Oficinas coworking se expanden en Perú: reducen costos de alquiler en 25%

Ofrecen una solución para el aislamiento de muchos trabajos independientes o microempresas que alquilan viviendas o trabajan en cafeterías, debido a los altos costos de la oficina tradicional, resaltó Pierre Giannoni, de Swiss Capital.

(Getty)
(Getty)

El coworking es una tendencia mundial que ha llegado al Perú para quedarse, indicó Pierre Giannoni, gerente general del holding Swiss Capital, cuya subsidiaria Swiss Rents implementará oficinas para coworking en Perú.

Giannoni recuerda que el término coworking fue usado por primera vez en el 2006 por Brad Neuberg, un joven programador que trabajaba de manera independiente, quien alquiló un espacio en un edificio de San Francisco, California, y creó una nueva forma de trabajar, reunió en ese lugar a colegas que trabajaban aislados para diferentes empleadores y querían compartir sus ideas.

“El concepto coworking no es solo en un entorno físico donde profesionales independientes, pequeños emprendedores, se reúnen para trabajar con la finalidad de compartir gastos y romper el aislamiento, sino se trata de pertenecer a una comunidad de individuos que están abiertos a colaborar, intercambiar ideas, proyectos y conocimiento”, señala el ejecutivo.

Resalta que para los miembros de un espacio compartido, la ventaja de trabajar en estos, es que se evitan los altos costos implementación de la oficina y se reducen los costos de alquiler respecto al de una oficina tradicional hasta en un 25%.

“Es un espacio colaborativo donde se expande el networking profesional, se incrementa las competencias de las personas y se aumentan sus ingresos producto de esta economía colaborativa hasta en un 40%”, resaltó.

Agrega que el diseño del espacio de estas oficinas se adapta a un enfoque más casual e informal, más fluido y flexible.

La oficina de coworking debe poseer los servicios y plataformas tecnológicas de última generación que favorezca los encuentros informales y los trabajos en equipo. Asimismo, debe permitir las reuniones con sus clientes en un ambiente funcional y que contribuya a su imagen empresarial y de negocios.

“Permite a muchos profesionales establecer un lugar permanente de trabajo, sin ataduras ni costosos contratos por servicios y suministros, donde la permanencia mínima en la oficina puede cambiarse con facilidad. La ubicación geográfica de la oficina puede ser importante al inicio de las actividades, pues el ahorro en tiempo de transporte son beneficios que el coworking tiene a los usuarios respecto a su propia localización”, indicó.

Así, el coworking ofrece una solución para el problema de aislamiento que tienen muchos trabajos independientes o incluso microempresas que alquilaban departamentos, casas o trabajaban en cafeterías debido a los altos costos de la oficina tradicional, refiere Giannoni.

“Una vez consolidados estos negocios o emprendimientos, la dinámica de la empresa los obligará a aumentar el espacio y finalmente optar por mudarse a oficinas de modelo tradicional”, anotó.

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Pensando laboralmenteCésar Puntriano

RECIENTE CABE A LA REFORMA LABORAL

Evidencia para la gestiónVidenza Consultores

Regular en buena leche

Brújula de gestión empresarialNancy Yong

¿Cómo proteger a mi empresa frente a delito...

Herejías EconómicasGermán Alarco

MEF: ¿balance negativo?

Atalaya EconómicaManuel Romero Caro

Segundo debut 26.06.17

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO