Británicos votarían contra el Brexit en un segundo referéndum

El motivo del cambio de opinión es un creciente temor entre los votantes que antes apoyaron el Brexit a que salir de la UE afecte la economía.

Brexit

Por: Agencia Bloomberg

Los votantes británicos se muestran más escépticos que nunca en relación con el Brexit y probablemente votarán contra abandonar la Unión Europea si el gobierno convoca a un segundo referéndum, según un nuevo estudio.

El motivo del cambio de opinión es un creciente temor entre los votantes que antes apoyaron el Brexit a que salir de la UE afecte la economía, según el informe de NatCen, un destacado instituto de investigaciones sociales.

“El 59% dijo que votaría a favor de permanecer en la UE en otro referéndum y sólo el 41% indicó que respaldaría la salida”, señala el informe. “Es por lejos el mayor nivel de apoyo a la permanencia en la UE que hemos registrado”.

El estudio se basa en reiteradas entrevistas a las mismas 2,048 personas y compara sus respuestas sobre los mismos temas en los últimos dos años. Es probable que las conclusiones impulsen la creciente campaña en el Reino Unido para que se convoque a un segundo referéndum sobre las condiciones finales del divorcio.

La primera ministra Theresa May ha prometido que no habrá un segundo referéndum, pero el opositor Partido Laborista mantiene abierta la opción de apoyar una votación nacional sobre el resultado de las negociaciones. El sindicato GMB, que dona fondos al laborismo, se pronunció el martes a favor de otro referéndum para dar a la población la oportunidad de aprobar o rechazar el acuerdo del Brexit.

Las conversaciones se encuentran estancadas en el tema de cómo evitar la necesidad de establecer una frontera dura entre Irlanda del Norte, que forma parte del Reino Unido, y la República de Irlanda.

Tanto el Reino Unido como la UE quieren completar las negociaciones sobre los términos del divorcio para noviembre a los efectos de tener tiempo para que los parlamentos británico y europeo aprueben el acuerdo antes del 29 de marzo, el día fijado para la salida.

El estudio de NatCen, que dirigió John Curtice, uno de los analistas políticos más respetados del Reino Unido, determinó que la gente es más crítica que a principios del 2017 respecto de la forma en que el gobierno de May maneja las conversaciones con la UE. “La reputación del gobierno británico parece haber sufrido más que la de la UE ante el avance de las conversaciones sobre el brexit hasta la fecha”, dijo.

Mientras que el deseo de los votantes de frenar la migración de la UE al Reino Unido ha declinado, “hay algo cercano a un consenso” a favor de mantener estrechos lazos comerciales entre el Reino Unido y la UE.

Pueden ser malas noticias para May, que ha basado su plan sobre el Brexit en una promesa de abandonar el mercado único de la UE para tener la libertad de controlar la migración. “Es probable que nada resulte más persuasivo para alguien que en el 2016 votó a favor de la salida de la UE que la posibilidad de que la economía británica pueda verse perjudicada como consecuencia del Brexit”, según el estudio.

Al computarse los patrones anteriores de voto de las personas consultadas, los resultados implican que en un segundo referéndum el 54% votaría a favor de permanecer en la UE. En el referéndum del 2016 el 52% votó por abandonar el bloque.