Nestlé estaría mejor sin el lastre de su negocio de dulces

La gigante suiza de alimentos evalúa una venta de su negocio estadounidense de golosinas con azúcar, comprendidos productos como Butterfinger, Crunch y Laffy Taffy.

(Foto: Bloomberg)
(Foto: Bloomberg)

(Bloomberg).- El mercado estadounidense de dulces no es tan dulce para Nestlé SA.

La gigante suiza de alimentos evalúa una venta de su negocio estadounidense de golosinas con azúcar, comprendidos productos como Butterfinger, Crunch y Laffy Taffy.

Pero los estadounidenses que piensan que Nestlé no es nada sin su chocolate, no tienen nada que temer: la firma conservará las emblemáticas galletas Toll House y su ingrediente clave, pequeños trozos de chocolate.

El crecimiento anémico del sector de alimentos de los Estados Unidos ha impulsado una gran reorganización de activos en tanto los gigantes evalúan megafusiones y acumulan marcas más nuevas y prometedoras al tiempo que se deshacen de las que son un lastre. El carácter delicioso del chocolate no lo ha protegido de la desaceleración general del sector.

La tasa de crecimiento anual conjunto de los dulces con azúcar y EL chocolate para los próximos cinco años en América del Norte es de alrededor de 2%, según Euromonitor International.

Por su parte, el negocio de Nestlé experimentó una declinación en los primeros tres meses del año y ha perdido participación de mercado. Tiene sentido que la compañía esté dispuesta a salir de ese mercado donde los márgenes están por debajo de su promedio global.

Los productos, por otra parte, tampoco encajan en el desplazamiento de Nestlé hacia alimentos más saludables a pesar de que el nuevo máximo responsable, Ulf Mark Schneider, ha dicho que no hay una “flagrante” contradicción entre el chocolate y una dieta saludable.

A todos nos gustaría creer que es verdad, pero la cintura indica otra cosa. Por lo que parece, Nestlé por fin escucha a mi colega Andrea Felsted, que ha escrito una serie de inteligentes columnas, entre ellas una donde sugiere que si Schneider en verdad quisiera conservar el negocio del chocolate de los Estados Unidos, debería seguir los pasos de la rival Lindt & Sprungli AG para renovarlo.

Si no está dispuesto a invertir en eso, entonces es hora de deshacerse de la división para que no siga siendo un lastre para la compañía.

El sector de golosinas de los Estados Unidos está dominado por Hershey Co. y Mars Inc., si bien cualquiera de los líderes del mercado de este cuadro podría estar interesado.

Mondelez International Inc., la compañía de snacks que produce Oreo y Sour Patch Kids, podría impulsar su oferta de golosinas con nombres fuertes de Nestlé. Si bien Mondelez se escindió de Kraft Foods con la intención de apuntar a mercados internacionales de crecimiento más rápido, el año pasado hizo una incursión frustrada en Hershey.

También firmas de capital privado podrían estar interesadas. En este momento, su mejor oportunidad de alcanzar los retornos buscados no procederá de la búsqueda de grandes adquisiciones apalancadas de compañías caras.

En lugar de ello, es más probable que intenten recuperar firmas de débil desempeño y apuntalar su crecimiento, dado que esos negocios suelen ser víctima de una inversión pobre cuando se encuentran atrapados en un grupo como Nestlé.

El sector de dulces de los Estados Unidos generó ingresos de alrededor de 900 millones de francos suizos en el 2016, que representan unos US$923 millones según el tipo de cambio del jueves. Las adquisiciones en el sector de alimentos pueden ir desde el doble del nivel de ventas hasta marcas más grandes y sostenibles.

Incluso si Nestlé pudiera obtener US$ 3,000 millones por la división, eso resulta por completo digerible para las firmas de adquisiciones. Por otra parte, no sería la primera vez que el capital privado toma activos de los que Nestlé se quiere deshacer.

En el 2013 la compañía vendió la mayor parte de su marca Jenny Craig, concentrada en dietas para adelgazar, a North Castle Partners. También ha vendido una serie de negocios como las bebidas Juicy Juice y Nutrament a Brynwood Partners y a compañías propiedad de esta firma.

Además, hay un interesado que nunca puede descartarse por completo: 3G Capital. Kraft Heinz Co., que 3G controla y administran los socios de capital privado de la firma, está en busca de su próxima adquisición.

Si bien una transacción por el negocio de dulces de Nestlé no sería de la magnitud que todos esperan, podría hallarse, de todos modos, en el radar de Kraft Heinz.

3G sin duda lo consideraría una forma de reducir los costos e impulsar las ganancias más allá de lo que podría hacer Nestlé De todos modos, es probable que tenga más sentido que sea una compañía concentrada en ese mercado la que aborde esas marcas.

Con una serie de posibles oferentes, Nestlé bien podría salir beneficiada con una venta.

Por Tara Lachapelle

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de Bloomberg LP y sus dueños.

TAGS: Nestlé

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Riesgos FinancierosGregorio Belaunde

La Capacidad de Adaptación, Mitigante del Ri...

El cine es un espejoRaúl Ortiz Mory

El planeta de los simios: la guerra

Minería 2021Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

¿Alguien habló de Competitividad?

Consumer PsycoCristina Quiñones

Insights Culturales: Arequipa, más que rocot...

Herejías EconómicasGermán Alarco

Nuevos retos internacionales

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO