Belmond: Hay que destrabar marcos legales que impiden la inversión rápida en turismo en Cusco

Gestión.pe conversó con Arturo Schwarz, gerente general de hoteles Belmond en Cusco, quien comentó sobre los riesgos para el sector turístico para el siguiente año y la situación del sector tras las huelgas y el Fenómeno del Niño a inicios de año.

Por: Redacción Gestión

El Fenómeno del Niño en los primeros meses del año y luego la huelga de docentes habría impactado fuertemente en el sector hotelero del Cusco. Según fuentes del sector, la caída en la ocupación hotelera habría sido, en promedio, 20 puntos porcentuales en lo que refiere a hoteles de lujo que son, de acuerdo a cifras oficiales, 12 de cinco estrellas.

Gestión.pe conversó con Arturo Schwarz, gerente general de hoteles Belmond en Cusco que son el Monasterio y el Palacio Nazarenas quien nos comentó sobre los principales problemas que sufrió el sector y los retos a superarse en el próximo año.

¿Cómo ha impactado el FEN y las huelgas de docentes este año? Fuertemente. El primer trimestre ha sido muy difícil, complicadísimo. El FEN nos ha afectado de diversas maneras y las imágenes que se han proyectado al exterior no nos ha hecho mucho bien. Eso se ha visto en las ocupaciones y en las operaciones en general del turismo.

Si a eso le sumas las complicaciones de los problemas políticos y sociales – o que se disfrazan de sociales- que no han sido cortos. La huelga de maestros duró más de 3 meses, más todos los justos reclamos que puedan tener las personas, afectaron directamente a la actividad turística que es el contexto en el que el Cusco se desenvuelve.

¿Cuánto ha afectado en ingresos? Darte una cifra no sé si sea elegante pero son cantidades de dinero importantes. Hay gente que llega al Cusco para hacer el viaje de la vida. Si multiplicas el valor de los tickets de tren, los aéreos y el precio de las tarifas de cada hotel, más las alimentaciones diarias por el número de días que se quedan y el número de personas que no pudieron visitar Machu Picchu por estos problemas, se tendrá una cifra exacta.

El turismo es una actividad muy sensible al boca a boca y a las noticias. Si permitimos que trasciendan noticias que no le hacen bien a nadie pero que puede ser noticias a tal o cual persona, es un daño irreparable. Y eso hemos vivido: levantamiento de rieles, tomas de rutas de trenes, rotura de paredes de los linderos de aeropuertos.

¿Cuáles son los retos para el siguiente año? Todos los años y las operaciones anuales son un reto per se. Hay que tener cuidado para los siguientes años para captar mayores ingresos. No sabemos si el FEN se pueda repetir. Por historia, la actividad turística se contrae durante el trimestre en el que se realiza la Copa Mundial de Fútbol, entonces, son aspectos que hay que considerar. La economía no debería crecer más del 4% según ha señalado el BCR. Hay que ser cautos para la elaboración de presupuestos.

¿Cuál debe ser el reto para el Estado para impulsar la actividad turística? Soy un convencido que la explotación de la actividad turística y de crear nuevas oportunidades de negocios tiene que darse a través de la empresa privada. Tenemos que romper ese paradigma del papa Estado. Este debe hacer cumplir normatividad y regular para que inversionistas puedan poner sus dineros con confianza y, de ahí, ir creando la infraestructura. La actividad público privada nos puede sacar adelante. El Cusco, como destino del país, debería estar apoyado para destrabar una serie de marcos legales que no permiten la inversión rápida.

¿Por ejemplo? Facilitar poder desarrollar inversiones de infraestructura hotelera o de negocios de convenciones. Hay que destrabar tanta burocracia, eso lo sabemos todos.

¿Cómo se conforma el cliente turístico para las operaciones de Belmond? El destino cusqueño es per se mercado americano. Luego el latinoamericano y después el europeo. Sí creo que tenemos que desarrollar nuevos productos para ser competitivos. Belmond está en ese sentido. Acabamos de tomar de nuevo las Casitas del Colca que están en el mismo Cañón. También desarrollamos el producto Belmond Andean Explorer que es el único sleeper train que va por Cusco, Puno y Arequipa. Es el único tren que tiene vagones en el que se puede dormir. Tienen un lujo y detalle distintos que tienen mucho contenido andino y local.

¿Qué otras novedades hay? Belmond acaba de lanzar un servicio intermedio de trenes entre el Hiram Bingham y el Vistadome. Sale de nuestra propiedad en Valle Sagrado hacia Machu Picchu y ofrece desayuno, almuerzo y cena.

¿Qué planes de expansión tienen en sus hoteles en Cusco? Tenemos que hacer crecer el destino con mayores visitantes y eso ahora está contraído para que amerite nuevas expansiones. Nuestras inversiones, aun así, continúan. Estamos remodelando nuestra sala capitular del Monasterio, que es nuestro lobby bar. Igual vamos a hacer con nuestros dos restaurantes, el Illary y el Fine Dining Room – Tupay el próximo año de todas maneras.

¿Qué se puede hacer para mejorar el mercado contraído? Lo mejor que se puede hacer es que nuestro aeropuerto internacional sea viable. Hoy, quedó chico. Tenemos que empujar para que se dé el nuevo aeropuerto de Chinchero.

(*)Cabe recordar que el hotel Monasterio figura en el puesto 10 del ranking Condé Nast Traveler, mientras que en la lista de la revista americana Travel & Leisure, el mismo hotel está en el puesto 5 en hoteles de Centro y Sudamérica. El otro hotel de lujo de Belmond en Cusco, el Palacio Nazarenas, se ubica en el puesto 67 a nivel mundial y 1 a nivel de Centro y Sudamérica.