“Técnicos calificados ya pueden ganar hasta US$ 25 mil en el Perú”

—Solo el sector minero ya demanda 50 mil técnicos para los próximos 10 años. Oferta no está respondiendo a la velocidad que se necesita. Los sueldos de los técnicos que recién egresan ya llegan a los US$ 2,000 mensuales.

LUIS HIDALGO SUÁREZ
lhidalgos@diariogestion.com.pe

Se escuchan voces desde el sector privado alertando sobre la falta de técnicos en el Perú. ¿Cuál es la situación actual?
La falta de personal técnico ya es un problema en nuestro país, está acá y tiene que ver con el fuerte motor que está siendo la minería, actividad que está desarrollando al país.

¿Cómo así?
Porque los proveedores de la actividad minera tienen que empezar a incorporar tecnologías que les exigen las empresas de ese sector, y también lo tienen que hacer otras industrias, como la de alimentos, para satisfacer las necesidades de un consumidor como el peruano cuyos ingresos están subiendo por el crecimiento.
Todo ello trae la necesidad de un tipo de profesional técnico mejor calificado y en mayor cantidad. Es ahí donde surge la brecha entre demanda y oferta de técnicos en nuestro país.

Existe la creencia de que este es un problema focalizado en algunos sectores . ¿Es así?
No, todos los sectores industriales están necesitando personal técnico calificado en todos los niveles, desde operarios, mandos intermedios e ingenieros, debido a que las empresas están incorporando nuevas tecnologías, las cuales ya no se aprenden empíricamente.

¿En qué sector se siente más la escasez de técnicos?
En el sector minero porque está creciendo muy rápido y por la alta tecnología que incorpora.
Sabemos que está demandando unos 50 mil nuevos puestos de trabajo en los próximos 10 años, empleados con formación técnica altamente calificada, desde operadores hasta ingenieros. Le sigue el sector construcción, que cada vez demanda nuevas tecnologías y tipos de profesionales. La industria alimenticia, el sector pesca, el textil. En las empresas de servicios, por ejemplo para automóviles, que crecen por el crecimiento de los ingresos, también se siente esa escasez.

Antes lo técnico estaba muy asociado al trabajo manual. ¿Qué abarca hoy lo técnico?
Lo técnico tiene obviamente un componente manual, pero ha evolucionado mucho. Por ejemplo, hoy la evaluación del estado de un automóvil se hace con escáner electrónico y el técnico es aquel que interpreta la información que obtiene de ese tipo de instrumentos sofisticados, ya no tiene que desarmar todo para hacer su diagnóstico.

¿Cómo está respondiendo la oferta a la creciente demanda de técnicos en el país?
Instituciones especializadas como Tecsup estamos implementando una serie de programas para cubrir las diferentes brechas.
Por ejemplo, este año estamos proponiendo tres carreras nuevas, pero también estamos creando centros de capacitación y entrenamiento en polos de desarrollo minero. Asimismo, tenemos un programa de reconversión de profesionales. Existen muchos ingenieros de sistemas o industriales que no son los que necesariamente necesita el mercado laboral actual y por ello ofrecemos programas de especialización.

¿En qué provincias están?
Tecsup tiene tres sedes (Lima, Arequipa y Trujillo), pero con las sedes descentralizadas atendemos focos importantes como Chiclayo, Cajamarca, Tarapoto, y otros donde se requiera.
¿Que indicadores reflejan el déficit de técnicos en el país?
Tenemos dos indicadores que nos dicen que la oferta de técnicos no es suficiente: por cada uno de nuestros egresados hay diez solicitudes de empleo, es decir, tiene diez ofertas laborales, cifra que nos indica la enorme necesidad de técnicos calificados.
Y algo similar debe estar pasando en otras entidades como Tecsup. El otro indicador es el nivel de empleo: el 96% de nuestros egresados trabaja en la especialidad para la cual estudió. Es decir, prácticamente todos están empleados.

¿Y son buenos sus salarios?
Ese es el tercer indicador (de la insuficiencia de técnicos). Hoy en día un egresado de Tecsup puede estar ganando entre US$ 15,000 y US$ 25,000 al año, dependiendo de la especialidad, y la alta demanda está presionando al alza esos salarios.

Eso debe atraer a muchos jóvenes hacia este tipo de carreras técnicas…
Diría que no tanto. El Perú enfrenta dos graves problemas. Uno es que cada vez hay menos interesados en estudiar ciencia y tecnología (son más usuarios de la tecnología, pero no tienen vocación para ella). Otro problema es el paradigma de nuestra sociedad: si uno no pasa por la universidad no es exitoso. Y eso es un problema porque las universidades que se han creado en el país en los últimos años enseñan carreras que no tienen que ver con ciencia y tecnología. No hay incentivos para que se creen universidades e institutos orientados a la ciencia y tecnología, y sin ello, la sociedad no está cambiando.

¿Y la oferta de técnicos está respondiendo a la demanda?
Según unas estadísticas del Ministerio de Educación, en el 2011 egresaron 90,000 profesionales técnicos en el país, de los cuales solo 7% son carreras vinculadas a ciencia y tecnología, pero el problema radica en que hay un déficit entre lo que demandan las empresas y lo que da la oferta.

¿Qué piden las empresas?
Primero, reclaman los componentes técnicos y tecnológicos. Y la mayoría de las instituciones que forman técnicos tienen tecnología antigua, por lo que necesitan una gran inversión para modernizar ese aspecto. Segundo, las empresas reclaman componentes de gestión.

¿A qué se refiere esto último?
Los jóvenes carecen de una serie de competencias que la industria y la demanda laboral necesitan como el trabajo en equipo, comunicación asertiva, manejo de relaciones interpersonales, liderazgo y toma de decisiones. Estas competencias nos las traen los jóvenes de la educación secundaria, ni se desarrollan en la educación superior.

¿Qué se necesitaría para que la oferta de técnicos en el país responda a la demanda de las empresas?
Hay varios frentes en los que se debe trabajar. Uno es a nivel del Ministerio de Educación: entidades que han comprobado ser eficientes y exitosas, como Tecsup, deberían servir de referencia en el país y deberían tener más facilidades para seguir atendiendo las necesidades de técnicos del país.

¿Qué facilidades especificas reclaman?
Que se agilicen los trámites para crear nuevas carreras técnicas, por ejemplo, ya que actualmente puede tomar en el Ministerio de Educación entre uno y dos años para su aprobación, debido a los trámites y procedimientos que se siguen.

¿Y cómo se lograría agilizar ese procedimiento?
El Ministerio de Educación no tendría que auditar todo el procedimiento de entidades exitosas como la nuestra para aprobar una nueva carrera técnica, sino dejar que se lancen las carreras y posteriormente evaluar, auditar los resultados.
El ministerio debe decirnos qué hacer (las carreras tienen que estar habilitadas y que como mínimo se tenga un 90% de empleabilidad de los egresados, por ejemplo), pero no el cómo (cambiar de modelo cuando el nuevo ni siquiera se ha probado si funciona, con lo cual lo encarecen porque debemos invertir para adecuarnos al nuevo marco legal).

¿Qué otra propuesta puede hacerse para mejorar la educación técnica?
Otro frente está por el lado del Ministerio de Trabajo, en el tema de la reconversión. Es decir, profesionales de otras carreras que con un programa de especialización de 300 horas puedan incorporarse al mercado laboral. Pero este tipo de programas también enfrenta problemas en algunos sectores.

¿Cuáles son esos problemas?
Por ejemplo, en minería si alguien no es ingeniero de minas no puede tener ciertos roles; si no es un ingeniero titulado no puede ser supervisor o superintendente cuando las competencias de supervisión no tienen que ver con la formación. Lo único que está haciendo este marco legal es asegurar el trabajo de un tipo de profesional que incluso puede haber salido de una universidad de mala calidad.

Se remarca la importancia de la promoción de las carreras técnicas de calidad. ¿Qué se requiere en este caso?
En este aspecto habría que redireccionar los esfuerzos de programas como, por ejemplo, Beca 18, hacia profesiones y especialidades de tipo técnico. Beca 18 es una buena iniciativa porque está enfocada en ciencia y tecnología, pero tiene el problema que sigue apoyando carreras de ingenieros de sistemas o ingenieros industriales, cuya oferta ya es muy alta en el país, cuando faltan ingenieros de minas, ingenieros civiles, geólogos, o profesionales de mantenimiento.

Si las cosas siguen como están, ¿en cuánto tiempo estima que tendremos un cuello de botella por la escasez de técnicos?
Hoy ya tenemos un cuello de botella. En el sector minero hay mucha rotación de profesionales, de proyecto en proyecto; y las empresas industriales están sufriendo porque el sector minero se está ‘jalando’ a sus profesionales. En la cadena, los sectores de alimentos, gas, pesca, agroindustrial, donde los niveles de salario no son todavía comparables con los del sector minero, también están empezando a perder a sus profesionales.

“Debe haber un solo marco legal para educación técnica y universitaria”
¿Cuáles son las principales limitantes para las carreras técnicas?
Uno es la inversión, que es alta. Una entidad como Tecsup requiere una inversión de unos US$ 10 millones porque no solo se necesita el campus, sino equipos y tecnología que hay que renovar continuamente. Y si no hay suficientes alumnos es difícil desarrollarse en todo el país.

¿Y por qué no hay suficientes alumnos?
Porque no hay suficientes incentivos para que los jóvenes dejen de preferir universidades y carreras que no tienen futuro y elijan carreras de ingeniería técnica. El Estado tiene que ayudar a promover el estudio de los jóvenes en este tipo de carreras técnicas.

No ha mencionado incentivos tributarios. ¿No son necesarios?
Opino que no, ofrecemos una educación de calidad, ya tenemos un modelo exitoso. Los alumnos no tienen que pagar cuando estudian sino en el momento en que comienzan a trabajar. El 40% de los egresados paga sus pensiones cuando empieza a trabajar; tenemos 2% de morosidad, es decir, todos pagan, y eso es porque tienen éxito. Lo que necesitamos es un cambio de paradigma.

¿Cómo?
El Gobierno debería crear un solo marco legal de educación superior (hoy hay superior universitaria y no universitaria), la cual debe ser modular: una carrera de tres años que permita salir al mercado laboral y luego retornar para completar dos años y tener el mismo título que una carrera universitaria (hoy si un profesional técnico quiere un título universitario tiene que empezar de nuevo). Lo otro es la promoción de este tipo de educación.

EN CORTO
Retorno. Un indicador del retorno de la inversión que hace el estado en la educación superior universitaria, actividad que a diferencia de la educación técnica es promovida con exoneraciones tributarias (IGV, IR), sería que (a través de la Sunat) se identifique a los egresados de las universidades y, mediante un cruce de información se cuantifique cuánto aporta cada uno en impuestos al estado, sugiere Frech. Lo ideal sería que además paguen el costo de su formación cuando trabajen.

HOJA DE VIDA
Nacionalidad: peruana.
Profesión: ingeniero mecánico por la Pontificia Universidad Católica del Perú. Posgrado: Magíster ESAN; Gerencia Estratégica en el IE ( España). Más de 25 años de experiencia en diversas áreas y sectores.

CIFRAS Y DATOS
Más de mil. Según la información del Ministerio de Educación, en el Perú existen 1,095 institutos de estudios superiores tecnológicos (IEST).
No funcionan. De este total, 235 no funcionan. Solo en Lima hay 390 IEST, de los cuales 174 no funcionan
Universidades. En nuestro país hay 119 universidades en total, de las cuales 48 solo tienen autorización provisional de funcionamiento y 19 obtuvieron la autorización definitiva solo recién el 2001.
Encuesta. El Ministerio de Trabajo está haciendo una encuesta en el sector industrial para cuantificar su demanda de técnicos.

TAGS: impresa

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Vinos, piscos y mucho másSommelier Giovanni Bisso

LA CATA Y LOS SENTIDOS, SEGÚN JOSE PEÑIN

Bitácora bursátil.Equipo de Análisis de Intéligo SAB

El MILA, un mercado ampliado para los inversionistas

El Vino de la Semana

Sepia Reserva Cabernet Sauvignon

Predio legalMartín Mejorada

El nuevo estudio de títulos

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO