Guía especializada para llorar en el trabajo

Investigaciones recientes de la Escuela de Administración de Empresas de Harvard han encontrado el secreto para convertir las lágrimas en oro en el lugar de trabajo: hacer que sean una prueba de nuestra pasión profesional.

(Bloomberg) La opinión generalmente aceptada sobre llorar en el trabajo es que, bueno, no lo haga. No es profesional, incomoda a otras personas y las mujeres en particular parecen débiles cuando lo hacen.

Sin embargo, a pesar del estigma, muchos lloran. En un sondeo a 13,000 personas, el 10% de los encuestados informó haberse refugiado en el baño de la oficina para descargarse.

Otra encuesta a 700 personas reveló que el 41% de las mujeres y el 9% de los hombres que participaron reconocieron haber llorado en el trabajo. Yo lo hice en mi escritorio en un espacio de oficina abierto.

Y mientras escribía esta nota, muchos de mis colegas, tanto hombres como mujeres, también confesaron haberse dejado llevar por las emociones en el trabajo.

Dado que el llanto es una parte natural de la experiencia humana, no deberíamos sorprendernos de que ocasionalmente ocurra en el lugar de trabajo. Por lo tanto, no sólo debemos aceptar su existencia sino quizás también aprender a usarlo a nuestro favor.

Investigaciones recientes de la Escuela de Administración de Empresas de Harvard han encontrado el secreto para convertir las lágrimas en oro en el lugar de trabajo: hacer que sean una prueba de nuestra pasión profesional.

En una serie de cinco experimentos, la investigadora Elizabeth Bailey Wolf observó que, cuando los trabajadores atribuían las lágrimas a un compromiso emocional con su trabajo, se los calificaba como más competentes que los que lloraban por otras razones.

En una situación hipotética, por ejemplo, los investigadores describieron un conflicto laboral entre los miembros de un equipo que culminó en llanto. En una versión, el trabajador atribuyó su estallido a un compromiso personal con el trabajo.

En otra versión, el que lloraba atribuyó sus lágrimas al hecho de ser emotivo. En una tercera versión, la persona no dijo nada sobre las lágrimas.

Aquellos que hablaron de su pasión fueron calificados como más competentes, según el estudio.

“Básicamente usted está diciendo: “Estoy alterado no porque soy un desastre emocionalmente sino que lloro porque estoy tan comprometido con esto que me veo afectado emocionalmente cuando no marcha bien “, dijo Wolf. “Eso es algo que la mayoría de los empleadores quiere. Quieren personas dedicadas y profundamente comprometidas”.

Por supuesto, esta estrategia sólo funciona para las lágrimas relacionadas con el trabajo, y a veces la gente llora en el trabajo por razones personales (aunque si lo ven, usted podría tratar de atribuirlo al trabajo).

Sin embargo, esta dinámica tiende a cristalizarse realmente en la revisión del desempeño, el lugar más conocido para el llanto en el lugar de trabajo. Si comienzan a brotar lágrimas involuntarias durante las duras críticas de su jefe, en lugar de disculparse por tener una reacción emotiva, atribúyalas a la pasión por su trabajo.

El jefe podría percibir las lágrimas como nobles, incluso entrañables, en lugar de débiles.

Marcus Hardy, supervisor ​​de 29 años de Codeword, una agencia de relaciones públicas con sede en Lehi, Utah, quiere hacer que el llanto en el trabajo sea más aceptable.

Hardy dijo que grita “al menos un par de veces al año” en la oficina, no oculta sus hábitos e incluso anima a los colegas más jóvenes a dejar salir sus emociones. “Eres un ser humano, no eres sólo una máquina”, dijo. “Sinceramente, después me siento mucho mejor”.

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Evidencia para la gestiónVidenza Consultores

Manual de Advertencias Publicitarias: comenta...

El cine es un espejoRaúl Ortiz Mory

La hora final

Zona de IntercambioJulio Guadalupe

¿No hacer factible una oportunidad significa...

Moda Inc.Daniel Trelles

Sergio Dávila Primavera Verano 2018

MillennialsPamela Romero Wilson

Diego de la Vega: "Me gusta mucho pensar que ...

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO