Marchesi: “En equidad de género, se viene un cambio generacional en alta dirección de empresas”

Por séptimo año consecutivo, G de Gestión y PwC organizan el premio a Las Empresas Más Admiradas del Perú (EMA). En ese contexto, conversamos con Orlando Marchesi, socio principal de PwC Perú, sobre cómo el empresariado peruano se va adaptando a un entorno cada vez más exigente.

(Foto: USI)

Por: Redacción Gestión

Con siete años de vigencia, el premio a Las Empresas Más Admiradas del Perú (EMA), organizado por G de Gestión y PwC, ha logrado construir una institucionalidad corporativa que ha elevado la valla al empresariado local.

Hoy las compañías peruanas se ven en la necesidad de adaptarse a un nuevo entorno. Orlando Marchesi, socio principal de PwC, comenta la importancia del gobierno corporativo, la reputación empresarial y la equidad de género para las empresas.

Tras siete años del premio a Las Empresas más Admiradas del Perú (EMA), ¿cuál considera que es el principal aporte?
Considero que se ha generado un sano espíritu de competencia entre las empresas por tratar de ser admiradas en nuestro mercado. De otro lado, varias que no aparecen dentro de la lista de las diez EMA se nos han acercado para conocer en qué posición quedaron y cuáles son las áreas de mejora en las que pueden trabajar con miras a tener una posición más protagónica el siguiente año.

¿Qué lecciones para el empresariado nos dejan las EMA?
Que la reputación es el valor intangible de las empresas y que, mientras mejor reputación se tenga, mejor es para el negocio de cada una, se generan mejores oportunidades de reclutar buenos talentos y de hacer sus negocios sostenibles en el tiempo. Observamos también que es un reto mantenerse dentro de las EMA, no solo porque algún error pueda afectar su reputación, sino porque hay otro grupo que se esfuerza año a año por incorporarse a esta élite, lo que aumenta la competencia.

En comparación a otras premiaciones similares a nivel global, ¿qué nivel de exigencia tiene el premio EMA y qué podría hacerse en adelante para hacerlo aún más valioso?
A diferencia de otros premios, este es uno que otorgamos como resultado de una encuesta entre pares dentro de las principales empresas del país. No hay un panel que decida en qué posición queda cada una sino son los mismos empresarios quienes deciden. Por lo que considero que el reto es mayor.

¿Cuáles son las principales cualidades que han desarrollado las empresas en los últimos cinco años?
Han avanzado mucho en gobierno corporativo. En varias empresas y grupos económicos grandes se ha mejorado. La presencia de las AFP en varios directorios también ha impulsado esto. Antes había muy poca presión por cambiar. Hoy en día eso ya no existe. Las mismas empresas privadas están preocupándose por tener directores independientes y un mejor gobierno corporativo para conseguir mayor capacidad y aliados estratégicos, inversionistas nuevos y financiamiento. En los últimos años esa ha sido la preocupación principal.  Específicamente en el caso de las extractivas y las industriales, la responsabilidad social empresarial también es algo que tiene mucha preocupación e impacto.

¿Existe la misma preocupación en términos de cumplimiento?
Todas están muy preocupadas por eso. Muchas empresas están tratando de implementar programas de cumplimiento y de mapeo de todos sus riesgos. Y no solo riesgos de integridad o corrupción. También de todo tipo de normas. Las relacionadas con protección al consumidor, por ejemplo. Hoy las personas tienen el poder para manifestar su disconformidad en redes sociales. Y para las empresas es un riesgo importante.

¿Qué acciones han tomado en cuanto a prevención de corrupción?
Desde el primero de enero entró en vigencia el Decreto Supremo No. 1352 [que amplía la responsabilidad administrativa de las personas jurídicas en casos de cohecho y otros delitos]. Nosotros venimos trabajando con varios clientes en la implementación de modelos de prevención. Si bien no ha sido reglamentada, todos los elementos sustanciales de las consecuencias están en la misma ley. Hay una preocupación de parte de los directorios y sobre todo la responsabilidad que acarrea eso para ellos.

¿Cuáles son los sectores que han implementado estas medidas con más premura?
Más que sectores en general —que uno podría pensar que sería el de construcción— yo diría que es por tamaño de empresas. En diferentes rubros, pero son las más grandes las que están más preocupadas.

¿Las EMA están más interesadas en la equidad de género que antes?
Sí, definitivamente. La igualdad de género es muy relevante para mejorar la percepción del mercado y la del talento joven que está buscando desarrollarse profesionalmente en empresas que compartan sus valores.

¿En cuánto tiempo podría verse un mejor balance en las empresas peruanas?
Te diría que en los próximos cinco años. Creo que viene un cambio generacional en la alta dirección de las empresas. Aquí tenemos 20% de socias mujeres. Eso va a incrementarse. Ya en categoría de la siguiente línea de dirección tenemos más mujeres que hombres.
La incorporación de mujeres en los directorios es una tendencia a nivel mundial. Recientemente hemos presentado un estudio sobre minería y se ha registrado un aumento de 23% de mujeres en los cargos ejecutivos de las 40 principales compañías mineras del mundo. Y a nivel de directorio, de 19%. Es una tendencia que vino para quedarse.