Los tintos dominan, pero los vinos blancos buscan encontrar su espacio

La comida peruana en base a mariscos y pollos abre paso a esta variedad. En contra juega el machismo de los compradores.

Los vinos tintos aún son los reyes, pero los blancos ya empiezan a abrirse camino en el Perú, aunque con paso tímido. De esta manera, nuestro país no se vuelve ajeno a la tendencia que se vive a nivel mundial.

Uno de los factores para que los peruanos lo miren un poco más es que del 40% al 50% de nuestra gastronomía tiene como ingredientes los pescados y mariscos. A eso se suma la presencia de la comida japonesa, Tahi, entre otras, señala Jorge Llanos Goyena, director académico del Instituto del Vino de la Universidad San Martín de Porres.

“Esta gastronomía es más fácil de maridar con vinos blancos y rosados”, explica el especialista. Añade que acorde con los tiempos se observa que ha aumentado la oferta tanto de bebidas de origen nacional como de los que provienen de afuera.

De las cuatro o cinco bodegas representativas, dos o hasta tres tiene sus tintos y blancos en todos los restaurantes, subraya Llanos. Por ejemplo, Queirolo con Intipalka (Sauvignon blanc), así también el Blanco de Blancos de Tacama (Sauvignon blanc), el Tabernero y Viña Vieja.

Un mercado aún por crecer
Del 1 al 10, el 7.5 del consumo se lo lleva el tinto, coinciden en señalar Jorge Llanos y el sommelier José Bracamonte. El resto se inclina por el blanco, y tímidamente un 0.5 opta por el rosado.

Anita Almendariz, gerente de Marketing y consultora en vinos y licores, también observa un leve cambio en el consumo: los peruanos ya miran con mayor atención los vinos blancos.

Además, nos da conocer la lista de los vinos más buscados, entre los que destacan aquellos que cuentan con la uva Chardonnay y Sau­vignon blanc.

¿Machismo versus rosado?
En el caso de los rosados, hasta hace cinco años atrás, muchas de las importadoras de vino europeo traían exclusivamente blancos y tintos, pero en la oferta actual de las distribuidoras ya traen más vinos rosados, señala Llanos.

Anita Almendariz observa que una de las razones por las que el vino rosado no despega en el Perú es el machismo. En su mayoría, son los hombres los encargados de comprarlos y a la hora de escogerlos evitan en color rosado.

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Analizando tus inversionesDiego Alonso Ruiz

La revolución de los automóviles sin conduc...

Diálogo a fondoFondo Monetario Internacional

Perspectivas más recientes de las Américas:...

Herejías EconómicasGermán Alarco

Diversificación productiva clave

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO