Apple buscaría expandir servicio con programación original

El panel de tres jueces llegó a la conclusión de que el magistrado erró en su dictamen de que los consumidores no estaban en posición de demandar como “compradores directos” de aplicaciones.

(Bloomberg) Apple Inc. deberá hacer frente a reclamos de consumidores que afirman que intentó monopolizar el mercado de aplicaciones para iPhone entre 2007 y 2013 en una demanda colectiva que busca cientos de millones de dólares por daños.

Un tribunal federal de apelaciones en San Francisco revivió el jueves la propuesta demanda colectiva después de que un juez de un tribunal inferior la descartara. El panel de tres jueces llegó a la conclusión de que el magistrado erró en su dictamen de que los consumidores no estaban en posición de demandar como “compradores directos” de aplicaciones.

Una portavoz de Apple se rehusó a hablar acerca de la decisión del tribunal.

Los consumidores alegaban en una denuncia presentada originalmente en 2011 que Apple infringió la ley antimonopolio de Estados Unidos al requerir que las aplicaciones de los iPhones fueran vendidas en la App Store de Apple y prohibir que desarrolladores de aplicaciones externos vendieran el software fuera de esta. Apple requiere que los desarrolladores de software para iPhone entreguen 30 por ciento de lo que cobran por aplicación, incrementando los precios y excluyendo a los competidores del “mercado secundario” de aplicaciones para iPhone, de acuerdo con la demanda.

Mark Rifkin, abogado de los demandantes, afirmó el jueves que millones de consumidores deberían poder recuperar la mayor parte del 30 por ciento que Apple se lleva por las ventas en la App Store. Señaló que aunque el caso aún no adquiere el estatus de demanda colectiva, podría buscar expandir el alcance de este para incluir a todos los que han comprado aplicaciones para iPhones hasta la fecha. Basándose en una cláusula de la ley federal que triplica lo que se recibe por daños en los casos antimonopolio, calculó que el perjuicio de Apple podría alcanzar los cientos de millones de dólares.

Apple dijo en su defensa que “no vende aplicaciones, sino que vende servicios de distribución de software a desarrolladores”, de acuerdo con la decisión del tribunal.

Apple citó un fallo de la Corte Suprema de 1977 que prohíbe que los consumidores recuperen daños de una compañía si esta no les vende sus productos directamente a los consumidores. El panel de apelaciones señaló el jueves que el tribunal inferior había cometido un error al aceptar este argumento, puesto que los usuarios de iPhone son consumidores directos de contenido en la App Store.

“La analogía de Apple no es convincente”, señaló el tribunal. “En el caso que tenemos frente a nosotros, los desarrolladores externos de aplicaciones para iPhone no tienen sus propias tiendas”.

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Innovar o ser cambiadoAndy Garcia Peña

Laboratorios de Innovación

Economía para todosCarlos Parodi

Crecimiento económico en el Perú y sus pres...

Diálogo a fondoFondo Monetario Internacional

Corrupción en América Latina: Un balance

Evidencia para la gestiónVidenza Consultores

Manual de Advertencias Publicitarias: comenta...

El cine es un espejoRaúl Ortiz Mory

La hora final

PREGUNTA
DEL DÍA

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO