Expansión de Estados Unidos se encamina lentamente a un récord

La economía recuperó el terreno perdido después de la crisis financiera y la ausencia de excesos o saltos abruptos resultó en una expansión más lenta y estable, situándola en buena posición para que sea duradera.

(Bloomberg) Puede que la expansión de Estados Unidos esté avanzando a paso de tortuga, pero parece encaminada a ganar la carrera.

Pese a un crecimiento y unas ganancias salariales relativamente débiles, la expansión está a punto de completar su octavo año, y está en camino de convertirse en la más larga registrada oficialmente, según un sondeo de Bloomberg a economistas.

Los encuestados calculan una probabilidad del 60%, según la mediana de las estimaciones, de que la racha de crecimiento continúe por lo menos hasta julio de 2019 y alcance por tanto 121 meses, superando los 10 años de ganancias de la década de los 1990.

Los economistas apuestan a la expansión pese a una subida de tipos de interés de la Reserva Federal y ante una perspectiva de que el impulso por la política fiscal del presidente Donald Trump sea cada vez más una esperanza que una realidad.

La economía recuperó el terreno perdido después de la crisis financiera y la ausencia de excesos o saltos abruptos resultó en una expansión más lenta y estable, situándola en buena posición para que sea duradera.

“La economía estadounidense parece bastante saludable en estos momentos en lo que se refiere a sectores que podrían explotar”, dijo Stephen Stanley, economista jefe de Amherst Pierpont Securities, de Nueva York.

Tras haber evitado un “repunte brusco” durante la recuperación, “la mayoría de los sectores parecen tener margen de maniobra”, lo que indica un crecimiento moderado continuo, dijo.

Un mercado laboral sólido, una inflación moderada, bajos costes de endeudamiento y finanzas más saludables favorecerán el gasto de los consumidores, mientras que se espera que la inversión empresarial, hasta ahora rezagada, se sume a los motores de crecimiento. Incluso el comercio podría dejar de ser un lastre.

No obstante, más allá de 2019, el panorama se oscurece. La probabilidad de que la expansión dure por lo menos hasta enero de 2021 -el último mes del mandato de Trump de cuatro años- cae al 30%, según la encuesta de Bloomberg realizada a principios de junio.

La posibilidad de una recesión se eleva aún más después de eso, y los analistas ven un 10% de posibilidades de que la expansión perdure hasta enero de 2025.

Si bien la expansión ha sido normal, “la producción ha estado frenada por el crecimiento penoso de la productividad y una disminución inusual de la participación en la fuerza de trabajo”, dijo Robert Hall, catedrático de la Universidad de Stanford y director del comité de la Oficina Nacional de Investigación Económica que determina el comienzo y el fin de las recesiones. Sin embargo, no hay “señales de que esta tendencia vaya a acabar pronto”.

Stanley, de Amherst Pierpont, advierte que “los economistas son notoriamente malos en pronosticar puntos de inflexión”.

Esta vez los riesgos incluyen un posible fracaso en la predicción de burbujas de activos financieros en un contexto de tipos de interés bajos de la Fed medio y una abundancia de problemas geopolíticos, señaló.

Sin embargo, la expansión puede terminar convirtiéndose en la más larga de todas, y un estímulo fiscal de Trump, si se materializa, podría “darle un segundo impulso”.

RELACIONADAS

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Analizando tus inversionesDiego Alonso Ruiz

La revolución de los automóviles sin conduc...

Diálogo a fondoFondo Monetario Internacional

Perspectivas más recientes de las Américas:...

Herejías EconómicasGermán Alarco

Diversificación productiva clave

Minería 2021Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

La Oroya: una reflexión de cara al futuro

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO