La mejor forma de iniciar el año: El Presupuesto

“Una vez que tenemos nuestra hoja de ruta bien clara podemos iniciar la preparación del presupuesto anual. Es posible que luego de hacer nuestro presupuesto no lleguemos a obtener el resultado que pretendemos, eso es usual y es parte del proceso de elaborarlo”, dice Segundo Capristán de la Asociación Peruana de Finanzas.

Todos reflexionamos sobre lo que fue el año que termina y pensamos en los propósitos para los siguientes doce meses, pero algo que muchos no toman en cuenta y que es fundamental para que podamos alcanzar cualquiera de esas metas que nos proponemos, es cuidar nuestras finanzas personales por medio de un buen presupuesto familiar.

Las finanzas personales, son lo mismo que las finanzas de las empresas (salvo por una serie de temas legales) y al igual que estas, en nuestras familias necesitamos desarrollar nuestro presupuesto antes de iniciar el año. El sentido de que ese proceso de elaboración se realice con anticipación es tener un plan bien desarrollado que se ponga en práctica desde el primer día del año y que se pueda controlar desde el inicio del ejercicio.

El presupuesto es la herramienta fundamental para controlar nuestras finanzas, y más aún en épocas como la que vivimos hoy donde hay incertidumbre con lo que puede pasar con la economía mundial a consecuencia del cambio de Presidente en Estados Unidos, con la subida de tasas de interés en ese país, el efecto que pueden tener los conflictos internacionales y los cambios en la influencias que tienen algunos países en el orden mundial, todos estos tendrán, en mayor o menor medida, sobre la economía local y, como consecuencia de ello, cambios en factores importantes como un posible aumento de la inflación, un aumento del precio del dólar y, como consecuencia de ello, cambios en el nivel de empleo. Un buen presupuesto nos va a permitir estar bien preparados a lo que puede suceder y nos permitirá tener un orden sobre nuestros gastos de forma que podamos lograr nuestros objetivos familiares.

El inicio del presupuesto es establecer claramente (después de llegar a un acuerdo familiar) los objetivos de largo plazo, estos objetivos serán la hoja de ruta para los presupuestos de cada año. Estos objetivos son, por ejemplo, la adquisición de una vivienda, la adquisición de un auto (o el cambio del que tenemos), la inversión en educación para los hijos y para los padres entre otros.

Una vez que tenemos nuestra hoja de ruta bien clara podemos iniciar la preparación del presupuesto anual. Es posible que luego de hacer nuestro presupuesto no lleguemos a obtener el resultado que pretendemos, eso es usual y es parte del proceso de elaborarlo. Lo que debemos hacer ante esa circunstancia es revisar cómo podemos recudir los gastos, especialmente en los que son menos indispensables. Es posible que haya que hacer varias revisiones antes de llegar a una versión final, eso no nos debe desanimar a continuar con el mismo entusiasmo hasta lograr al mejor resultado, es normal que suceda cuando estamos planeando todos los gastos de un año.

A presupuestar los gastos corrientes debemos considerar un orden de prioridad que nos va a ayudar mucho a resolver los ajustes que haya que hacer al presupuesto. Mientras mantengamos un buen orden en el que comencemos por los gastos más indispensables (como alimentación, pagos de cuotas de deudas y educación y transporte) y luego vayamos pasando a los menos indispensables, podremos focalizar los ajustes en estos últimos que son los que podemos, y debemos, varias en caso el presupuesto no de los resultados que necesitamos.
Una segunda parte del presupuesto es la que corresponde a los gastos como los viajes familiares, los gastos en esos “gustos” que siempre vamos a darnos con cierta frecuencia, gastos en vestimenta, comidas fuera de casa, etc. Debemos también tratar de programarlos con detalle.

Otro aspecto importante a considerar en el presupuesto es una partida para gastos imprevistos, estos pueden ser por ejemplo, un gasto médico, un regalo que tenemos que hacer por un matrimonio, un gasto en reparación del auto, es decir para gastos que no podemos preveer en el momento de hacer nuestra programación porque son totalmente inesperados.

Debemos tener en cuenta que siempre debemos considerar un monto de ahorro mensual para inversiones o gastos futuros, pero es importante evitar cometer el error de programar nuestros gastos corrientes priorizando el porcentaje de ahorro por encima de todo pues, si presupuestamos de esa forma, será muy probable que nos “salgamos del presupuesto”. Lo mejor es contemplar en estas proyecciones financieras, aparte de las obligaciones corrientes, Luego de considerar todos esos conceptos, tendremos nuestra primera versión del presupuesto.

Considerando lo dicho, el proceso de presupuesto sería:

A continuación, algunos tips a tomar en cuenta en la elaboración del presupuesto familiar:

1. Endéudate en la misma moneda en la que tienes tus ingresos.
2. Al momento de hacer los pagos dale prioridad a las deudas para que éstas disminuyan lo antes posible.
3. Prioriza minuciosamente los gastos para poder atenderlos en ese orden.
4. Automatiza todos los pagos que puedas para evitar sobrecostos por pagos atrasados.
5. Revisa detenidamente tus estados de cuenta, de preferencia con los vouchers.
6. Ten siempre un monto de reserva para imprevistos o emergencias.
7. No realices inversiones de excedentes sin conocer bien en qué estás invirtiendo, las inversiones requieren conocimientos de finanzas.
8. Educa a los niños en la importancia del orden en los gastos y en el ahorro.
9. La suma de los gastos más los pagos de deudas debe ser menor que tus ingresos mensuales.
10. Cada cierto tiempo revisa tu calificación en las centrales de riesgo. En ocasiones por error o por falta de información, podrías tener un reporte negativo.
11. Considera tener seguros básicos, de auto, de salud y de vida.
12. Genera un ahorro mensual, pero ojo, este no debe ser necesariamente fijo, debe variar en función de la fluctuación de tus gastos. Cuando tengas menos gastos ahorra más.
13. Aprovecha los beneficios de las tarjetas de crédito (descuentos, puntos o millas).
14. Haz todo lo posible por pagar el 100% de los gastos con tarjeta de crédito cada mes.
15. Compra los tickets de avión con la mayor anticipación posible.

Por Segundo Capristán Núñez
Director de la Asociación Peruana de Finanzas
Profesor de la escuela de Post Grado de la Universidad del Pacífico

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Innovar o ser cambiadoAndy Garcia Peña

Qué es transformación digital?

@infraestructuraRosselló Abogados

APP vs Obra Pública

JuegomaniáticosJuan Pablo Robles

HP Inc Power of Print Showroom, Silicon Valle...

Palabra de GestiónJulio Lira Segura

Sin tiempo para pestañear (II)

Pensando laboralmenteCésar Puntriano

RECIENTE CABE A LA REFORMA LABORAL

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO