The Economist: Las firmas de auditoría son resistentes, pero no inmortales

KPMG ha perdido clientes en Sudáfrica. Las consecuencias en otros lugares son limitadas.

auditores

Por: Redacción Gestión

Los auditores a menudo son acusados de ser demasiado indulgentes con las compañías que analizan. Después de todo, esas compañías pagan las cuentas. Los cuatro que dominan el mercado, Deloitte, EY, KPMG y PwC, también ofrecen lucrativos servicios como consultorías y asesoramiento fiscal. Durante mucho tiempo se han generado preocupaciones de que los conflictos de interés pueden impedir que los auditores cuestionen una contabilidad deficiente.

Las recientes controversias se han centrado en KPMG, el más pequeño de los Big Four (cuatro grandes). En Gran Bretaña, los legisladores lo han criticado por aprobar las cuentas de Carillion, un contratista del sector público que más tarde se declaró en quiebra. Una investigación regulatoria está en curso. La semana pasada, los reguladores multaron a KPMG por mala praxis en sus auditorías a Ted Baker, un minorista de ropa.

En Estados Unidos, tres ex socios enfrentan cargos criminales por supuesta participación en el robo de información confidencial sobre los planes del regulador para inspeccionar las auditorías de KPMG. En Sudáfrica, KPMG está bajo investigación por su trabajo para compañías propiedad de la familia Gupta, que ha sido acusada de corrupción. Entre los presuntos delitos del auditor está permitir que los costos de una boda sean gastos comerciales.

Además de todo esto, en Emiratos Árabes Unidos KPMG ha estado bajo la lupa por sus auditorías de Abraaj, una firma de capital privado que se declaró en quiebra en junio. Los inversores en Abraaj afirman que el dinero de algunos fondos se utilizó para tapar agujeros en otros, y que KPMG no se dio cuenta.

Los escándalos han planteado preguntas sobre la cultura de KPMG. Los socios acusados de robo de datos en Estados Unidos eran de alto rango.

Ocho ejecutivos en Sudáfrica renunciaron luego de que una investigación interna concluyera que deberían haber cortado relaciones con los Guptas anteriormente. En Gran Bretaña, el regulador ha lamentado un "deterioro inaceptable" en la calidad de las auditorías. Por su parte, KPMG dice que ha dejado en claro a los accionistas que "cualquier conducta que viola su código de ética será tratada con firmeza".

Los socios que no cumplieron con los estándares en Estados Unidos y Sudáfrica fueron despedidos. La firma ha reconocido algunas fallas en Sudáfrica y dice que espera cooperar con una revisión regulatoria. También está tomando medidas para mejorar la calidad de las auditorías en Gran Bretaña.

Los problemas de KPMG empañan su principal activo: su reputación. Un golpe lo suficientemente fuerte podría derribarlo, interrumpiendo a su vez los mercados de capital. Según Audit Analytics, una empresa de investigación, KPMG auditó el 19% del S&P 500 en el 2017 y una cuarta parte de las empresas en el FTSE 350. Si los clientes huyeran, otras empresas tendrían que asumir esa labor.

Es bastante posible que lleguen más noticias desagradables. La investigación sobre la auditoría de KPMG de Carillion todavía está en curso, y el juicio contra sus ex socios en Estados Unidos comenzará en el 2019. Pero es en Sudáfrica donde la reputación de KPMG se ha visto más afectada. Sus vínculos con los Guptas han provocado el enojo público ante la corrupción estatal, dice Iraj Abedian de Pan-African Investment & Research Services, una consultora.

La firma ha despedido a más de 400 empleados; algunos socios principales han abandonado el barco. Se le ha prohibido auditar entidades del sector público; algunos clientes del sector privado, incluido el banco Barclays Africa, han cambiado de auditor. Abedian reconoce que los reguladores nacionales incluso podrían revocar su licencia.

Pero según Jim Peterson, que alguna vez fue abogado interno de Arthur Andersen, una firma de contabilidad que fracasó en el 2002, cada uno de los Big Four ha soportado tormentas similares a las que ahora golpean a KPMG. Los críticos atribuyen esta resistencia a un mercado descompuesto para servicios de auditoría.

Las grandes empresas pueden emplear a varios de los Big Four como consultores o asesores. Eso limita la elección de una empresa si quiere cambiar de auditor, porque los reguladores generalmente impiden que una sola empresa brinde muchos servicios de consultoría y auditoría simultáneamente.

Algunos se preguntan si el mercado concentrado y la posible alteración si fallara una gran empresa de auditoría, también llevan a los reguladores a tomar las cosas con calma. (Los reguladores sostienen que su prioridad es garantizar que la calidad se mantenga alta).

Una razón importante detrás de la capacidad de recuperación del negocio de auditorías es una característica que detiene los escándalos en un mercado que tiene mucho impacto en otros. En lugar de ser multinacionales estándar, las cuatro grandes son redes de firmas locales que comparten una marca pero que se administran por separado. Eso crea firewalls entre jurisdicciones. Las empresas auditoras pueden decirles a los reguladores y a los clientes que los problemas en otros lugares no tienen nada que ver con ellos.

Además, los clientes tienden a formar relaciones con su socio de auditoría individual; las noticias sobre la firma importan poco. Los inversores en general ignoran la selección de auditores (aunque una minoría significativa de accionistas de General Electric votó en contra de la renovación de KPMG este año).

Las redes contables han sobrevivido al cierre de oficinas locales antes. La filial de PwC en Japón cerró en el 2007. Su filial india ha sido inhabilitada para auditar clientes durante dos años, a partir de marzo. Eso ha pasado en gran parte desapercibido en otros lugares. Aun así, el destino de Arthur Andersen es beneficioso.

El colapso de Enron y WorldCom, dos grandes clientes, dio lugar a una serie de casos legales contra la empresa. Los clientes huyeron. Las firmas miembro hicieron lo mismo por miedo a la exposición a daños legales, dice Peterson. Las firmas de auditoría son resistentes, pero no son inmortales.