Seis lecciones de liderazgo de J.P. Morgan, júpiter de Wall Street

John Pierpont Morgan nació en 1837 y dominó el mundo empresarial durante la Era Progresiva. Más de un siglo después de su muerte, Business Insider aquí las lecciones de liderazgo que nos dejó y siguen vigentes en el mundo de los negocios.

A J.P. Morgan le disgustaba ser fotografiado debido a su rosácea. (Foto: Wikimedia)
A J.P. Morgan le disgustaba ser fotografiado debido a su rosácea. (Foto: Wikimedia)

Hoy en día, John Pierpont Morgan es recordado como uno de los grandes banqueros de la historia estadounidense. En su época, lo llamaban el “Júpiter de Wall Street”.

John Pierpont nació en la dinastía de banqueros Morgan en 1837, y durante la Era Progresiva, dominó el mundo empresarial. Morgan fundó la institución bancaria J.P. Morgan & Co. en 1871, y más de un siglo después esta se fusionó con el Chase Manhattan Bank para convertirse en JPMorgan Chase en el 2000. Hoy en día, JPMorgan Chase es el banco más grande de Estados Unidos.

A lo largo de su carrera, Morgan ayudó a formar o financiar muchas empresas que todavía existen en la actualidad, entre ellas General Electric, U.S. Steel, y AT&T. Cuando murió en 1913 a la edad de 75, se reveló que tenía un valor aproximado de US$ 80 millones. Cuenta la leyenda que John D. Rockefeller comentó: “¡Y pensar que ni siquiera era un hombre rico!” tras leer la cifra, de acuerdo con el artículo de Jean Strouse para el New York Times.

J.P. Morgan dominó el mundo financiero e industrial durante el siglo 19. Morgan consolidó numerosas empresas e incluso fiscalizó industrias enteras, como las del acero y ferrocarriles, según escribe Morgen Witzel en “Fifty Key Figures in Management”.

Un estudio sobre su vida revela interesantes lecciones que los líderes empresariales pueden aprender a partir de su ejemplo. Aquí las seis principales lecciones de liderazgo de JP Morgan:

1. La confianza importa.
Morgan se dio cuenta del valor de una reputación honesta.

Una de las citas más famosas de Morgan se produjo hacia el final de su vida. Él estaba testificando ante un comité del Congreso en 1912, cuando se le preguntó si el crédito comercial se basa en dinero o bienes.

“Lo primero es el carácter”, respondió. “Antes del dinero o cualquier otra cosa. El dinero no puede comprarlo… Un hombre a quien no confío no podría conseguir dinero de mí por todos los bonos de la cristiandad. Creo que es la base fundamental de los negocios”.

2. Los contratiempos ocurren.
J.P. Morgan y compañía organizaron numerosas empresas diferentes, desde General Electric hasta Erie Railroad.

Sin embargo, no todas sus empresas funcionaron.

De hecho, Morgan fue derrotado rotundamente en ciertas ocasiones. Un notable incidente se produjo mientras el banquero estaba tratando de entrar en el mercado del metro subterráneo de Londres por intermedio de Charles Tyson Yerkes, de acuerdo con el libro “Robber Baron” de John Franch. Yerkes aparentemente saboteó el intento de Morgan de obtener un permiso para construir líneas para competir con su propia operación.

3. Las cosas cambian, y eso no es malo.
En una famosa anécdota, cuando un transeúnte le preguntó qué pasaría luego en el mercado de valores, Morgan respondió simplemente: “Va a fluctuar”.

Por desgracia, Morgan probablemente nunca dijo eso, según la investigación de Barry Popik, la aparición más temprana de esa cita se remonta a 1934, décadas después de la muerte del banquero.

Sin embargo, la capacidad de Morgan tanto para adaptarse y facilitar el cambio fue evidente en toda su carrera. Con frecuencia era capaz de aprovechar tomar a entidades en quiebra y “monetizarlas”, como Heather Timmons informó para Bloomberg: “Él se hacía cargo de las empresas con problemas, sacaba a los gestores incompetentes, y designaba a las personas de su confianza Con el tiempo, muchas de las empresas se recuperaban y eran rentables, manteniendo un capital que circulaba a otros negocios de Morgan”.

4. Tener un pasatiempo alternativo es una buena idea.
No permita que nadie lo disuada de especializarse en temas “inútiles” que no “se relacionen” con su campo.

J.P. Morgan estudió humanidades, obteniendo un título en Historia del Arte de la Universidad de Göttingen, según el libro “J.P. Morgan’s Way” de los editores del New World City.

Tiempo después, Morgan fue un actor importante en la creación del Museo Metropolitano de Arte.

5. No pierda la perspectiva.
Morgan esquivó una potencial situación mortal en 1912, cuando a última hora canceló su reserva en el desastroso viaje inaugural del Titanic.

De acuerdo con el Smithsonian, a raíz de la tragedia, le dijo a un periodista del New York Times que, “las pérdidas monetarias son nada comparadas con la vida. La pérdida de vidas humanas es lo que cuenta. Es la muerte espantosa”.

6. Forje conexiones sólidas dentro de su industria.
Hoy en día, a Morgan se le recuerda por el rescate del gobierno de Estados Unidos durante el Pánico de 1907. Una fallida especulación y el terremoto en San Francisco de 1906 provocaron una serie de retiros bancarios en todo Estados Unidos.

En una entrevista con el profesor de la Universidad de Virginia, Robert F. Bruner, para el Smithsonian, Abigail Tucker dijo que Morgan calmó el pánico al convocar a sus “profundas y extensas conexiones en las comunidades financieras y empresariales”. Morgan reunió a grandes financieros en su casa en la calle 34, creó grupos de trabajo, y determinó qué instituciones salvar y cuáles dejar morir.

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Consumer PsycoCristina Quiñones

La obsolescencia psicológica en el consumo: ...

Auditoria del Siglo 21Karla Barreto Stein

Test

Economía para todosCarlos Parodi

¿Por qué existe una obsesión con el PBI?

El cine es un espejoRaúl Ortiz Mory

El niño y la bestia

Mirando los Negocios al RevésJorge L. Boza

CÓMO COMPRAR UN FERRARI POR EL PRECIO DE DOS...

PREGUNTA
DEL DÍA

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO