“Uno debe ser resiliente, sobrellevar los problemas y no perder el ánimo”

El presidente de Comex, Alfonso Bustamante, afirma que antes que buenos profesionales, contrata buenas personas. Valora el papel de los gremios empresariales.

Tarea. Alonso Bustamante sostiene que uno no debe enfocarse solo en el bienestar de su compañía sino también hay que participar más en el Perú.

Por: Redacción Gestión

Alfonso Bustamante Canny, presidente de Comex , siempre tuvo en claro lo que quería ser: un empresario. Afirma, entre risas, que desde hace 20 años no trabaja, pues le encanta lo que hace.

¿Cuál fue su primer trabajo?
Soy de Arequipa y a los15 años practiqué en una fábrica de abrasivos, en el almacén, contando piezas. También practiqué en el Banco del Sur, así como en la Cervecería del Sur.

¿Siempre fue muy activo?
Sí. También de chico trabajé en la fábrica de bicicletas Goliat, en el Parque Industrial. Esos fueron mis primero trabajos preprofesionales.

¿Dónde estudió?
En la Universidad de Boston, administración de empresas.

¿Por qué eligió administración?
Siempre quise ser empresario.

¿Trabajó en Estados Unidos?
Tengo una anécdota: los alumnos que se gradúan tienen el derecho de aplicar a una visa de empleo temporal.

¿En que época?
En el 89 se vivía una época difícil y a alguien se le ocurrió un esquema inteligente y hacer intercambio de deudas por exportaciones (el tenedor de la deuda daba una prima al exportador no tradicional por canalizar su flujo de dinero a través de ese banco y el Estado peruano debía honrar el 100 % del valor facial).

¿Qué pasó?
Fui a practicar, pero en una de las primeras operaciones el Perú desconoció ese pago y por ende el departamento que se armó para tal fin se cayó y me quedé sin chamba (risas).

¿Qué hizo usted?
Regresé al Perú y me puse a hacer empresa.

¿Cómo hace para manejar el estrés?
Uno debe ser resiliente. Hoy esa es la palabra de moda, que es la capacidad de sobrellevar los problemas, levantarnos y no perder el ánimo.

A lo largo de su vida empresarial, ¿qué es lo que ha aprendido para enfrentar los problemas?
Es importante el entusiasmo que uno tiene por el trabajo. Bromeo con mis hijos y les digo que desde hace 20 años no trabajo, ya que me encanta lo que hago.

¿Esa es una de las claves de la felicidad?
Llego a la oficina con mucha ilusión. Uno tiene la oportunidad de crear de cero muchas cosas. Particularmente, la inversión en el campo es una satisfacción, pues donde era un desierto y no había nada tenemos más de 6,000 colaboradores.

¿Algún secreto más?
Hay que ser resiliente y uno no debe enfocarse solo en el bienestar de su compañía, sino también hay que participar más en el Perú. En mi caso, es por el lado de los gremios.

¿Cuán importante es la vida gremial?
Los gremios empresariales tienen un papel muy importante. La única herramienta eficiente y perdurable de lucha contra la pobreza es la generación de valor. Si no creas el valor no se podrá repartir nada. ¿Y cómo se crea? Pues con inversión, y esta se atrae con predictibilidad, transparencia, se debe ser promotor.

¿Cuáles son las características de las personas que trabajan con usted?
En la empresa trabajan 6,000 personas. Directamente conmigo 40. Primero hay ser una buena persona y luego un buen profesional, y hemos logrado tener gerentes de primera línea (con ambas cualidades).

¿Suele madrugar?
Sí, poco antes de las seis de la mañana, pues para llegar a la oficina debo de enfrentar una hora y 45 minutos de tráfico. Además, siempre he llevado a mis hijos al colegio y siempre uso ese tiempo para poder compartir con ellos.

¿Cuántos hijos tiene?
Soy casado y mi esposa es el pilar de mi vida. Tengo tres hijos y la más pequeña aún va al colegio.

¿Suele regresar a Arequipa?
Claro. Tengo una empresa de seguros, y es muy agradable ir siempre. En verano, trato de ir a Mejía.

¿Le gusta la naturaleza?
Me gusta mucho el campo. Somos afortunados de tener con la familia una casa de campo, y solemos ir.

¿Usted mismo cultiva?
No, pero en mi casa tengo árboles frutales.