Medidas que pueden predecir la próxima recesión en Estados Unidos

El crecimiento económico de Estados Unidos se desacelerará probablemente de forma gradual en los próximos dos años y la amenaza de una guerra comercial hace más posible una recesión, según pronosticó una reciente encuesta de Reuters.

FOTO 12 | Inauguración del Three World Trade Center. (Foto: REUTERS)

Por: Agencia Reuters

Economistas e inversores están a la espera de señales que puedan predecir cuándo llegará a su fin la longeva expansión económica y el mercado alcista bursátil que vive Estados Unidos .

Algunos ya están preocupados por un aplanamiento de la curva de rendimiento de los bonos del Tesoro y una desaceleración del mercado de la vivienda, incluso a pesar de que otras señales económicas vitales siguen siendo saludables.

El crecimiento económico de Estados Unidos se desacelerará probablemente de forma gradual en los próximos dos años y la amenaza de una guerra comercial hace más posible una recesión, según pronosticó una reciente encuesta de Reuters.

En otro sondeo, una mayoría de expertos del mercado de bonos pronosticó una inversión de la curva de rendimiento en los próximos uno o dos años, una señal de alerta para los que creen que los retornos a corto plazo que suben por encima de los de largo plazo significan una recesión inminente.

"Casi todas las reuniones con clientes incluyen preguntas sobre dónde se encuentran la economía y los mercados en el ciclo", escribió en una nota reciente el directivo de JP Morgan John Normand.

La economía estadounidense está a un año de superar la expansión récord de 120 meses de 1991 al 2001, según datos de la Oficina Nacional de Investigación Económica.

El mercado alcista en la bolsa también se está acercando a un récord. En particular, la corrida creciente del índice S&P 500 cumplió 3,453 días el miércoles, convirtiéndose en la mayor racha de ganancias de la historia, de acuerdo a la definición de algunos inversores.

La economía estadounidense es de "ciclo tardío" ("late cycle") pero una recesión no es inminente, en opinión de varios economistas y estrategas.

"Creemos que la expansión económica de Estados Unidos está entrando en el tercio final de su ciclo", escribieron analistas de Wells Fargo Investment Institute, aunque señalaron que hay varios indicadores que no sugieren que vaya a haber una recesión este año.

La curva de rendimiento muestra bonos con vencimientos que van desde las 4 semanas a los 30 años. El diferencial entre las notas a dos y 10 años se usa generalmente cuando se habla de la inversión de la curva. Cuando la brecha entre los retornos a corto y largo plazo se vuelve negativa suele ser un predictor confiable de recesiones. La curva de rendimiento se ha estado aplanando en los últimos meses.

Una curva de rendimiento alternativa mide la diferencia en la tasa de interés actual sobre los bonos a tres meses y las expectativas para los rendimientos a 18 meses a partir de ahora. Funcionarios de la Reserva Federal consideran que esta medida es un mejor predictor de recesión para el año siguiente. En la actualidad, la medida sugiere poco riesgo de recesión.

La tasa de desempleo y las solicitudes iniciales de subsidio de desempleo aumentaron levemente justo antes o en los primeros días de las dos últimas recesiones, antes de subir con fuerza. El desempleo llegó a un mínimo de 18 años en mayo, a 3.8%, pero subió hasta 4% en junio.

La brecha de producción entre el Producto Bruto Interno (PBI) actual y el potencial de la economía ha caído antes de las dos últimas recesiones.

"Actualmente, estimamos que la brecha de producción está casi cerrada, pero no aún en el territorio de 'sobrecalentamiento'", escribió Kathy Bostjancic, directiva de Oxford Economics, en mayo.

La caída de los mercados de acciones puede indicar que se avecina una recesión o que ya comenzó a afianzarse. Los mercados bajaron antes de la recesión del 2001 y se desplomaron al comienzo de la del 2008.

Sobre una base de 12 meses consecutivos, el mercado ha bajado antes de las dos últimas recesiones. El movimiento porcentual promedio de 12 meses está ahora por debajo de su máximo del 2018, pero es más alto que los mínimos recientes.

El Barómetro de Auge y Caída ideado por Ed Yardeni en Yardeni Research mide los precios al contado de bienes industriales como el cobre, el acero y chatarra de plomo, y lo divide entre las solicitudes iniciales de subsidio de desempleo. El indicador cayó antes o durante las dos últimas recesiones y está por debajo de su pico del 2018.

Los inicios de construcción de casas y los permisos de edificación han retrocedido antes de recesiones recientes. Ambos indicadores se desplomaron en junio, hasta su nivel más reducido desde setiembre del 2017.

El crecimiento de las ganancias de las compañías listadas en el S&P 500 bajó antes de la última recesión. Se espera que esta medida se desacelere levemente este año y más en el 2019, aunque permanecerá en la zona alta del dígito único o en la baja de los dos dígitos.

Las exportaciones de Corea del Sur cayeron durante la última recesión y antes de la recesión anterior.

Esas exportaciones, que incluyen automóviles, teléfonos, acero y otros productos, suelen ser un buen indicador de tendencias, dijo el estratega jefe de inversiones de Bank of America Merrill Lynch, Michael Hartnett. Las exportaciones de China también son cada vez más importantes, ya que una debilidad en las exportaciones asiáticas tiende a coincidir con un flojo crecimiento mundial y de Estados Unidos.

El crecimiento de las exportaciones surcoreanas se detuvo en junio. China, el mayor exportador mundial, informó que las exportaciones se aceleraron en julio.

Washington y Pekín han dado los primeros disparos de lo que podría convertirse en una prolongada guerra comercial. Estados Unidos y Corea del Sur acordaron en marzo revisar un pacto comercial.

La brecha entre los rendimientos de los bonos de alto retorno y los del gobierno se elevó antes de la recesión del 2007-2009 y luego se amplió dramáticamente. Los diferenciales de crédito suelen ampliarse cuando aumenta el riesgo percibido de impago. Los diferenciales han caído levemente este año.

Las primas de riesgo sobre bonos corporativos de grado de inversión sobre papeles comparables han superado el 2% durante o justo antes de seis de las siete recesiones sufridas por Estados Unidos desde 1970. Los diferenciales de los bonos corporativos con calificación Baa subieron a 2% este mes, según datos de Moody's Investors Services citados por el estratega jefe de inversión de Leuthold Group, Jim Paulsen.

El denominado Índice de Miseria suma la tasa de desempleo y la de inflación. Por lo general, aumenta durante las recesiones y, en ocasiones, antes. Ha subido un poco en el 2018, pero todavía es relativamente bajo.