Fracaso y resiliencia: tres claves para crecer al caer

Detrás de esta afirmación se esconde una valiosa fortaleza de carácter llamada resiliencia, que hoy también se conoce como falling-up o la capacidad de crecer al caer, afirma Ismael Cala en el siguiente artículo.

La continua hiper-exposición a la que nos somete el nuevo paradigma de la comunicación social, ha generado una especie de fobia al fracaso. Existe un profundo miedo al desacierto, que inhibe tanto a personas como empresas de proponer ideas, embarcarse en nuevos proyectos, explorar terrenos o mercados desconocidos y perseguir metas ambiciosas.

La Universidad de Harvard dirige The Success-Failure Project, un espacio para el análisis del éxito y el fracaso. Allí, la profesora de negocios Abigail Lipson alerta que el fracaso tiene la capacidad de capturar por completo la atención (propia y de otros), sin permitirnos enfocarla en nada más, menos aún en el aprendizaje producto del mismo.

Henry Ford describía el fracaso como la oportunidad de comenzar de nuevo, pero con mayor inteligencia y preparación. Detrás de esta afirmación se esconde una valiosa fortaleza de carácter llamada resiliencia, que hoy también se conoce como falling-up o la capacidad de crecer al caer.

Alcanzar la resiliencia es posible, tanto para las personas como para las empresas, siempre y cuando seamos capaces de:

  • Asumir que la vía al éxito no es única, directa ni inmediata. El camino tiene paradas, ofrece rutas alternas y un posee un ritmo orgánico propio.
  • Capitalizar el aprendizaje producto de cada fracaso, en beneficio propio, de otros y de la organización como un todo.
  • Mantener presente que el costo del miedo a fracasar es la paralización, lo que irónicamente conduce, tarde o temprano, al fracaso. El riesgo es el primer paso al éxito.

¿Cómo se aplican estos principios al negocio?
Surgen cada vez más metodologías de ensayo y error para abrir paso a la innovación de forma productiva en las empresas. Tal es el caso del modelo del Producto Mínimamente Viable (MVP), propuesto por Eric Ries y complementado por Roman Pichler con su versión del Producto Mínimamente Mercadeable (MMP).

Son propuestas que permiten probar versiones básicas de nuevos productos, documentar la experiencia, aprender de ella y avanzar, con un riesgo reducido, a un costo controlado y en menor tiempo.

Como he explicado en decenas de seminarios en empresas, es pertinente hablar sobre nuestros fracasos. Estamos siempre prestos a compartir y difundir logros y premios, pero pocas veces exponemos nuestros tropiezos; sea para apoyarnos en la experiencia de quien ya ha superado escollos similares o para compartir el aprendizaje que el fracaso nos ha obsequiado.

_Autor: Ismael Cala _

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Economía para todosCarlos Parodi

¿Cómo se puede reactivar la economía perua...

@infraestructuraRosselló Abogados

¿EL RELANZAMIENTO DE LAS APPS?

Diálogo a fondoFondo Monetario Internacional

El FMI apoya los Objetivos de Desarrollo Sost...

JuegomaniáticosJuan Pablo Robles

UCAL crea la carrera de Marketing e Innovaci...

Herejías EconómicasGermán Alarco

Concentración y sobrecostos

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO