados a respaldar a su nuevo patrón. "China aún no tiene la última palabra en América Latina", dice Stuenkel. "Pero su influencia está creciendo día a día". América Latina debe desconfiar de las condiciones que pueden venir con la oferta de China de "ganancia compartida".