Amazon, Disney y Apple entran a competir con Netflix en el creciente negocio del streaming

Los expertos ven que en los próximos tres años el streaming liderará la industria audiovisual.

En el negocio del streaming , las noticias no corren, vuelan. Y a velocidad supersónica. Hace diez días, Disney anunció que retiraría sus producciones de la plataforma Netflix para iniciar la distribución directa de sus contenidos vía online a partir del 2019.

Antes, Amazon, compañía de Jeff Bezos de ventas por internet, había dado sus primeros pasos para hacer producciones originales y distribuirlas a través de la red. Y ESPN, el canal deportivo, también tiene planes de entregar sus programas por esta vía, cobrando por ello, a partir de 2018. Y esta semana se supo que Apple también hará lo suyo en el negocio del streaming o distribución de contenidos online.

Los expertos ven que en los próximos tres años -en tecnología, acotan, nadie hace pronósticos más allá de ese período, debido a la velocidad de los cambios en la industria-, el streaming liderará la industria audiovisual. “El mayor cambio hoy es que los productores de contenido, desde Disney hasta FOX o ESPN, apostarán por esta plataforma”, señala Sebastián Valdivieso, jefe de estrategias de Mercados G.

“El streaming es el mercado que más va a crecer en los próximos años, a tasas de dos dígitos, muy por sobre la televisión por cable y satelital”, proyecta Rodrigo Rivera, socio senior y director gerente de Boston Consulting Group (BCG). “Será una pelea de gigantes, porque compañías Netflix, Amazon o Apple tienen presupuestos de miles de millones de dólares para producir contenidos originales, y eso desafiará el mercado”, agrega Rivera.

¿Qué explica esta revolución de las pantallas?
Para empezar, coinciden los expertos, la evolución tecnológica hace que ver series, películas, programas o partidos a través de un teléfono, tablet o computador sea posible casi en cualquier lugar, una cualidad apreciada especialmente por los más jóvenes. “Mi mamá programaba su día para ver su serie favorita, porque ella no nació con la banda ancha, pero mi hijo, que creció teniendo internet, ve lo que quiere cuando quiere”, ejemplifica Rodrigo Rivera.

Aunque el streaming existe desde hace varios años, la compañía que transformó este negocio y mostró su atractivo para productores de contenido tradicionales y también para cableoperadores es Netflix. Tanto así, que los analistas ya hablan del “factor N”.

N: el factor Netflix
En junio de este año, Netflix alcanzó la increíble cifra de 104 millones de suscriptores, de los cuales poco más de la mitad están fuera de Estados Unidos. Toda una hazaña para la empresa creada por Reed Hastings y Marc Randolph, en Los Gatos, California, que partió en 1997 vendiendo DVDs en el mercado norteamericano.

El gran salto lo dio la compañía cuando comenzó su servicio de visualización vía streaming en 2007, servicio que se extendió fuera de Estados Unidos en 2010 y llegó a Latinoamérica en 2011. Hoy abarca 190 países, emitiendo al día más de 125 millones de horas de programas, series y películas. Y, según comentan los expertos, su negocio puede crecer aún más, dado que está negociando con el gobierno de China el desembarco a ese país, el mayor mercado del mundo, en alianza con un proveedor local.

“En Asia, realmente estamos expandiéndonos mucho en la India y Japón. Lo estamos calculando mercado por mercado. Pero Asia es muy singular y muy grande, así que vemos una enorme oportunidad para nosotros durante los próximos dos años”, señaló Reed Hasting, el CEO y fundador de la firma, en conference call con analistas.

Sebastián Valdivieso, de Mercados G, explica que una de las claves del éxito de Netflix es la gran oferta de producciones que suministra y su apuesta por las llamadas “originales”, que normalmente la empresa no produce, sino que compra los derechos de reproducción de manera exclusiva, como “House of Cards” o “Stranger Things”.

