Ambos bandos desconocen verdades de un juicio político a Trump

El apoyo de Trump no tendría que desaparecer por completo. La mitad de los republicanos se quedaron con Richard Nixon hasta que se subió al helicóptero.

Bloomberg.- Rush Limbaugh dice que Estados Unidos está siendo testigo de “un golpe de Estado silencioso”. El locutor de radio a veces ha sido acusado de excesos en su retórica, pero su afirmación se basa en una verdad demostrable.

A muchos de los críticos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de hecho, les gustaría “deshacerse de él”, como dice Limbaugh. Una gran mayoría de los votantes demócratas quieren la destitución de Trump. Es más, la querían mucho antes de la revelación de que integrantes de peso de la campaña de Trump decidieron “aceptar una reunión” después de que les prometieran apoyo para derrotar a Hillary Clinton.

Limbaugh incluso subestima el caso. Dice que “nadie está expresando este deseo verbalmente”. Debería leer a los liberales en mi Twitter. O escuchar a los dos congresistas demócratas que esta semana presentaron un artículo de destitución. La representante Maxine Waters, de California, también ha pedido la destitución.

Esa es una perspectiva lejana. Pero incluso si el debate apenas está comenzando, ya podemos ver sus principales puntos de fricción. También podemos ver que cada lado está rondando dos verdades sobre la acusación que encuentran impensable.

No sería “un golpe de Estado”. Las disposiciones de la Constitución para enjuiciar y destituir a un presidente requieren un alto grado de apoyo público. El proceso tendría que contar con el apoyo de la mayoría de la Cámara de Representantes y dos tercios del Senado.

Es poco probable que Mike Pence se convierta en presidente de esta manera a menos que una gran mayoría de los estadounidenses lo quiera.

En los últimos 30 años, el porcentaje más alto de voto que obtuvo cualquier candidato presidencial fue el 53,4 por ciento de George H.W. Bush en 1988.

Ese nivel de consenso -lo más que hemos logrado en décadas- no sería suficiente para asegurar la destitución de Trump. El apoyo a su salida tendría que ser mucho más amplio.

Sin un apoyo muy alto, cualquier intento de destronar a Trump fracasaría, tal como ocurrió con el intento de enjuiciar a Bill Clinton.

De ello se deduce que si el Congreso retira a Trump del poder, será imposible hacer un caso plausible de que una minoría o incluso una simple mayoría del país haya abusado de su poder.

Requiere persuasión. Además, este consenso para retirar al presidente tendría que incluir a muchas personas que votaron por él y que todavía lo apoyan.

Para que Trump sea destituido de su cargo, un número significativo de sus partidarios tendría que convencerse de que ha hecho algo que demuestra que no es apto para la presidencia.

¿Le parece que los defensores del enjuiciamiento están actuando como si tuvieran que conseguir partidarios de Trump? ¿O que prefieren vilipendiarlos y degradarlos?

No es imposible. Algunos de los enemigos del presidente dicen que el partidismo es demasiado fuerte y que los partidarios de Trump están demasiado comprometidos con su hombre para darle la espalda.

Están de acuerdo, es decir, con la broma de Trump durante la campaña que podría dispararle a alguien en la Quinta Avenida y no perder a sus votantes.

Pero hubo muchos votantes de Trump renuentes. E incluso hoy, la gente cambia de opinión. El condado de Columbia, en el estado de Wisconsin, votó por Bill Clinton, George W. Bush, Barack Obama y Donald Trump.

También votó por el republicano Scott Walker para gobernador en 2010 y la demócrata Tammy Baldwin por el Senado en 2012. Apoyó a Ron Johnson por encima de Russ Feingold en la carrera al Senado 2010 y luego por Feingold por sobre Johnson en 2016.

No sería sorprendente si un montón de los votantes de Trump allí, y en otros lugares, desertaran.

El apoyo de Trump no tendría que desaparecer por completo. La mitad de los republicanos se quedaron con Richard Nixon hasta que se subió al helicóptero. Pero en este momento aproximadamente 85% de los republicanos están con Trump, y ese número tendría que caer.

Tomaría tiempo para que las opiniones cambien. En comparación con el momento de Nixon, tenemos un partidismo más fuerte, especialmente el partidismo negativo, es decir la hostilidad hacia la otra parte.

Los republicanos están menos inclinados hoy que entonces a confiar en los medios de comunicación, lo que significa que incluso si Trump es realmente culpable de mala conducta, los informes iniciales al respecto serán desestimados. Y es la naturaleza humana resistirse a creer lo peor de alguien por quien votó unos meses atrás.

Por supuesto, la mayoría de los partidarios de Trump podrían quedarse con él, o incluso crecer en número, en cuyos casos las condiciones previas para la destitución no se materializarán. El curso de la economía ayudará a determinar qué escenario se materializa.

Lo mismo sucederá con el curso de la investigación del fiscal especial Robert Mueller.

Si descubre una mala conducta grave, o ya la ha descubierto, la liberación eventual de esa información podría cambiar lentamente la opinión de los partidarios menos fuertes de Trump y suavizar a los duros. Pero eso es un “si”, no un “cuándo”.

Esa podría ser una verdad improcesable para las personas que ya tienen una idea formada en ambos lados de nuestro creciente debate de destitución: su resultado va a depender de hechos que todavía no tenemos.

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Evidencia para la gestiónVidenza Consultores

Manual de Advertencias Publicitarias: comenta...

El cine es un espejoRaúl Ortiz Mory

La hora final

Zona de IntercambioJulio Guadalupe

¿No hacer factible una oportunidad significa...

Moda Inc.Daniel Trelles

Sergio Dávila Primavera Verano 2018

MillennialsPamela Romero Wilson

Diego de la Vega: "Me gusta mucho pensar que ...

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO