Impuestos: por cada 3,681 contribuyentes sólo existe un empleado tributario en el Perú

Perú es el cuarto de la región con la mayor brecha entre contribuyentes y empleados tributarios. Experto de Gosocket explica que se debe implementar tecnología para optimizar los procesos de recaudación en el país.

Desde julio del 2011, Sunat ha inaugurado 30 centros de atención al contribuyente.

Por: Redacción Gestión

América Latina muestra hoy grandes contrastes en términos económicos. Por un lado, se evidencia un crecimiento sostenido de países como Perú; sin embargo, existen claras deficiencias en la digitalización de los servicios públicos, sobre todo en la implementación de sistemas de recaudación de impuestos según el estudio “Digitalización de los Impuestos” de la consultora IDC.

La investigación plantea un análisis de la situación de las organizaciones gubernamentales orientadas a la recaudación de impuestos en los principales países del continente como Argentina, Perú, Colombia, Brasil, Chile, México, Estados Unidos y Canadá.

Dentro de los hallazgos se determinó que en el Perú sólo existe un empleado tributario por cada 3,681 contribuyentes , lo que repercute en la eficiencia de los procesos y en la recaudación del dinero de los impuestos.

La mayor brecha a nivel región la presenta Brasil con 9,649 contribuyentes por empleado tributario; le siguen Colombia (9,136 por cada empleado) y México (3,801 por cada empleado). Perú ocupa el cuarto lugar.

“Estos países destinan, en promedio, más del 34% de sus recursos humanos especializados en tributación para acciones de auditoría, investigación, y procedimientos diversos, prescindiendo de aquellas labores relacionadas directamente a la experiencia del contribuyente”, sostiene Juan Miguel Tirado, Director Regional de Marketing de Gosocket, empresa líder en facturación electrónica en Latinoamérica.

El Perú destina para estas acciones al 37.3% del personal tributario; mientras que solo un 0.6% del recurso humano se encarga de actividades relacionadas a las declaraciones y procesamiento de pagos, que son funciones claves si hablamos de entidades recaudadoras.

Muy distinto es el caso de Canadá, donde la brecha es de solo 900 contribuyentes por cada empleado tributario, y donde se emplea el 29.4% del recurso humano para acciones de auditoría, investigación, y procedimientos diversos, y hasta un 17.3% en declaraciones y procesamiento de pagos.

Tecnología
En este contexto, la implementación de tecnología es vital para optimizar los procesos de recaudación en el país, y acortar las brechas entre la demanda y el servicio tributario.

“Según el estudio de IDC, Perú, Colombia y Brasil no cuenta con un sistema multicanal (website, aplicación móvil, y central de contacto) para el pago de impuestos, lo que genera un control tributario inadecuado y el aumento de la tasa de informalidad”, explica el especialista de Gosocket.

Para Tirado, la respuesta ante la escasez de personal para los procesos de recaudación que existe en Perú, y en todos los países de la región, es la tecnología.

“Esta debe actuar como un recurso para la digitalización de los servicios públicos, que genere flexibilidad al contribuyente e impulse la formalización de las empresas, en un país donde casi 3 millones de ellas operan fuera del marco legal”, concluye.