Boeing se asegura el control de los aviones de línea de Embraer

El nuevo grupo estará controlado en un 80% por Boeing y manejará las "actividades de Embraer en el campo de la aviación comercial y de servicios", excluyendo el sector de la defensa y de la aviación ejecutiva.

Boeing

Por: Agencia AFP

La estadounidense Boeing asumirá el control de las actividades civiles de la brasileña Embraer, en el marco de una empresa conjunta evaluada en US$ 4,750 millones que le permitirá competir con el europeo Airbus en el segmento de los aparatos regionales.

El nuevo grupo, de capital cerrado, estará controlado en un 80% por Boeing y manejará las "actividades de Embraer en el campo de la aviación comercial y de servicios", excluyendo el sector de la defensa y de la aviación ejecutiva, indicó un comunicado conjunto de los nuevos socios.

El acuerdo final estará sometido a la aprobación del gobierno brasileño, que desde la privatización de Embraer en 1994 conserva una "golden share" que le da poder de veto en cuestiones estratégicas de la firma.

Las dos empresas "se van a posicionar para ofrecer un portafolio completo de aviones comerciales altamente complementario (de 70 a más de 450 asientos), aparte de aviones de carga", según el comunicado.

La transacción va a permitir a Boeing completar su portafolio con aparatos con una capacidad de hasta 150 asientos.

El protocolo de acuerdo se anunció pocos días después de la alianza sellada entre Airbus y el canadiense Bombardier para fabricar aviones de medio alcance C Series, competidores de los aparatos de Embraer.

La sede de la compañía estará en las instalaciones de Embraer en Sao José dos Campos (Estado de Sao Paulo), pero Boeing tendrá "el control operativo y de gestión de la nueva empresa" y estará bajo la supervisión directa del CEO de Boeing, Dennis Muilenburg, precisa el texto.

"La combinación de negocios con Boeing debe generar un nuevo círculo virtuoso para la industria aeroespacial brasileña, con mayor potencial de ventas, aumento de producción, generación de empleo y renta, inversiones y exportaciones, agregando valor para clientes accionistas y empleados", aseguró el presidente de Embraer, Paulo Cesar de Souza e Silva.

La expectativa es que la asociación sea contabilizada desde inicios de 2020 en el capital de Boeing.

Los mercados, que habían festejado con fuerte alzas en los últimos meses la perspectiva de acercamiento entre Boeing y Embraer, recibieron sin embargo el anuncio de este jueves con pésimo humor: poco después del mediodía, las acciones de Embraer en la Bolsa de Sao Paulo se hundían más de 15%.

Según Jason Vieira, de la consultora Infinity Assets, puede haber en este derrumbe una "realización de beneficios", pero también cierta decepción por "la evaluación algo menor que la esperada" de la nueva alianza.

En Nueva York, las acciones de Boeing abrieron en alza de 0,26%.

Promoción del avión militar KC-390
El área de defensa y de aviación ejecutiva de Embraer no formará parte del nuevo grupo.

Pero las dos firmas crearán una segunda estructura conjunta "para promocionar productos y servicios de defensa, en especial el avión multimisión KC-390" de Embraer, indica el documento.

El acuerdo permite a Boeing posicionarse frente a su gran rival, el europeo Airbus, que recientemente se alió con el canadiense Bombardier, competidor de Embraer, en la batalla por la conquista de los cielos en momentos en que surgen además nuevos competidores.

Embraer es el tercer constructor aeronáutico mundial, con un volumen de negocios de unos US$ 6,000 millones y 16,000 empleados.

Privatizado en 1994, es una de las joyas industriales de Brasil con una gama de aviones civiles, militares y también jets de negocios.

Boeing, gigante aeroespacial estadounidense, reportó ganancias por US$ 2,500 millones en el primer trimestre, un 56.9% más que en igual período del 2017. Los ingresos subieron 6.5% hasta 23,400 millones en el período.