Graña y Montero destinará su utilidad neta de S/ 148.74 millones al pago de pasivos

La deuda financiera de GyM, al cierre del segundo trimestre de este año, asciende a US$ 766.8 millones y espera cerrar el año en US$ 600 millones.

Foto 2 | Las acciones de la constructora Graña y Montero retrocedieron fuertemente ayer en la Bolsa de Valores de Lima (BVL), tras la suspensión de las negaciones de sus papeles en el mercado bursátil de Estados Unidos. Los papeles de la peruana alcanzaron una caída cercana al 14%. Conforme pasaran las horas continuaron su senda a la baja. Al promediar la una de la tarde los papeles de Graña y Montero retrocedieron un 8.70% a S/ 2.10. La Bolsa de Nueva York, cabe recordar, suspendió la negociación de las acciones de la constructora peruana Graña y Monteroporque no presentó sus estados financieros auditados del 2017 en los plazos establecidos, dijo el jueves la compañía. (Foto: USI)

Por: Redacción Gestión

El grupo Graña y Montero generó una utilidad neta de S/ 148'738,324 durante el ejercicio 2017 y ese resultado fue presentado por el presidente del Directorio, Augusto Baertl, y su gerente general corportativo, Luis Diaz, en la Junta Obligatoria de Accionistas.

Baertl  y Diaz presentaron formalmente para aprobación de los accionistas de la empresa los Estados Financieros Auditados del ejercicio 2017.

Mediante un comunicado, la compañía indicó que en dicha junta se confirmó que el total de la utilidad irá a la cuenta de resultados acumulados, es decir, no habrá distribución de utilidades entre los accionistas.

"Esta disposición se mantendrá hasta que se cumpla con cancelar la totalidad de los pasivos que se mantienen con los proveedores financieros de GyM", dice el documento.

Como es de público conocimiento, el pasado 2 de julio Graña y Montero presentó ante la Securities and Exchange Commission de los Estados Unidos, el Reporte Anual mediante el formulario 20-F para el año que concluyó el 31 de diciembre de 2017, completando así toda la información pendiente que tenía la compañía con el mercado norteamericano.

En consecuencia, el 6 de julio la Bolsa de Valores de Nueva York reinició la comercialización de los ADS de Graña y Montero en su mercado principal bajo su habitual denominación GRAM, quedando así sin efecto el proceso de deslistado de la compañía en la Bolsa de Nueva York.

Baertl calificó como "retador y desafiante" al 2017, que fue el primer año gestionado por la nueva administración de la compañía.

“El año 2017 que formalmente acaba de finalizar con esta Junta, y que presido con la nueva administración desde hace nueve meses, ha sido un gran año de cambio y transformación, lleno de aprendizajes y enseñanzas, pero también de grandes e importantes avances en la gestión de la organización", comentó.

Enfatizó que los significativos cambios que se están realizando en la compañía van a permitir a Graña y Montero ser una empresa mejor preparada para los retos futuros.

Por su parte, Luis Diaz resaltó que Graña y Montero ha seguido enfocada durante el 2018 en ejecutar el plan de reducción de deuda, gracias al cual se ha conseguido reducir la deuda financiera al cierre del segundo trimestre de este año a un total de US$ 766.8 millones.

“Nuestro objetivo es cerrar el año con una deuda cercana a los US$ 600 millones”, puntualizó.

La Junta Obligatoria de Accionista fue la tercera que se realiza este año y representa el fin de una etapa de reordenamiento vinculado a los estados financieros del Grupo Graña y Montero.