Los negocios aman a Donald Trump, más quizá necesiten ayuda para gastar

El sentir de desde firmas pequeñas hasta grandes fabricantes ha alcanzado grandes alturas desde que Trump resultó electo, reflejando las actitudes optimistas entre los consumidores.

(Foto: AP).
(Foto: AP).

Bloomberg.- Las compañías estadounidenses se sienten confiadas de nuevo. Ahora le toca al presidente electo Donald Trump y al Congreso hacer que vuelvan a gastar.

El sentir de desde firmas pequeñas hasta grandes fabricantes ha alcanzado grandes alturas desde que Trump resultó electo, reflejando las actitudes optimistas entre los consumidores.

Pero la verdadera prueba para la economía ahora se encuentra en los detalles y en lo rápido que los planes de desregulación, reforma fiscal y gastos de infraestructura lleguen a realizarse – y conviertan esa confianza en inversión.

El más reciente indicador, el índice de confianza de negocios pequeños de la Federación Nacional de Negocios Independientes (NFIB), se disparó en diciembre hasta su nivel más alto desde el 2004.

Fabricantes y prestadores de servicios en el pronóstico semianual del Instituto de Administración de Suministros también se mostraron optimistas ante el 2017. Y el sentir de los consumidores es el más fuerte desde el 2004.

La última vez que tal optimismo generalizado prevaleció, el crecimiento económico alcanzó un promedio de 3% al año siguiente y los aumentos en gastos de capital fueron de 5%. Eso es positivo para los prospectos de la economía, ya que la inversión de negocios ha sido la que claramente ha provocado el rezago del último par de años.

Ímpetu de la economía
Algunas piezas sólidas ya están en su lugar. Las compañías están contratando, la tasa de desempleo está en su punto más bajo en nueve años y el crecimiento salarial se va acelerando.

Más aún, los precios del petróleo comienzan a elevarse, fomentando la reanudación de perforaciones, mientras que una caída en la manufactura parece haber llegado a su fin.

El reporte de la NFIB mostró que 73% del avance de diciembre se debía a las opiniones más optimistas acerca del panorama para las ventas y la economía. La cantidad de dueños de negocios que dicen que ahora es buen momento para crecer es el triple del promedio de la expansión actual.

Aun así, “la inversión de negocios podría no acelerarse drásticamente hasta que parte del optimismo generado por las políticas sea realmente validado”, señaló Stephen Stanley, principal economista de la firma Amherst Pierpont Securities LLC, con sede en Nueva York.

Trump ha prometido relajar las cargas regulatorias para los negocios y derogar rápidamente la ley del cuidado de la salud de Obama, que de acuerdo con la NFIB asfixia a los negocios pequeños.

También se ha comprometido a reducir los impuestos y penalizar a las firmas que envíen su producción y empleos al extranjero.

“Es un poco pronto para decir algo inteligente acerca de la política fiscal o la política comercial o los gastos de infraestructura de Estados Unidos”, afirmó Michael Larsen, director financiero en Illinois Tool Works Inc., en una reunión de inversionistas del mes pasado. “Cuando sepamos cuáles son los hechos, nos ocuparemos de eso”.

“Aún hay una incertidumbre enorme”, dijo Joshua Shapiro, principal economista para Estados Unidos en Maria Fiorini Ramirez Inc. en Nueva York. Sin embargo, “la economía se encuentra llena de energía en este momento” y el potencial panorama positivo está “alimentando el sentir y las expectativas de lo que ocurrirá”.

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

El Vino de la Semana

Alion

Innovar o ser cambiadoAndy Garcia Peña

Design Thinking y Transformación Digital

Economía para todosCarlos Parodi

Empleo en Lima Metropolitana

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO