¿Tiene mala imagen en su trabajo? Sepa cómo combatirla

Quizá buscas un cambio o sólo te comparas con otra gente de otras empresas. Entonces te das cuenta de que tu compañía, tus compañeros o tus jefe pueden ser una referencia profesional nefasta para ti.

Combatir la mala imagen
Andrés Pérez Ortega, consultor en estrategia personal, recuerda que la reputación se construye sobre la percepción que los demás tienen de nosotros. “Por lo tanto, se trata de manejar adecuadamente la información que llega a aquellos que van a tomar decisiones sobre uno mismo. Nunca vamos a poder controlar todas las señales, especialmente si trabajamos en una gran compañía”.

Entre las cosas que podemos hacer para contrarrestar los argumentos que nos perjudican, Pérez cita el márketing personal: “Lo primero es no dejar que nuestro prestigio dependa únicamente de la información que da la compañía, y resulta fundamental y más fácil que nunca tener nuestros propios canales de información.

El problema es que las empresas tienen mucho miedo a lo que los empleados digan, aunque no tenga nada que ver con el negocio. Una compañía con mala reputación puede hundir a los profesionales que trabajan en ella, pero éstos se ven obligados a permanecer ocultos”.

Dentro de ese márketing personal , Pérez destaca en primer lugar el networking: “Se trata de transmitir de forma cercana y directa la versión de nuestro trabajo a todos aquellos que puedan convertirse en portavoces de la actividad que desarrollamos. Si un profesional no rompe el muro de silencio de su compañía, cuando las cosas vayan mal nadie podrá decir que ya lo advirtió y, sobre todo, que propuso soluciones”.

Hablar en público es una variante del networking, pero con un alcance mayor. Aparecer en foros proporciona una cierta autoridad, y si eres conocido y reconocido como alguien que aporta soluciones, se te percibirá como alguien que trata de cambiar las cosas a pesar de la cerrazón de su empresa.

También los medios sociales pueden posicionarte como generador de soluciones y no como parte del problema.

Y debes documentar tus logros. Pérez insiste en la importancia de hacerlo y de cuantificar siempre que sea posible todos los resultados conseguidos: “No todo va a ser malo en una organización. Puede haber departamentos y personas que funcionen y que no deberían pagar por el resto”.

Pérez añade la necesidad de evitar el efecto Halo negativo: “Aléjate de aquellos que puedan afectar a tu prestigio y procura que no te vean siempre con los más inútiles. Huye de las reuniones en las que vas a ser comparsa de un incompetente (normalmente un jefe) que pretende hablar por los dos”.

A esto añade la posibilidad de asociarte con otras tribus: “No te centres sólo en el trabajo. Trata de encontrar grupos de personas (mejor si son influyentes o tienen una gran red de contactos) de ámbitos que no tengan nada que ver con tu profesión o con tu sector. Hoy más que nunca es posible y necesario ser conocido por otros en entornos no profesionales en los que puedes mostrar tus cualidades y competencias”.

Guillem Recolons describe algunos perfiles profesionales que tienen que ver con diferentes estrategias para trabajar la marca personal: “Puedes adoptar el perfil preventivo -tu plan B está escrito y actualizado en todo momento para reaccionar ante una situación de crisis-; o proactivo -creando un posicionamiento profesional propio, personal, no vinculado a tu empresa sino a tu sector-; o de idiota, propio del que no hace nada. Es la mejor manera de que tengas un final cruel y con una salida difícil”.

A esto Recolons añade el perfil activo: “Si no te atreves con un blog personal, quizá aceptes entrar en el marco actual de ‘los mercados son conversaciones’ y establezcas contactos y comentarios con aquellos profesionales que son referencia en tu mercado, para que te vayan situando como una persona con criterio propio, creíble, confiable y por tanto elegible. Para eso debes identificar a los influencers de tu sector, y mantener el flujo de la conversación”.

Empleos que te degradan profesionalmente
Aunque ningún trabajo puede ser calificado de ‘vergonzoso’, es posible que ciertas actividades profesionales a las que te dedicabas anteriormente influyan en tu reputación y se conviertan en un obstáculo cuando decidas abandonar tu actual trabajo y buscar empleo en otra empresa.

  • * En muchos casos, la duda está en ocultarlo o cómo justificarlo. Y lo primero que has de saber es que debes hablar abiertamente, tanto en el currículo como en una entrevista de trabajo, de ese trabajo que te crea dudas sobre tu reputación.Ocultarlo no es aconsejable, y además resulta cada vez más difícil en un entorno laboral en el que las redes sociales son una ventana abierta que impide justificar un periodo de inactividad o un paréntesis laboral.
  • * El hecho de contarlo te puede definir como un candidato que valora la honestidad y la sinceridad y que prefiere iniciar una relación de confianza, sin nada que ocultar. Eso te hace diferente del resto de competidores.
  • * Mucho más importante que los trabajos anteriores que puedas relatar son tus verdaderas capacidades y cómo vas a responder ante una nueva circunstancia laboral.Casi todas las experiencias, por negativas o vergonzosas que parezcan, son mejores que no hacer nada esperando a que te llamen. Incluso en una actividad degradada puedes descubrir talentos que nunca hubieras conseguido detectar en una actividad más alta.

Diario Expansión de España
Red Iberoamericana de Prensa Económica (RIPE)

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Zona de IntercambioJulio Guadalupe

El tortuoso camino de dudar

Economía para todosCarlos Parodi

Reformas y Viabilidad Política

Consumer PsycoCristina Quiñones

El rostro del nuevo Joven Peruano: “Hago la...

Ruarte's - Washington CapitalWashington Lopez

CORRECCIÓN DE PETROBRAS A 4.74 USD

El cine es un espejoRaúl Ortiz Mory

Chuck Norris contra el comunismo

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO