¿Cómo influye la cultura peruana en la construcción de una marca personal?

Somos seres sociales y es lógico que la cultura que nos rodea influya en el branding personal de cada individuo. ¿Pero cómo afecta la cultura peruana esta materia?

Manuel Quiñones, de Esan, brinda consejos para mejorar nuestra propia marca.

Por: Manuel Patiño

Los seres humanos somos vendedores por excelencia. Cada decisión, idea, comentario o silencio es una forma de publicitar quiénes somos y esa imagen algunos lo llamarían marca personal (ver vídeo).

No debería sorprendernos que esta marca se vea fuertemente influenciada por la cultura particular que cada país ofrece. Y América Latina tiene sus propios avatares.

"La cultura latinoamericana, en general, es bastante conservadora. Tenemos unas dinámicas que nos llevan a preferir lo más cómodo para nosotros", señaló Manuel Quiñones, docente de Semana Internacional de Esan, a Gestión.pe.

El branding personal en la actualidad está íntimamente ligado a la identidad digital. Y si bien los latinos somos extrovertidos por naturaleza, guardamos un recelo bien conservador en cuanto a tecnología o tolerancia.

"Las redes las entendimos como una cosa de adolescentes, para perder el tiempo. No entendimos que estas te ayudan a eliminar esos grados de separación que te impedían conectar con otras personas", apuntó.

Quien lleva la batuta en la región es México, luego Brasil. El resto de países estamos más o menos en la misma página desconectada.

"El hecho de no tener redes sociales, no significa que otros no hablen de ti. Muchos cometen un error gravísimo: si te quieres presentar como una persona abierta de mente, está mal que seas tremendamente radical en tus comentarios en las redes sobre temas políticos, por ejemplo", acotó el experto.

¿En dónde encaja Perú dentro de este abanico de personalidades y culturas? Según Quiñones, nuestro principal problema es una falta de identidad.

Y no es que en Perú no haya un modelo que rescatar, sino que preferimos imitar un molde extranjero.

"Muchos peruanos se averguenzan de su cultura, pretenden ser otro. Y cuando esto sucede, hay fallos en el personal branding", subrayó.

El ejemplo es bueno, pero la imitación no; sobre todo cuando se cuenta con una cultura milenaria que tranquilamente resulta más atractiva que otros modelos.

"No llama la atención por qué tanto investigador quiere conocer más sobre la cultura inca. Y curiosamente, no fueron institutos peruanos los que lograron los mayores hallazgos, sino exploradores que han venido de otros países", resaltó.

El consejo práctico (y la solución) para la crisis de identidad peruana es rescatar los valores y tradición de nuestro legado indígena.

"Hay una marca país que debemos retomar. Y la marca país no es poner avisos en las revistas de los aviones o una publicidad por Internet. Somos nosotros", concluyó.