Reed Hastings destacó que las “originals” tienen la gracia de abrir mercados. Y ejemplificó que la película “Okja”, una coproducción surcoreana-estadounidense con muy buenas críticas en el Festival de Cannes, se transformó “en una de las más ambiciosas producciones de la historia de Corea, contribuyendo a que los coreanos y asiáticos en general conocieran y apreciarán a Netflix”.

Estas producciones originales han sido utilizadas por Netflix en América Latina para aumentar la penetración en este mercado, admiten los altos ejecutivos de la compañía. “Igualar la programación al gusto local es realmente la clave, y lo hemos visto en nuestra expansión a través de América Latina”, aseguró Theodore A. Sarandos, director de contenidos de la firma en el conference con analistas. A inicios de este mes, la compañía anunció la producción en México de una nueva serie -“Diablero”- con la que la empresa suma 50 producciones en diversas etapas de desarrollo en Latinoamérica para estrenar en 2018.

Sarandos resaltó que “estas historias genuinamente latinoamericanas están cautivando audiencias globalmente. El thriller distópico “3%”, de Brasil, y el drama político cargado de acción “Ingobernable” han generado grupos de fans en países como Corea, Italia, Turquía y Australia”.

El streaming es el favorito de los millennials, que son el 32% del mercado
¿Cómo Netflix ha sido capaz de crecer tan rápido? Los analistas señalan que la clave está en los millennials -aquellos nacidos entre 1980 y 2000, es decir, quienes tienen entre 17 y 37 años-, que son hoy la mayor audiencia en el mundo, los primeros nativos de internet y voraces consumidores de productos audiovisuales, que prefieren las plataformas online más que la TV abierta, el cable o la televisión satelital.

Representan el 32% de la población mundial, más de 2 mil millones de personas en el planeta, hace ver Rivera.

Ellos cambiaron la forma de ver televisión. Mientras que los adultos entre 45 y 60 años miran más de la mitad del contenido en TV, los jóvenes de 16 a 19 años lo hacen menos del 25% del tiempo. Y las tendencias son similares en todo el mundo, señala el experto de BCG.

¿Qué dominará el mercado: streaming , cable o TV satelital?
Según los distintos analistas, hoy el streaming ya está sustituyendo la forma tradicional de ver televisión. “El fenómeno de “cut the cord” -o “cortar el cordón”, en referencia al cable- es muy fuerte y bajo las condiciones actuales va a profundizarse, ya que el modelo tradicional se percibe como caro e insuficiente”, explica Rivera, de BCG. Agrega que los nuevos consumidores están más volcados al consumo por demanda que a los canales tradicionales.

Eso no significa que de un día para otro van a desaparecer las cableoperadoras ni los estudios tradicionales. “Lo que sí pasará es una transferencia de valor de modelos viejos a nuevos, dado que las estadísticas muestran que pasamos más tiempo frente a pantallas, pero menos frente a la televisión”, acota Rodrigo Rivera.

En este contexto, la duda que surge es si habrá espacio para más actores en esta industria.

Sebastián Valdivieso, de Mercados G, precisa que el mercado de los gigantes del streaming solo da para dos o tres actores, por los miles de millones involucrados y porque ya con una empresa, los usuarios acceden a una gran oferta de contenidos. “Creo que Netflix y Amazon son los que tienen ventajas en este negocio”, agrega este analista.

Rodrigo Rivera estima que Netflix podría coexistir perfectamente con una empresa complementaria en oferta de contenidos, por ejemplo, ESPN, que emite deportes.

El Mercurio
Red Iberoamericana de Prensa Económica (RIPE)

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Diálogo a fondoFondo Monetario Internacional

Corrupción en América Latina: Un balance

Evidencia para la gestiónVidenza Consultores

Manual de Advertencias Publicitarias: comenta...

El cine es un espejoRaúl Ortiz Mory

La hora final

Zona de IntercambioJulio Guadalupe

¿No hacer factible una oportunidad significa...

Moda Inc.Daniel Trelles

Sergio Dávila Primavera Verano 2018

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO