“Un banco que no está en pymes en Perú no está en la banca”

Eduardo Torres-Llosa, CEO de BBVA Continental, sostiene que solo 4 de cada 10 pymes pequeñas formales acceden a crédito. Ante pronta creación de Fondo Crecer, busca que se generen más créditos por volumen antes que por colocación.

Eduardo Torres-Llosa, CEO de BBVA Continental.

Por: Giovani Alarcón

A inicios de mes, el ministro de Economía, David Tuesta, anunció que se creará el Fondo Crecer de más de S/ 1,000 millones para promover el acceso de Mipymes a financiamiento a través de entidades del sistema financiero. Tras ello, Eduardo Torres-Llosa , CEO de BBVA Continental , sostuvo que aprenderán de la experiencia mexicana donde el apalancamiento a través del sistema financiero privado se multiplicó hasta por dos dígitos.

La banca privada pueda trabajar con la banca de fomento para impulsar a las pymes. ¿Por qué es necesario y qué cosas positivas pueden resultar?
Si uno lo ve en el tiempo, la banca de fomento ha trabajado en muchos proyectos para fomentar el desarrollo de las pymes en el Perú, unos más o menos exitosos. Son una serie de fondos e iniciativas dirigidas a las pymes. Por otro lado, a la banca privada siempre nos ha interesado participar en el segmento de pymes . Perú es un país de pymes y un banco que no está en pymes en Perú, no está en la banca.

Creo que el trabajo conjunto tiene dos elementos que son novedosos: Uno, que aprendemos de la experiencia exitosa en otros países. Aquí es muy importante la generosidad de Nacional Financiera y Bancomex para aprender por qué en México los proyectos sí han tenido éxito y qué podemos replicar en Perú. Cuando hablo de éxito es que los créditos a las pymes en México se multiplicaron por 10. Es bueno aprender de experiencias propias pero también ajenas, sobre todo si son exitosas.

El segundo elemento es que al trabajar de la mano entre la banca privada y pública, hemos incorporado elementos que son menos utilizados en la banca de fomento. Por ejemplo, hemos utilizado técnicas de design thinking. Normalmente los bancos de desarrollo no necesariamente piensan en qué es lo que realmente el cliente necesita. A veces el diablo está en los detalles, en el diseño del producto. Hemos trabajado intensamente para ver en qué manera los procedimientos que utilice la banca de desarrollo puedan ser los más comerciales posibles. 

¿Cómo se daría el beneficio para los bancos?
Yo diría que el sistema financiero privado (se beneficiaría), porque van a poder canalizar esos fondos a través de un seguro que va a permitir que la banca vaya conociendo mejor al segmento. Esto permitirá dos cosas: Cobrar créditos a más pymes, que ahora no conoce la banca, o, como el perfil de riesgo de la pyme es baja, cobrar una tasa de interés baja.

¿Cuánto bajarían las tasas para los créditos a pymes?
La idea es que la tasa sea menor que el mercado. Siempre se dice que los bancos cobramos mucha tasa pero los bancos podemos ir por precio, es decir, prestándole a un solo cliente, o, podemos por cantidad, prestar por menos precio pero prestar a tres clientes.

Queremos ir en esa dirección: ganar menos por colocación y ganar más por volumen. Esto beneficia porque tendremos más clientes pymes, el cliente pyme se vuelve más competitivo. ¿Cómo logramos que eso ocurra? En México se dio una participación decidida de la banca de desarrollo. ¿Qué elementos tenían? Eso ha sido motivo de muchas discusiones y trabajo conjunto entre Cofide, Nafin y Bancomex.

¿Cómo va el acceso de las pymes a los créditos?
Cuando digo 6 de cada 10, es de las medianas (que acceden a créditos). De las pequeñas, solo 4 de cada 10 de las pymes formales, acceden a crédito. Perú tiene un índice de bancarización, es decir créditos sobre el PBI, del 35% al 38% dependiendo de cómo se mide. Nosotros debemos estar en 50% dado nuestro PBI per cápita.

Deberíamos estar prestándole a más pymes, a más personas naturales pero para eso necesitamos esta experiencia de otros países, trabajar de la mano con mecanismos que fomenten los bancos de desarrollo para poder dar un empujón al tema.

¿Cuánto se podría apalancar con el Fondo Crecer?
El sistema financiero, como un todo, es decir cajas también, colocan a las pymes más o menos S/ 68 mil millones. Si Cofide tiene una línea de S/ 1,000 millones. La pregunta es, sobre ese fondo ¿cuánto se puede apalancar el sector privado?

En México ha llegado a ser, después de mucho tiempo, de 20 veces. Estamos hablando de un potencial, no creo que sea como el de México, pero hablamos de que con S/ 1,000 millones puedes prestar S/ 20 mil millones. Esto es en cifras gruesas, como potencial interesante. Nafin viene trabajando con la banca hace más de 10 años con este esquema. Seguramente al comienzo el nivel de apalancamiento no fue tan alto. Si S/ 1,000 millones pasan a ser S/ 5,000 millones de S/ 68 mil millones, entre un 10% a un 50% de lo que se coloca, puede ser un boost relevante. Dependerá del procedimiento y del esquema de garantías. Eso hemos venido trabajando mucho con Cofide.

Uno de los principales problemas de las pymes es el poco acceso a financiamiento pero otro es la baja productividad de estas, ¿cuál es el rol de la banca?
Nosotros como sistema financiero… zapatero a su zapato, tenemos que encargarnos de la parte de la financiación. Pero es cierto que la problemática de las pymes supera la financiación. Hay temas clarísimos de capacitación, por ejemplo, o de percepción de las pymes hacia la banca. Hay temas de educación financiera.

En el tema de mercado laboral ahí es más complicado porque hay que trabajar con el ministerio de Educación y la reforma del sector educativo.

¿Cómo está yendo la recuperación de las pymes?
Las pymes estuvieron muy golpeadas, con crecimiento negativo, hasta el primer semestre del 2017, en los últimos tres años. En lo que va del 2018 se ve una recuperación en el crédito de las pymes, vemos más dinamismo. Están creciendo interanual hasta el 6% dependiendo del mes. Vemos recuperación en créditos de consumo creciendo al 7% u 8%. Y vemos algo que se ha venido dando hace ya varios meses que es el crédito hipotecario que ha estado firme. Este crédito, desde octubre, viene sorprendiendo.

Lo que está parado es el crédito a la mediana empresa. Las ventas de la mediana empresa ha venido a la baja y se están quedando con inventarios. Entonces ahora están un poco más recelosas porque no quieren quemarse. Conforme la economía vaya mejorando y los inventarios queden cortos habrá más dinamismo. Creo que es una prudencia por un tema de créditos. Esa es la primera demanda de créditos que debe repuntar ahora. Luego, habrá incremento de capacidad instalada. Y después habrá generación de empleo que se verá hacia el segundo semestre del próximo año.

La industria ha venido cayendo desde hace 4 años
La inversión privada trimestre contra trimestre un 6.5%. Liderado por la inversión privada vinculada a minería que es un 17% pero la inversión privada no minera, que es la que demanda crédito, está creciendo un 4.5%. Esto es una recuperación porque estaba en niveles negativos. No es para reventar cohetes pero la cosa está pintando mejor.

Tiene sentido porque hay más tranquilidad política pero, además, tenemos un viento de cola muy bueno. El sector textil está mejor que antes porque Brasil está demandando. La industria viene mejorando tanto en agroindustria como proveedores en minería. Eso es bueno.