¿Busca empleo? Brasil quiere más profesionales extranjeros

Viernes, 24 de agosto del 2012

El gobierno de Dilma Rousseff busca atraer a trabajadores cualificados de otros países con el objetivo de mejorar su economía. Actualmente los extranjeros solo representan el 0.3% de la fuerza de trabajo de la nación sudamericana.

La campaña electoral, sin embargo, podría distraer a Rousseff de ese objetivo. (Reuters)
La campaña electoral, sin embargo, podría distraer a Rousseff de ese objetivo. (Reuters)

Sao Paulo (Reuters).- Brasil estudia flexibilizar sus leyes migratorias para atraer hasta 10 veces más profesionales extranjeros y estimular su crecimiento económico, dijo a Reuters un funcionario de alto rango del Gobierno.

La falta de trabajadores cualificados es uno de los cuellos de botella que llevaron a la sexta mayor economía del mundo al casi estancamiento.

Desde obras de construcción hasta plataformas petroleras y centros de tecnología, las empresas enfrentan problemas para encontrar empleados preparados en Brasil. El gigante de internet Google, por ejemplo, tiene actualmente 39 posiciones abiertas en Brasil.

“Este país se ha vuelto muy aislado del resto del mundo en términos de mercados de trabajo y eso está afectando nuestra competitividad”, dijo Ricardo Paes de Barros, secretario de Asuntos Estratégicos de la presidencia.

“Queremos revertir ese cuadro para que Brasil esté menor conectado con el resto del mundo en términos de transferencia de conocimiento”, añadió en una entrevista telefónica.

Brasil, una ex colonia portuguesa, ha dado la bienvenida a inmigrantes de todas partes del mundo. En los últimos siglos recibió olas de inmigración de África, Europa, Japón y, más recientemente, de vecinos más pobres como Bolivia.

Pero los problemas económicos de fines del siglo pasado redujeron las llegadas al mínimo.

Los extranjeros representan hoy apenas un 0.3% de la fuerza de trabajo de Brasil, contra un 7% a comienzos del siglo XX. En Australia, un país históricamente atractivo para los inmigrantes, los extranjeros son alrededor de un 20% de la fuerza laboral.

El debate sobre un nuevo marco migratorio refleja el nuevo estatus de Brasil como potencia económica. Niveles de empleo casi pleno han aumentado la popularidad de la presidenta Dilma Rousseff, ella misma la hija de un inmigrante búlgaro.

“Necesitamos llegar a un nivel de 2 o 3% de nuestra fuerza laboral compuesta por extranjeros. Eso implica multiplicar por 10 el nivel actual”, dijo Paes de Barros, un economista formado en Yale. “Si hacemos eso deberíamos estar bien”, añadió.

Los analistas advierten, sin embargo, que el timing podría no ser ideal. De aquí a que la propuesta aterrice en el Congreso, las elecciones presidenciales del 2014 estarán a la vuelta de la esquina y será difícil que Rousseff distraiga su atención de la campaña por la reelección.

“La otra cosa a tener en mente es que todo dependerá mucho de la retomada del crecimiento económico en el 2013 y 2014. Porque en un ambiente donde el desempleo comienza a subir y los mercados laborales a enfriarse esto será más difícil de vender”, dijo Chris Garman, un analista con la consultora de Eurasia en Washington. “Lamentablemente el Gobierno está metiéndose en esto un poco tarde”, añadió.

La economía brasileña debe crecer por debajo de 2% este año y recuperarse en el 2013 a medida que surten efecto una batería de medidas de estímulo. El desempleo, sin embargo, permanece a niveles de 5.8%, cercanos al mínimo histórico.

Déficit de talento
Brasil concedió 70,524 permisos de trabajo a extranjeros en el 2011, un 25.9% más que en el 2010, según el Ministerio de Trabajo. Eso es casi tres veces más que los 25,400 permisos emitidos en el 2006.

Y sin embargo, según algunos cálculos, el país todavía necesita 20,000 ingenieros al año para acompañar sus planes de modernizar su obsoleta infraestructura y explotar gigantescas reservas de petróleo mar adentro.

Eso llevó al gigante de la minería Vale a crear sus propios programas para ingenieros y es, al parecer, una de las razones del retraso de una inversión de 12,000 millones de dólares de Foxconn para producir iPads en Brasil.

Los críticos culpan a décadas de inversiones insuficientes en el sistema de educación pública, que pone a muchos brasileños en desventaja en el mercado laboral. Eso explica, por ejemplo, por qué las universidades brasileñas pueden formar unos 290,000 ingenieros, pero la demanda es apenas la mitad.

El déficit de talento se ha vuelto aún más acuciante a medida que se acerca la Copa Mundial del 2014 y los Juegos Olímpicos del 2016 y los preparativos parecen estar algo retrasados.

El debate llega en momentos en que profesionales españoles y portugueses desempleados por la crisis de deuda en la eurozona aterrizan en Brasil en busca de oportunidades.

Pero los empresarios se quejan de que la burocracia brasileña hace complicado y caro contratar extranjeros.

Para emplear profesionales de otros países, las empresas deben primero demostrar que no pudieron encontrar alguien capacitado en casa. Además deben entrenar a empleados brasileños para, eventualmente, sustituir al extranjero.

Los extranjeros deben enfrentar interminable filas en oficinas públicas y de la policía. Obtener un carné de identidad temporal suele demorar más de seis meses.

“Contratar un extranjero en Brasil es complicado. La burocracia es enorme, los plazos largos y hay mucha incertidumbre sobre si al final será concedido”, dijo Luiz Fernando Alouche, un abogado de inmigración en Almeida Advogados en Sao Paulo.

Un grupo de trabajo creado esta semana debe preparar un informe sobre las ventajas y desafíos de una regulación más flexible para atraer empleados extranjeros. Paes de Barros espera tener los resultados sobre su escritorio en seis meses.

“Necesitamos discutir esto con la sociedad en su conjunto”, dijo. “Traer trabajadores extranjeros cualificados tiene una serie de consecuencias sociales y económicas, así que necesitamos llegar a un consenso”, insistió.

El Gobierno espera tener una propuesta pronto a mediados del 2013. A partir de ahí, dice Paes de Barros, dependerá de los políticos. Un proyecto de ley bastante menos ambicioso está enterrado en el Congreso desde el 2009.

Para el funcionario todo se resumen a una simple cuenta: el número de inmigrantes en Brasil es hoy la mitad que a comienzos del siglo XX, cuando la población del país era 10 veces menor. “Nos preocupa estar perdiendo ventajas comparativas”, dijo.

RELACIONADAS

COMENTAR

ÚLTIMA HORA ver todas

4401:23 | BREVES

BLOGS ver todos

Desafíos para el progresoBanco Interamericano de Desarrollo

Ocho lecciones sobre transferencias a los pobres

Hoy sí atiendo provinciasFélix Villanueva

Tendiendo puentes para el desarrollo

Analizando tus inversionesDiego Alonso Ruiz

La bolsa y la navidad

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO