Las sanciones de Trump inauguran ‘nueva normalidad’ en Rusia

Al transformar con reticencia las sanciones en ley, el presidente de EE.UU., Donald Trump, asegura que el futuro de Rusia pueda parecerse mucho a su pasado de petroestado.

Bloomberg.- Mientras Rusia se prepara para “décadas” de sanciones estadounidenses, el frío geopolítico amenaza con convertirse en un fuerte congelamiento para una economía que se rehace tras la caída de los precios del petróleo.

Al transformar con reticencia las sanciones en ley, el presidente de EE.UU., Donald Trump, asegura que el futuro de Rusia pueda parecerse mucho a su pasado de petroestado.

También marca un cambio hacia una “nueva normalidad” más inquietante por el hecho de que es imposible revertirla a corto plazo, según Vladimir Miklashevsky, economista de Danske Bank A/S.

En la desesperación por salir de la falta de inversión luego de su recesión más prolongada del siglo, la economía del mayor exportador de energía del mundo no puede permitirse seguir aislada de la tecnología y el capital extranjeros.

El Informe de Competitividad Global del Foro Económico Mundial ubicó a Rusia en el lugar 111 entre 138 países en lo relativo a inversión extranjera directa y transferencia tecnológica.

“Si bien las sanciones occidentales no han destruido la economía rusa”, es evidente que ha “pasado a estar más aislada y que se ha rezagado más en el plano tecnológico”, dijo Liza Ermolenko, economista de Barclays Capital en Londres.

“Sigue siendo en extremo dependiente de las exportaciones de petróleo y gas, y no parece probable que eso vaya a cambiar a corto plazo. Más aún, en la historia reciente ningún país ha logrado ponerse al día con el resto del mundo en términos económicos y tecnológicos al tiempo que se aísla”.

Situación prolongada
La legislación de las sanciones da a los miembros del Congreso la facultad de impedir que el presidente las levante, lo que fortalece las medidas punitivas impuestas por la intervención en Ucrania y su intromisión en la elección estadounidense el año pasado.

Eso da a las medidas un estatus similar a las establecidas en el marco del acuerdo Jackson-Vanik, la enmienda de 1974 de la era de la Guerra Fría que impuso restricciones comerciales a la Unión Soviética por impedir la emigración de judíos y se mantuvo cuatro décadas, incluso después de la desintegración soviética.

Los funcionarios rusos han calculado el coste anual de las sanciones en 25,000 millones de euros (US$ 30,000 millones) en 2014 y 2015. El Fondo Monetario Internacional ha estimado que las sanciones prolongadas podrían derivar en una pérdida acumulada del 9% del producto interno bruto a mediano plazo.

“Ahora que está firmada la ley es evidente que la situación de las sanciones durará mucho tiempo”, dijo Natalia Orlova, economista jefa de Alfa Bank en Moscú. “Las sanciones marcarán toda la actividad de negocios con Rusia”.

Por ahora, el mercado ha tomado los últimos acontecimientos con calma. Luego de recibir un golpe en los últimos dos meses, la moneda, los bonos y las acciones de Rusia han dado indicios de recuperación esta semana al subir el petróleo.

El rublo fue el jueves una de las monedas de mejor desempeño entre los mercados emergentes.

De todos modos, “el próximo semestre estará lleno de incertidumbre y turbulencias en relación con los activos rusos”, en especial hasta que EE.UU. aclare su posición sobre si podría apuntar contra la deuda soberana, dijo Miklashevsky.

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Analizando tus inversionesDiego Alonso Ruiz

¿Quién es quién en el mercado automotriz?

Divina EjecutivaFiorella

La importancia en los pequeños detalles

Moda Inc.Daniel Trelles

Una avenida de lujo: Masaryk en México

Menú LegalOscar Sumar

CongreTaxi

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO