Fracaso y resiliencia: tres claves para crecer al caer

Detrás de esta afirmación se esconde una valiosa fortaleza de carácter llamada resiliencia, que hoy también se conoce como falling-up o la capacidad de crecer al caer, afirma Ismael Cala en el siguiente artículo.

La continua hiper-exposición a la que nos somete el nuevo paradigma de la comunicación social, ha generado una especie de fobia al fracaso. Existe un profundo miedo al desacierto, que inhibe tanto a personas como empresas de proponer ideas, embarcarse en nuevos proyectos, explorar terrenos o mercados desconocidos y perseguir metas ambiciosas.

La Universidad de Harvard dirige The Success-Failure Project, un espacio para el análisis del éxito y el fracaso. Allí, la profesora de negocios Abigail Lipson alerta que el fracaso tiene la capacidad de capturar por completo la atención (propia y de otros), sin permitirnos enfocarla en nada más, menos aún en el aprendizaje producto del mismo.

Henry Ford describía el fracaso como la oportunidad de comenzar de nuevo, pero con mayor inteligencia y preparación. Detrás de esta afirmación se esconde una valiosa fortaleza de carácter llamada resiliencia, que hoy también se conoce como falling-up o la capacidad de crecer al caer.

Alcanzar la resiliencia es posible, tanto para las personas como para las empresas, siempre y cuando seamos capaces de:

  • Asumir que la vía al éxito no es única, directa ni inmediata. El camino tiene paradas, ofrece rutas alternas y un posee un ritmo orgánico propio.
  • Capitalizar el aprendizaje producto de cada fracaso, en beneficio propio, de otros y de la organización como un todo.
  • Mantener presente que el costo del miedo a fracasar es la paralización, lo que irónicamente conduce, tarde o temprano, al fracaso. El riesgo es el primer paso al éxito.

¿Cómo se aplican estos principios al negocio?
Surgen cada vez más metodologías de ensayo y error para abrir paso a la innovación de forma productiva en las empresas. Tal es el caso del modelo del Producto Mínimamente Viable (MVP), propuesto por Eric Ries y complementado por Roman Pichler con su versión del Producto Mínimamente Mercadeable (MMP).

Son propuestas que permiten probar versiones básicas de nuevos productos, documentar la experiencia, aprender de ella y avanzar, con un riesgo reducido, a un costo controlado y en menor tiempo.

Como he explicado en decenas de seminarios en empresas, es pertinente hablar sobre nuestros fracasos. Estamos siempre prestos a compartir y difundir logros y premios, pero pocas veces exponemos nuestros tropiezos; sea para apoyarnos en la experiencia de quien ya ha superado escollos similares o para compartir el aprendizaje que el fracaso nos ha obsequiado.

_Autor: Ismael Cala _

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Consumer PsycoCristina Quiñones

Uno es su trabajo, no su Curriculum Vitae

Empresa & FamiliaPablo Dominguez

¿Por qué seguir trabajando por la empresa f...

Pensando laboralmenteCésar Puntriano

NUEVOS EFECTOS DEL DESPIDO SEGÚN LA CORTE SU...

Economía para todosCarlos Parodi

¿Cómo se determina el tipo de cambio en el ...

Misión VerdeL+1

Todo Existe

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO