Trabajadores de eurozona se sublevan y piden más sueldo, tal vez

Ahora pueden hacer referencia a cuatro años de recuperación económica y el retorno de la inflación al instar a los empleadores a aceptar mayores aumentos en los acuerdos de negociación colectiva.

Bloomberg.- Los representantes sindicales de la zona euro están a punto de comprobar si el crecimiento económico más amplio de los últimos años finalmente puede dar lugar a un aumento salarial aceptable.

Los sindicatos de las principales naciones del bloque monetario, entrevistados este mes por Bloomberg, atribuyen los aumentos de salarios deslucidos a la disminución de las expectativas de los trabajadores desde las crisis financieras de la región y a reformas que han debilitado su poder de negociación.

Ahora pueden hacer referencia a cuatro años de recuperación económica y el retorno de la inflación al instar a los empleadores a aceptar mayores aumentos en los acuerdos de negociación colectiva.

Una mejor remuneración es fundamental no sólo para los trabajadores. A los gobiernos les preocupa el resurgimiento del populismo, y el Banco Central Europeo, que se reunirá para fijar políticas en una semana, no puede dejar de proporcionar un estímulo extraordinario mientras se esfuerza por alcanzar su meta de inflación.

El presidente del BCE, Mario Draghi, ha expresado particular preocupación respecto a que la escasa remuneración esté frenando la economía.

“Estamos de acuerdo con Draghi”, dijo Carlos Martín, jefe del departamento económico de Comisiones Obreras, el mayor sindicato español. “¿Quién ha visto un verdadero aumento salarial en España? Ciertamente no la clase obrera”.

España: Curar heridas
En España, donde los sindicatos y las patronales actualmente están en conversaciones sobre las remuneraciones del próximo año, hay señales incipientes de que los aumentos podrían estar en camino.

El país es un claro ejemplo de la conmoción que causaron en los trabajadores las dificultades financieras de Europa. El desempleo se triplicó a más del 26% e incluso ahora, con un índice por debajo del 19%, el país representa la cuarta parte de todos los desempleados del bloque monetario.

Martín dice que las cicatrices, además de las reformas laborales aprobadas durante la gestión del presidente del Gobierno Mariano Rajoy, han dado ventaja a los empleadores.

El crecimiento anual de sueldos y salarios españoles desde que la zona euro salió de la recesión en 2013 ha promediado apenas el 0.8%. Sin embargo, la economía, la cuarta del bloque en tamaño, crecerá al menos un 3% este año, y los precios al consumidor están subiendo de nuevo después de dos años de deflación.

El Gobierno de Rajoy, que perdió la mayoría en 2015, está a favor de aumentar los salarios. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, propone vincular los aumentos del sector público al crecimiento en lugar de la inflación, que para el Gobierno cerrará el año por debajo del 1%, y la ministra de Trabajo, Fátima Báñez, reclama una recuperación más inclusiva.

Italia: dos frentes
Los trabajadores italianos al parecer se enfrentarán a una batalla mucho más dura. El Gobierno y los sindicatos actualmente están negociando pequeños aumentos salariales para los empleados estatales, pero esto después de años de congelamiento, y el margen para un mayor incremento ya sea en el sector público o el privado se ve limitado por las perspectivas económicas. El crecimiento de los salarios promedia 0.3% desde 2013.

Se prevé que la tercera mayor economía de la región crezca 1.2% este año y sólo un 1% en 2018, de acuerdo con las estimaciones recabadas por Bloomberg.
Riccardo Sanna, economista jefe del principal sindicato de trabajadores de Italia, CGIL, dice que el Gobierno debe poner fin a la congelación de la contratación e impulsar la inversión.

“Tenemos que actuar en dos frentes: el primero es el papel clásico del sindicato obrero que es naturalmente reclamar salarios más altos”, dijo. “El otro pilar de nuestra acción debe ser, obviamente, la creación de empleo”.

Francia: Macron contra los aumentos
En la segunda economía de la zona del euro en dimensiones, los sindicatos franceses deben enfrentarse a un nuevo presidente que ya ha cancelado un aumento de sueldo para los trabajadores del sector público.

Emmanuel Macron también está emprendiendo una revisión de las leyes laborales para debilitar la negociación central y trasladar las negociaciones a nivel de empresa.

Los empleados del Estado conforman alrededor de un quinto de los trabajadores franceses y el gasto público representa más del 56% de la economía, lo que significa que la política de remuneraciones de Macron repercutirá en todo el sector privado.

El crecimiento salarial ha promediado 1.6% en los últimos cuatro años.

Alemania: dinero no lo es todo
Si hay una economía de la zona euro que muestra lo difícil que es poner en marcha el crecimiento de los salarios en la era posterior a la crisis, es la más grande de todas: Alemania.

Los trabajadores alemanes tienen más poder de negociación que otros, gracias a un desempleo en mínimos récord y al auge de las exportaciones, pero el crecimiento anual de los salarios desde 2013 sólo ha sido del 2.1%. Los datos del jueves mostraron una inflación de 1.6%.

El sindicato de la industria metalúrgica y electrónica del país, con 3.8 millones de afiliados, pondrá a prueba el estado de ánimo este otoño boreal cuando comience a elaborar demandas salariales.

“El fruto de nuestras exportaciones no se está trasladando adecuadamente a los trabajadores”, dijo Gustav Horn, director de una fundación de investigación vinculada a la Confederación Sindical Alemana.

“Aumentar los salarios sería útil para la creación de poder adquisitivo que luego se traduce en un mayor consumo”.

Si bien el banco central del país dice que el crecimiento salarial debería mejorar el próximo año, Horn ve un problema en la presión a la baja que genera la infrautilización de empleados a los que les gustaría trabajar más.

Alemania también demuestra que el dinero no lo es todo. Más de la mitad de los afiliados al sindicato ferroviario y de transporte decidieron renunciar a un 2.6% de aumento de sueldo a partir del próximo año con el fin de tener seis días más de vacaciones.

Ser pacientes
El bajo nivel de remuneración es, en cierta medida, un fenómeno mundial, incluso en los países con mercados laborales ajustados. Las utilidades estadounidenses que se conocerán el viernes según lo previsto probablemente refuercen el panorama de aumentos moderados, a pesar de una tasa de desempleo de sólo 4.4% y un noveno año de expansión económica.

En el Reino Unido, las cifras del miércoles mostraron que el ingreso real cayó al ritmo más rápido desde agosto de 2014, incluso con el desempleo más bajo en 42 años.

El economista jefe del BCE, Peter Praet, dice que la relación entre el desempleo y los salarios no se ha roto sino que se ha convertido en un proceso más lento que requiere paciencia. Eso es algo que a los sindicatos les resultará difícil escuchar.

“Esta recuperación es diferente”, dijo el español Martín. “Los trabajadores no quieren arriesgar su empleo, esa es una de las cicatrices que dejó la crisis. La gente ya no hace huelga. Es difícil presionar a las empresas cuando se tiene miedo”.

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Economía para todosCarlos Parodi

¿Cómo se puede reactivar la economía perua...

@infraestructuraRosselló Abogados

¿EL RELANZAMIENTO DE LAS APPS?

Diálogo a fondoFondo Monetario Internacional

El FMI apoya los Objetivos de Desarrollo Sost...

JuegomaniáticosJuan Pablo Robles

UCAL crea la carrera de Marketing e Innovaci...

Herejías EconómicasGermán Alarco

Concentración y sobrecostos

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO