CV: ¿Qué datos son muy o poco relevantes para los reclutadores?

Los profesionales que quieren desarrollar un CV efectivo deben enfocarse en los datos más relevantes, diferenciadores y fundamentales para la primera etapa del proceso de selección.

FOTO 4 | 4) Establece la información que utilizarás en tu hoja de vida. (Foto: Getty)

Por: Redacción Gestión

Todos aquellos hombres y mujeres que buscan empleo se esfuerzan en pulir su currículum vitae ( CV) para causar la mejor impresión ante los empleadores pero muchos pierden tiempo en colocar algunos datos que tal vez sean poco relevantes, o quiten espacio a otros más relevantes.

“El CV tiene que ser el resumen de los puntos más importantes de la vida académica y profesional de una persona en una extensión ideal de dos caras”, señaló Elio Vignolo Foy, manager de PagePersonnel .

¿Qué datos debo poner en mi CV?, pues según el especialista, sobre la información personal sólo se debe consignar un correo (el que más usen), mientras que el estado civil y teléfono fijo son innecesarios.

Sobre lo profesional, detalló que el postulante a un empleo debe ceñirse a poner el nombre de la empresa en la que ha trabajado, una breve descripción, el cargo ocupado, tiempo en el cargo, principales responsabilidades (3 a 4) y principales logros (3 a 4).

“La información tiene que ser cuantitativa y cualitativa; solo de los últimos 10 años, todo lo anterior poner empresa, cargo y tiempo”, dijo.

En cuanto a lo académico, Vignolo mencionó que lo más importante son los estudios universitarios, superiores y cualquier colegiatura o certificación . “Se debe agrupar los seminarios, cursos o conferencias y sólo poner los dos o tres más importantes”, anotó.

¿Y qué ocurre con la dirección de mi domicilio?, ¿es un dato relevante? Vanessa Martel, Business Development Director de Career Partners Perú , menciona que este dato colocar la dirección en donde vive el candidato es un dato necesario y, eventualmente, durante el proceso de selección, la empresa lo solicitará.

“Muchas empresas filtran a sus candidatos por la ubicación de sus viviendas, ya que el factor tráfico y medios de transporte, sobre todo en Lima, es importante para poder gestionar su rango de búsqueda ideal de postulantes, más no es determinante”, comentó.

Ello ocurre, en su mayoría, con empresas que están ubicadas en zonas alejadas o de mucha congestión en sus alrededores.

“Sin embargo, al momento de colocar la dirección no necesitamos especificar el número del departamento, en caso viva en uno, más sí el número de casa o edificio y la provincia”, añadió.

Según Martel, los profesionales que quieren desarrollar un CV efectivo deben enfocarse en los datos más relevantes, diferenciadores y fundamentales para la primera etapa del proceso de selección y por ese motivo ya no es necesario incluir algunos datos.

Entre esos datos están las referencias laborales, DNI, foto, edad o fecha de nacimiento, enlaces de perfiles sociales, estado civil, preferencias y funciones. “Estas últimas deben de ser reemplazadas por logros cuantificables y de alto impacto”, dijo la especialista.

En el caso de las referencias laborales, manifestó que la mayoría de las empresas solicita las referencias en la etapa intermedia o final de un proceso de selección, por lo que no es necesario ponerlos en el CV.

“Generalmente el número de referidos y los cargos de cada uno ya los tienen definidos, por lo que no necesariamente coincidirán con las que el postulante ha colocado, además ocupan un espacio considerable en el CV y el foco de este tiene que estar en los logros cuantificables correctamente estructurados”, subrayó.

Vignolo también se refirió a la inclusión de la dirección del postulante en el CV y mencionó que eso aún sirve porque algunas posiciones, sobre todo para el sector industrial, requieren trabajar en zonas periféricas y las empresas buscan profesionales a los que el tema de la movilidad no sea su principal driver.

“Contratar personas que no tengan que cruzar la ciudad de un lado a otro para llegar a su lugar de trabajo les permite evitar renuncias por falta de un buen balance vida-trabajo. Desde el punto de vista del candidato, esto le puede evitar entrar a un proceso del que luego podría bajarse en una instancia avanzada, o peor aún, concretar la contratación y después de ver que es insostenible, renunciar”, finalizó.