China tiene sed de vino

En el 2017, el consumo chino de vino aumentó 3.5%, mientras que en el resto del mundo apenas avanzó 0.7% (a 243 millones de hectolitros contra 242 millones en el 2016).

Gasta US$ 30.000 al mes solo en vino. “Pide botellas desde todo el mundo”.

Por: Agencia AFP

(AFP) Con 17.9 millones de hectolitros en el 2017, China sigue demostrando que su consumo de vino crece, según las últimas estadísticas de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV).

En el 2017, el consumo chino de vino aumentó 3.5%, mientras que en el resto del mundo apenas avanzó 0.7% (a 243 millones de hectolitros contra 242 millones en el 2016).

China figuró como el sétimo productor mundial de vino el año pasado, y sin embargo su producción cayó a 11.4 millones de hectolitros en comparación con los 11.5 millones del 2016.

"El país sufrió algunos avatares climáticos", subrayó Jean-Marie Aurand, director general de la OIV.

Como resultado de estos problemas y para satisfacer los deseos de los chinos, las importaciones registraron un fuerte crecimiento el año pasado, beneficiando principalmente a Francia, su primer proveedor.

En el 2014, China importaba 3.7 millones de hectolitros de vino, el año pasado pasó a comprar a productores extranjeros 7.5 millones de hectolitros, de los cuales 30% eran de bodegas francesas (2.3 millones hl).

Le siguen como abastecedores, Australia (1.4 millones hl), España (1.3 millones hl), Chile (1.3 millones hl) e Italia (372,000 hl).

"Francia es desde lejos el primer exportador de vino a China, tanto en volumen como en valor, con unos 1,000 millones de euros de facturación, contra los 600,000 euros para Australia, que ocupa la segunda posición", explicó Aurand.

Según el director general de la OIV, el número de consumidores de vino en China aumenta a medida que crece la clase media. "El consumo se instala en los hábitos, aun cuando sigue estando limitado a una pequeña categoría de personas".

En el año 2000, China consumía solamente 10.7 millones de hectolitros según las estadísticas de la OIV, una cifra que pasó en el 2017 a 17.9 millones.