TV gratis de por vida, es casi legal y hace furor en EE.UU.

Alrededor del 6% de los hogares de Norteamérica ya poseen reproductores de medios digitales que les permiten acceder a contenido no autorizado, según el proveedor de equipos de banda ancha Sandvine Inc.

La irresistible oferta figura en la página de inicio de algo llamado CorkyTV, que anuncia Amazon Fire TV Stick y otros dispositivos de streaming cargados con software para que programas y películas de sitios web a los que no es fácil llegar sean tan accesibles como abrir Netflix. El software es perfectamente legal, y Corky Stanton, que dirige el sitio web desde su casa en Bass Lake, California, está seguro de que no viola ninguna ley.

“Solo ofrezco un servicio. Trato de no ser un tipo malo”, dijo Stanton, que cobra hasta 300 dólares por uno de sus aparatos modificados. “Vendo las cajas y queda en manos del usuario lo que hace con ellas”.

Stanton y empresarios como él son el último reto de Hollywood en la batalla contra la piratería, que cuesta a la industria del entretenimiento billones de dólares al año en ingresos perdidos. Alrededor del 6% de los hogares de Norteamérica ya poseen reproductores de medios digitales que les permiten acceder a contenido no autorizado, según el proveedor de equipos de banda ancha Sandvine Inc.

“Es un gran problema”, dijo Karen Thorland, vicepresidenta sénior de protección de contenido global de la Motion Picture Association con sede en Washington. “Es muy fácil de usar y crece muy rápidamente”.

Frenar su uso no es fácil. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó en abril que es ilegal en la UE vender cajas decodificadoras mejoradas para facilitar la piratería. En Estados Unidos, equipos como el de Stanton están en problemas solo si animan a sus clientes a violar las leyes de derechos de autor, de acuerdo con Mitch Stoltz, abogado sénior de plantilla de la Electronic Frontier Foundation, un grupo de derechos digitales con sede en San Francisco. Y los consumidores cometen un delito solo si descargan películas o programas sin licencia, ya que solo verlos en streaming está permitido en el marco de la ley actual, dijo.

Aplicaciones piratas
Así es como funciona: las personas compran los Fire Sticks o Rokus u otros dispositivos similares modificados y luego descargan en ellos aplicaciones que buscan en Internet contenido ilegal “gratuito” o compran dispositivos con las aplicaciones ya instaladas. Algunos de los productos han estado disponibles en el portal de Amazon.com Inc. y otros sitios de comercio electrónico. Los minoristas del mercado negro que vende los aparatos pueden cobrar un cargo de hasta US$60 por el acceso ilimitado a la programación no autorizada.

Los consumidores pueden no tener conciencia de que están haciendo algo malo, y los proveedores ciertamente no tratan de aclarárselo.

“Hay un montón de usuarios que acceden a la programación sin saber que no están autorizados”, dijo Lance Koonce, abogado de propiedad intelectual de Nueva York que representó a Dish Network Corp. en una demanda contra una compañía que vende dispositivos para descargar aplicaciones piratas.

A juicio de Stanton, lo que CorkyTV vende no es el problema. Lo que está mal son los sitios web que siguen apareciendo para alojar contenido robado.

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Analizando tus inversionesDiego Alonso Ruiz

La revolución de los automóviles sin conduc...

Diálogo a fondoFondo Monetario Internacional

Perspectivas más recientes de las Américas:...

Herejías EconómicasGermán Alarco

Diversificación productiva clave

Minería 2021Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

La Oroya: una reflexión de cara al futuro

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO