Más allá del índice Big Mac: amantes del café latte y la pizza

Un dólar fuerte se ha convertido en una fuente de ansiedad para muchos en la Reserva Federal, además de para los inversores en mercados emergentes y los exportadores americanos.

(Foto: Reuters).
(Foto: Reuters).

Bloomberg.- A lo largo de tres décadas, el Big Mac ha sido la referencia cuando se trata de medir las divisas en relación con un solo producto. Pero, ¿y si medir la paridad de poder adquisitivo mediante dos trozos de carne de ternera, salsa especial y el resto no es de tu gusto?

En un esfuerzo por diversificar la cesta comparativa basada en alimentos del mercado de divisas, presentamos una selección de índices alternativos. Se trata de una empresa bastante desenfadada, pero conlleva un nuevo significado dada la reciente volatilidad (con un alza y una bajada posterior) en el dólar.

Un dólar fuerte se ha convertido en una fuente de ansiedad para muchos en la Reserva Federal, además de para los inversores en mercados emergentes y los exportadores americanos. Quizá los bebedores de café con leche en Estados Unidos deberían añadirse a la lista.

Aunque Starbucks pueda carecer de la ubicuidad de McDonald, los establecimientos de la cadena de café no faltan en las grandes ciudades.

Al comparar las cartas en ubicaciones vecinas a las oficinas de Bloomberg en Nueva York, Tokio, Fráncfort y Londres, el efecto de la fortaleza del dólar es bastante evidente.

En términos de café latte (con los impuestos aplicables incluidos), la divisa estadounidense está sobrevalorada en torno a 10% con respecto al yen, y 25% con respecto a la libra.

En comparación, en términos de Big Mac el dólar está sobrevalorado en un estridente 60% con respecto al yen y 30% con respecto a la libra esterlina.

La Gran Manzana no tiene, sin embargo, la pizza más cara: los exorbitantes precios de Londres sugieren que la libra está sobrevalorada en más de 26%, incluso después de su caída de 16% frente al dólar del año pasado, la mayor de cualquier divisa de un mercado desarrollado.

Un desafío para el índice de la pizza: la disparidad de tamaños. Una pizza mediana mide 12 pulgadas en Estados Unidos (30.48 centímetros), 11.5 en Reino Unido (29.21 centímetros), 11 en Alemania (28 centímetros), y unas escasas 9 pulgadas en Japón (22.86 centímetros).

Incluso así, el descuento en Fráncfort es notable, lo que sugiere que el euro está infravalorado en casi 50%.

Cuando se trata de alitas de pollo, los fanáticos neoyorquinos de este básico de los bares de deportes (o los fanáticos del personal de Hooters Inc. que las sirven) no son los únicos que hacen un buen desembolso.

En Nueva York, los restaurantes pagan una prima en términos nacionales, teniendo en cuenta los precios en Clearwater, Florida, donde Hooters empezó en 1983.

El gasto es solo comparable con Tokio, e incluso en ese caso, los precios para la sucursal de Ginza llevan incluido el recargo de 10% por el servicio. Para los neoyorquinos, es un extra.

Todavía no hay ningún Hooters en Londres, y los establecimientos que aceptan la divisa europea se limitan a tres en Austria y uno en Fráncfort. Para una comparación con Reino Unido, Nottingham, al norte de Londres, es el único punto de referencia.

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Palabra de GestiónJulio Lira Segura

Retos empresariales frente a la corrupción

Atalaya EconómicaManuel Romero Caro

Qué poca vergüenza!

El cine es un espejoRaúl Ortiz Mory

Richard Starzak: "La clave del proceso de ani...

JuegomaniáticosJuan Pablo Robles

Un profesor metalero y un videojuego que educ...

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO