Trece pequeñas cosas que podrían sabotear su éxito

Aunque la mayoría de profesionales busca el camino más conveniente para alcanzar el éxito, puede caer en comportamientos o actitudes que poco contribuyen a lograrlo. Por ello, Forbes elaboró una lista de aquellas cosas que pueden perjudicar la búsqueda de ser mejor.

Alcanzar el éxito quizá requiera abandonar determinadas actitudes, en lugar de adoptar nuevas prácticas.

La poca paciencia, el empeñarse por difundir malos comentarios sobre los demás y la sobrecarga de compromisos son algunos factores que no contribuirán durante la búsqueda del éxito. En este sentido, conozca trece pequeñas cosas que podrían resultar perjudiciales, según Forbes.

1. Gramática: Los errores de ortografía y el uso incorrecto de la lengua son indicadores negativos que perjudican la imagen de un profesional. Cuando éste último usa de manera incorrecta la grámatica, se le suele considerar como una persona que pone poca atención en los detalles e incluso como alguien ignorante. Quienes lo rodean encenderán la siguiente señal de alerta: “Manténgase alejado”.

2. Excusas: Si bien toda persona puede atravesar momentos difíciles o en “off”, resulta fundamental que cumpla sus funciones dentro de la empresa para la que labora. No recurra a una cadena de excusas, si ha cometido una falta en este sentido. Evite proyectar la imagen de un profesional poco o nada organizado. Haga lo que dijo que haría respetando los plazos.

3. Ventas rápidas: Cuando desee efectuar una venta, recuerde la importancia de agregar valor al producto o servicio que está ofreciendo. No sacrifique el valor diferencial solamente por concretar con rapidez una venta.

4. Comentarios: Evite las habladurías. Si tuvo o tiene problemas con más de un colega en un trabajo anterior o en su empresa actual, no caiga en el juego de los comentarios poco profesionales. Hablar mal de sus compañeros de trabajo no contribuirá a mejorar su imagen, al contrario. Aún cuando tenga razones suficientes para hacerlo, manténgase en línea con su trabajo evitando involucrar su lado emocional. Nadie querrá ser su socio en un futuro, si se empeña por difundir comentarios negativos sobre otras personas.

5. Expectativas prometedoras: Debe ser razonable y coherente con sus proyecciones. No prometa milagros. Colocar los pies sobre la tierra le permitirá tener una visión realista acerca de lo que puede lograr verdaderamente.

6. No es mi culpa: Aprenda a ser responsable de sus propios actos. Así se ganará la confianza y admiración de su entorno. Aunque muchas personas utilizan a los llamados “chivos expiatorios”, esta alternativa carece totalmente de profesionalismo.

7. La falta de paciencia: Nada que valga realmente la pena logra concretarse con rapidez. La realización de sus objetivos requiere de trabajo duro, canalización de todos sus recursos y de tiempo. No existe un ingrediente secreto para alcanzar sus metas en un abrir y cerrar de ojos. Tenga paciencia.

8. No pensar en sus motivos: Si no imagina sus motivos, se sentirá poco o nada convencido de lo que está haciendo. Piense profundamente en las razones que tiene para lograr algo, y asegúrese de ser transparente consigo mismo. De esta manera, sentirá que cada una de sus acciones está plenamente respaldada.

9. Sin intención: Cuando no tiene intención de realizar algo concreto, su vida pasará entre distracciones, falta de emociones y de enfoque. Busque algo significativo para lograr y dedíquese a alcanzar ese objetivo. Usted mismo se sorprenderá de lo que pueda hacer.

10. Sobrecarga: No se arriesgue a hacer malabares con un sinfín de compromisos. Cada vez que usted acepta algo está diciéndole “no” a otro compromiso que podría ayudarlo a alcanzar sus metas. Antes de aceptar una tarea, piense reflexivamente si esta es conveniente para su futuro.

11. Complicaciones: Evite complicarse al momento de tomar decisiones. Ponga en una balanza los aspectos positivos y negativos sobre algo en particular, antes de tomar una determinación.

12. Resta por adición: Cuando la situación se torna difícil, la inclinación es trabajar más de lo normal. Aunque a corto plazo se sentirá bien, pronto se dará cuenta de que no está consiguiendo lo esperado. En su lugar, pase más tiempo pensando y menos tiempo haciendo.

13. Compararse: Resulta poco saludable compararse constantemente a uno mismo con los demás. Esté agradecido por lo que tiene en realidad y busque la manera de mejorar determinados aspectos, sin caer en comparaciones dramáticas.

RELACIONADAS

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Moda Inc.Daniel Trelles

Sergio Dávila Primavera Verano 2018

MillennialsPamela Romero Wilson

Diego de la Vega: "Me gusta mucho pensar que ...

Consumer PsycoCristina Quiñones

Las Nuevas Familias: Menos estereotipo, Más ...

Herejías EconómicasGermán Alarco

¿Reconstrucción sin ingenieros?

El Vino de la Semana

Lado B: Chivas Regal Ultis

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO