Productor de vino explica como llegó al precio de US$ 27 por botella

En la mayoría de los vinos, el precio se establece según su calidad y el tipo de cliente que la bodega quiera captar, y no por el costo de las barricas.

Foto: Bloomberg
Foto: Bloomberg

Bloomberg.- En el otoño boreal de 2015, después que todas sus uvas crecieron, fueron cosechadas y alojadas en enormes barricas de roble, Mark Tarlov se puso a hacer cuentas. Como todo buen vinatero, calculó sus costos –mano de obra, equipos, incluso envasado- y desglosó todo por botella. Finalmente, calculó un precio, con un 45% de margen de ganancia, y creó un sitio web que utilizaría para venderla.

Esta pequeña partida de pinot noir del húmedo Valle de Willamette en Oregón, llamado Alit, se vende a US$27.45 la botella y Tarlov posiblemente sea el único bodeguero en el mundo que les dice a los consumidores exactamente por qué tiene ese costo.

Las barricas cuestan US$1.11 por botella. El cultivo y recolección valen otros US$5.66. Y el envasado, cajas especiales de envío que no requieren protección adicional, insume US$2.88.

Alit se vende en forma directa a los consumidores… pero muchos otros vinos también. Se cultiva utilizando técnicas tradicionales y completamente naturales, que también son muy habituales hoy por hoy. Lo que lo diferencia es cómo se fija su precio.

“No conozco a nadie que haga lo que él hace”, dijo Joshua Greene, editor y director de la revista Wine & Spirits.

En la mayoría de los vinos, el precio se establece según su calidad y el tipo de cliente que la bodega quiera captar, y no por el costo de las barricas, las botellas y la mano de obra. “Se basa en la marca”, explicó Greene. “Uno dice ‘quiero elaborar un vino para el 1%’ y entonces se parte de ahí”.

Tarlov hace lo contrario. “Tomamos los elementos del vino esotérico, de gran calidad, y decimos ‘deberías degustarlo este martes’”, dijo. “No hay que rendirle pleitesía”.

Tarlov quiere que Alit , con su levadura natural, su cultivo en Óregon y la original caja de cartón, atraigan a una nueva clase de consumidor, alguien a quien no le importe mucho la puntuación de un vino en una revista. Y sí, apunta a los millennials, que hoy beben casi la mitad del vino que se vende en Estados Unidos.

Si se venden las 36,000 botellas de la primera cosecha de Alit, Tarlov y sus cinco inversores obtendrán una ganancia neta modesta de alrededor de US$445,000. Buena parte de esa cifra ya se invirtió en el sitio web de la marca, el marketing, el servicio al cliente y todo lo que implica la relación directa con los consumidores. Mientras tanto, la partida de 2016 –que equivale a casi 39,000 botellas- acaba de ser alojada en las barricas. Tarlov vuelve a sacar cuentas.

TAGS: vino, bodegueros

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Consumer PsycoCristina Quiñones

Uno es su trabajo, no su Curriculum Vitae

Empresa & FamiliaPablo Dominguez

¿Por qué seguir trabajando por la empresa f...

Pensando laboralmenteCésar Puntriano

NUEVOS EFECTOS DEL DESPIDO SEGÚN LA CORTE SU...

Economía para todosCarlos Parodi

¿Cómo se determina el tipo de cambio en el ...

Misión VerdeL+1

Todo Existe

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO