Paradero de líderes, la apuesta de Oltursa

Francisco Obando, gerente general de Oltursa, explica a la revista Aptitus de G de Gestión, su apuesta por la calidad de servicio en una profesión estigmatizada por la informalidad.

Francisco Obando, gerente general de Oltursa
Francisco Obando, gerente general de Oltursa

“Queremos cambiar el paradigma que se tiene de los choferes. Por eso, nosotros los llamamos pilotos profesionales”, dice Francisco Obando, gerente general de Oltursa, quien señala el fin que el programa “Líder Driver” –que acaba de finalizar su primera edición con gran éxito– tiene como objetivo.

“No solo los choferes de combis están estigmatizados. También los de camiones y buses. Todo el mundo se refiere a ellos con expresiones despectivas”, añade.

La preocupación de Oltursa por afianzar la relación que tiene con sus colaboradores tiene el crecimiento del negocio como trasfondo. En los últimos dos años, la empresa de transporte ha incrementado su capacidad instalada en 70%. Si en el 2011 contaban con 40 buses y cinco rutas, hoy son 74 vehículos y 11 recorridos, lo cual hizo crecer el número de conductores en la empresa.

“Entonces se ha querido resaltar el valor de la gente ‘de la casa’ para que irradie la identidad de Oltursa”, anota Obando, convencido de la importancia de que él, como líder, genere un sentido de pertenencia en la organización que dirige.

Luego de cuatro meses de un fructífero diplomado en liderazgo, con coaching grupal e individual, además de talleres de servicio al cliente y calidad, la primera promoción de 16 “Líder Driver” ha emergido, para que, asimismo, cada uno de estos “modelos a seguir”, como los llama Obando, funja de coach para grupos de 10 conductores.

“Lo que queremos es involucrar al 100% de los pilotos en el espíritu de lo que es Oltursa en su esencia”, señala el ejecutivo. “Porque podemos tener buses de última tecnología, infraestructura adecuada, tecnología de punta, pero si no desarrollamos la calidad de personas que tenemos no vamos a poder dar un excelente servicio, que es nuestro objetivo”, añade.

Vicios estructurales
Vale la pena señalar un punto importante dentro de lo que significa el reclutamiento de personal de conducción en una empresa de transportes. En el Perú no existe una escuela de choferes. Parece sintomático del estado del sector, invadido por la informalidad.

Sin embargo, evidencia una gran falencia estructural del rubro, lo que motiva a las empresas serias a importar su personal de los rubros de carga e invertir en formarlos.

“Al no haber escuela, no hay promociones que vayan saliendo y que puedas ir reclutando”, añade Obando, apuntando la lógica elemental. El programa de “Líder Driver” sirve de liceo en valores humanos para que los pilotos manejen sus vidas de manera adecuada y sean ejemplo de vida para sus colaboradores. Asimismo, la empresa los entrena, ya sea en Scania o Volvo (proveedores de Oltursa), con capacitaciones técnicas.

Uno de los grandes problemas de los choferes a nivel nacional, asegura Obando, es la informalidad. Muchos llegan con vicios aprendidos en otras empresas. Subir pasajeros en el camino, llevar carga sin declarar, impuntualidad. “Eso vulnera y afecta el nivel de servicio”, anota el gerente general de Oltursa.

Modelo sectorial
En los próximos meses se está llevando a cabo la selección de la nueva promoción de “Líder Driver”. La primera experiencia ha logrado un efecto aspiracional en la comunidad de pilotos de Oltursa. Los pioneros llevan un distintivo en su uniforme que los señala como elementos reconocidos por su valor y calidad dentro de la empresa.

Incluso, se está poniendo en práctica una campaña de comunicación al cliente para que identifique y conozca el reconocimiento de la empresa para con sus pilotos.

“Este es un proyecto de cambio”, señala Obando. “Percibimos que ahora se esfuerzan más y cuidan sus patrones de comportamiento”. Los distintivos y los reconocimientos van acompañados a su vez de un incremento salarial debido a que hay mayor exigencia hacia ellos.

Francisco Obando señala que se sentirá orgulloso si otras empresas de transporte deciden replicar el modelo. Si con “esta semilla que estamos sembrando podemos generar a nivel nacional que otras compañías trabajen en pos de sus pilotos, podemos cambiar el paradigma del que hablábamos”.

Es muy importante, añade, mejorar el autoestima de los choferes. “En Oltursa transportamos seres humanos. Si los pilotos no se valoran como personas, no van a poder valorar a otros. Eso es a lo que apuntamos con este proyecto de cambio”, sentencia.

Efecto en cadena que le llaman. Con políticas positivas de reconocimiento e incentivos pueden afirmarse los primeros pasos de solución a un problema tan crónico como la calidad del transporte en el país. Una iniciativa, en efecto, digna de replicar.

RELACIONADAS

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Innovar o ser cambiadoAndy Garcia Peña

Qué es transformación digital?

@infraestructuraRosselló Abogados

APP vs Obra Pública

JuegomaniáticosJuan Pablo Robles

HP Inc Power of Print Showroom, Silicon Valle...

Palabra de GestiónJulio Lira Segura

Sin tiempo para pestañear (II)

Pensando laboralmenteCésar Puntriano

RECIENTE CABE A LA REFORMA LABORAL

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO